Los ayuntamientos reducen su deuda hasta los 900 millones

SPC
-

Las diputaciones también recortan sus obligaciones con la banca un 18,5 por ciento en 2018 respecto al año anterior, con un pasivo de 92,4 millones

Los ayuntamientos reducen su deuda hasta los 900 millones

Los ayuntamientos de Castilla y León cerraron el año pasado con una deuda viva de 886,9 millones de euros, lo que supone 74,3 menos que en 2017, con un descenso porcentual del 7,7 por ciento, frente a la caída del 11,6 por ciento nacional (20.951 millones en total). Un pasivo que, en su mayoría, el 70 por ciento, está en manos de las nueve capitales, que acaparan un volumen de deuda cercano a los 640 millones de euros. Dentro de estas capitales, León, con 201 millones, y Burgos, con 172, encabezan la morosidad de corporaciones locales de Castilla y León, según los datos publicados por el Ministerio de Hacienda y a los que tuvo acceso Ical. A pesar de esto, los ayuntamientos de la Comunidad encabezan la lucha contra el déficit de las administraciones públicas y sus cuentas con superávit sirven para compensar las desviaciones de otras administraciones y para reducir su propia deuda.
Por su parte, el saldo de la deuda que las diputaciones de la Comunidad tienen contraída con la banca ascendió al cierre del pasado año a 92,4 millones de euros, un 18,5 por ciento menos, con una merma de 21 millones. La de algunas de ellas, incluso, es de cero euros.
Así, en todos los ayuntamientos se registraron caídas de su deuda viva. En términos porcentuales, las más pronunciadas se apuntaron en Salamanca, con un 17% menos, hasta 79,3 millones, en Soria, con un 12,2 de disminución, hasta 27,9 millones; y León, con un 11,8% de bajada, con 299 millones. Les siguen Segovia, con un 10% (41,8 millones); Palencia, con un 7,3% menos (33,8 millones), Zamora, con un 6,2 (23,3 millones); Valladolid, con un 2,1% menos (111,1 millones); Ávila, con un uno por ciento (46,8); y Burgos, con un 0,91% menos (223,6 millones).
Desigual comportamiento

La información contrastada refleja que las capitales de provincia se comportaron el año pasado de forma desigual. Así, elevaron su deuda Ávila, con un 7,3% (totaliza 35 millones de euros), Valladolid, un 1,2% (98 millones), y Zamora, que pasó de deuda cero en 2017 a 91.000 euros al cierre de 2018.
Por el contrario, bajó en Salamanca y León, un 14,8 y 14,6%, respectivamente, con 58,3 y 172,5 millones. Les siguen Soria, con un 11,9% menos (21,7 millones), Segovia, con un 5,5 (25,1 millones), Palencia, con un 4,5% de descenso (27,2 millones), y Burgos, con un 0,98% menos (201 millones).
Diputaciones

Por diputaciones, también bajó la deuda viva en las nueve. En suma, lo hizo un 18,5%, hasta 92,3 millones, frente a un incremento del 11,1% de estas instituciones en España. La de Soria se mantuvo a cero, algo que se repite al menos en los dos últimos ejercicios. También fue nula en León, que desapareció, frente a los 3,1 millones de 2017. Asimismo, cayó en Zamora un 90,6% (326.000 euros); en Salamanca, un 71,9 (62.000 euros); en Ávila, un 43,2 (hasta los 5,8 millones); en Valladolid, un 22,2% (con 15,1 millones); en Segovia, un 21,8 (12 millones); en Palencia, un 9,5% (16,8 millones); y en Burgos, una ligera caída del 1,4% (hasta 42 millones, la más alta en términos absolutos de la Comunidad).