El Mirón, el CRE y residencias, posibles 'arcas de Noé'

EDS
-

En la documentación para pedir el cambio de fase se plantea la cárcel y el Alfonso VIII para externalizar pacientes ante un pico

El Mirón, el CRE y residencias, posibles ‘arcas de Noé'

El Gobierno de España y el Gobierno de la Comunidad han ido desvelando en las últimas semanas los criterios que han tenido en cuenta para avanzar en la desescalada de la provincia. Conocemos las exigencias que ha marcado el Ejecutivo en cuanto a camas en UCI (entre 1,5 y 2 camas por cada 10.000 habitantes) y en lo que respecta a camas de enfermos agudos (entre 37 y 40 por cada 10.000). También, las exigencias autoimpuestas por la Junta a nivel epidemiológico (al principio, cero contagios, y ahora rebajadas). Sin embargo, poco se ha desvelado de otros detalles como los recursos intermedios disponibles para aislamiento de casos, la capacidad estratégica en caso de un nuevo rebrote... 
La Junta, en su afán por dar una imagen de transparencia en la gestión de la COVID-19, ha hecho pública esta semana toda la documentación que ha remitido al Gobierno de España para solicitar los respectivos cambios de fases. Y, en la misma, se dan a conocer algunos detalles como que, en Soria, se contempla el uso del edificio del IMSERSO(Centro de Referencia Estatal), la residencia Antonio Machado, la Gaya Nuño, así como parte del Mirón, como posibles ‘Arca de Noé’ en caso de que fuera necesario. Este término, cabe recordar, es como se ha definido a posibles infraestructuras públicas y privadas que pudieran servir para aislar a los ciudadanos asintomáticos con coronavirus, pacientes que pueden necesitar realizar ese aislamiento fuera de su domicilio habitual para evitar la propagación de la pandemia. En síntesis, recursos intermedios de transición. 
17 respiradores en soria. Dentro de la documentación presentada se incluye también el denominado «plan de externalización de pacientes en relación con la infección por COVID-19». Diseñado por la Dirección General de Planificación y Asistencia Sanitaria, el documento plantea «las propuestas de cada uno de los hospitales públicos de la Comunidad para derivar pacientes» en caso de que fuera necesario «ante un crecimiento exponencial de los casos de infectados y con la posibilidad de saturación de los hospitales de Sacyl para su atención, tanto en las UCI como en plantas de hospitalización».  Es decir, el plan previsto por si se repite la situación de marzo-abril e, incluso, si el pico es aún mayor.
En el caso del Complejo Asistencial de Soria (CASO), se contempla como recursos de «apoyo» de centros u hospitales dependientes del CASO el hospital Santa Bárbara, donde «se han asignado las plantas 5B y 5C, que eran quirúrgicas, como plantas de contingencia con un total de 54 camas; también se puede asignar la planta 4C, con 20 camas». Además de estas 74 camas, «se dispone de diez camas UCI y se pueden reconvertir once camas en la REA». Según desveló ayer la consejera de Sanidad, Verónica Casado, se trabaja ya para ampliar los puestos de UCIen Soria con cuatro nuevos boxes. En Soria, «se dispone de 14 respiradores más tres portátiles», reconoce la documentación oficial. 
Entre los recursos propios se contempla también obviamente el hospital Virgen del Mirón, donde «se pueden activar 16 camas. Todas estarían a cargo del personal de Medicina Interna», concreta el documento.
la cárcel y el alfonso viii. En cuanto a los recursos de entidad privada, se plantea la posibilidad de externalizar pacientes si fuera necesario utilizando las instalaciones de la cárcel nueva, donde «se podrían utilizar 70 camas distribuidas en diez celdas de presión negativa, cuatro celdas dobles, diez cuádruples, ocho celdas individuales de aislamiento domiciliario y ocho celdas individuales de aislamiento». Además, en Soria habría la posibilidad de contar con «otras instalaciones no sanitarias», donde se cuenta con el ofrecimiento que en su día hizo el Hotel Alfonso VIII  y se plantea la posibilidad de medicalizar 80 habitaciones. «Se podrían trasladar pacientes que precisen más cuidados a las camas de la cárcel ya que están más dotados de medios y, pacientes que precisen menos cuidados en el hotel», concreta el documento oficial.