ESCAÑO CERO

Julia Navarro

Periodista y escritora


El laberinto del sistema D'Hondt

Lo han contado los expertos en nuestro sistema electoral: en las capitales de provincia con poca población, en los lugares pequeños, cada voto a VOX es un voto perdido para VOX y para la derecha, es un voto que pasará a ser del PSOE. 
Esto que parece una boutade no lo es, ya digo que los que saben del sistema D'Hondt lo vienen explicando, así que se podría decir que en algunos lugares votar a VOX es votar a Pedro Sánchez. 
La verdad es que a VOX le están haciendo la campaña entre todos los demás contendientes de las elecciones. No hay día que desde las filas de los partidos de izquierda no se señale a la formación de Santiago Abascal. Como no hay día en que Pablo Casado y Albert Rivera desesperados por la sangría de votos que les anuncian las encuestas no giren más y más a la derecha hasta confundirse con VOX. 
De VOX se habla en la tele, sobre todo en las teles más de izquierdas, porque de esa manera restan posibilidades electorales al PP. De Vox se habla en los mítines del PSOE y de Podemos lanzando el aviso de que viene el lobo. 
De VOX habla Pablo Casado pidiendo a este partido que no les quite más votos. Y VOX también está en el imaginario de Albert Rivera desde que aceptara los votos de este partido para gobernar Andalucía además de aparecer en la famosa foto de la Plaza de Colón confraternizando con los líderes de VOX. 
Tengo la impresión de que si ahora mismo se le preguntara a los ciudadanos de a pie a cuantos dirigentes de VOX conocen seguramente les costaría decir un solo nombre. Ni siquiera el de Santiago Abascal. Sin embargo el personal va a distinguir perfectamente la papeleta de VOX cuando acuda a los colegios electorales a depositar su voto. 
Vox no organiza grandes mítines y ni siquiera su líder se prodiga en declaraciones, simplemente existen y su existencia se debe a las palabras de los demás. Existe de lo que se habla y de VOX se habla y mucho de manera que son los otros quienes les están haciendo la campaña. Esto junto a la ley de D'Hondt es lo que puede hacer que este partido de derecha extrema pueda llegar a obtener escaños en las próximas Cortes Generales. 
Creo yo que si de repente nadie hablara de VOX se iría diluyendo el fenómeno VOX. Pero eso no pasara entre otras cosas