Objetivo: dinamizar Tierras Altas a pedales

Ana Pilar Latorre
-
Objetivo: dinamizar Tierras Altas a pedales - Foto: [[[Eugenio Gutierrez Martinez.; Eugenio Gutiérrez

La bici es lo que les ha traído de Navarra a Soria y ahora idean el proyecto 'Bike in Tierras Altas', con el fin de atraer a cicloturitas a esta comarca que tiene mucho potencial para la práctica del deporte al aire libre

Se han isntalado en la comarca de Tierras Altas y tienen muchos proyectos en mente, entre los que destacan promover el cicloturismo -ya que son muy aficionados a la bici- y aprovechar ese efecto sorpresa que causa esta tierra en los visitantes, ya sean deportistas o familias. Enrico Miracoli y Maite Sainz reconocen que la «semilla» de su retorno a Fuentes de Magaña «fue la bici», porque cuando pasaban las vacaciones en el pueblo aprovechaban para hacer rutas y recorrer la comarca al completo, conociendo sus gentes, sus despoblados, sus caminos... Las raíces de Maite también tiraron: es el pueblo de su madre -Daría Valer- y de sus abuelos -Florencia y Octaviano-, que llevaron la tienda de allí durante muchos años. 
La pareja gestiona desde hace unos meses el albergue de la localidad, tras presentar una propuesta al Ayuntamiento para tal fin y adaptarlo a las necesidades de cicloturistas, al tiempo que ultiman los detalles del proyecto Bike in Tierras Altas, que quieren convertir en empresa dedicada al ciclotusismo y el deporte activo en breve. Y es que su objetivo es dar a conocer el potencial de esta zona tan desconocida para la práctica del ciclismo con rutas y circuitos para varios niveles. «Ha sido un gran descubrimiento el potencial de Tierras Altas [le ponen el las delante por su resonancia] para la práctica del ciclismo, por sus paisajes, sus rutas, sus caminos...», explican.
imagen de la comarca. «Cuando decidimos trasladarnos de Navarra a Soria, metimos todo en una coctelera y dejamos nuestros trabajos a lo loco... Al llegar hicimos una apuesta para poner en valor y dar a conocer a los visitantes lo que nosotros percibimos de Tierras Altas, con aitributos espectaculares para el turismo: hacer rutas de senderismo y en bici, disfrutar de la naturaleza, descubrir incluso los despoblados que están igual que hace 50 años...», explican ambos, incidiendo en el «factor sorpresa para los que la visitan por primera vez y el «magnetismo» para los que después quieren volver. «Además, la gente de estas tierras ofrece una gran acogida a los visitantes y les cuentan sus curiosas historias. No descartamos recogerlas porque conocemos muchas...», añaden Enrico y Maite, que no esconden su satisfacción por haber tomado la decisión de trasladarse. 
El primer paso que dieron para fomentar la práctica del cicilismo en Tierras Altas y atraer cicloturismo fue colaborar con el Ayuntamiento en la organización del Desafío BTT de Tierras Altas, que en 2018 ya ha cumplido su quinta edición y que ya cuenta con 500 participantes. Y después se hicieron cargo del albergue, que ya ha recibido muchos visitantes en esta nueva etapa. En las instalaciones, recientemente reformadas, hay actualmente 34 plazas pero se van a ampliar a 50. Allí ofrecen alojamiento y desayuno, mientras que las comidas y cenas se sirven en el bar de Fuentes de Magaña. 
El albergue dispone cerca de guardabicis, así como zonas de lavado, secado y mecánica para que los usuarios pueden preparar las rutas y limpiar o arreglar las bicicletas tras los recorridos. Han pasado ya por allí, por ejemplo, un grupo de mujeres ciclistas del País Vasco y un club de Estella (Navarra). Creen que tienen tres turistas potenciales: el turismo deportivo, de personas que hacen escapadas para practicar deporte en plena naturaleza, como senderismo y ciclismo; el turismo familiar, para acercarse con los niños a la Ruta de las Icnitas y otros enclaves culturales y naturales; y organizaciones y asociaciones que alquilan las instalaciones para campamentos, retiros... «El albergue está dotado de los servicios y espacios necesarios y es cómodo y confortable, además de tener un precio contenido para las instalaciones que son. Al ser un espacio en renovación y mejora continua, también piesan ofrecer actividades paralelas y educativas para niños, ya que Maite viene del mundo de la educación. 
A través de Bike in Tierras Altas, prentenden ofrecer desde el albergue rutas personalizadas según el usuario y el tipo de bici: carretera, monte y gravel (de carretera pero también para salir a pistas y caminos) y circuitos para saltos y de obstáculos. Ofrecerán desde rutas más exigentes para los ciclistas expertos hasta recorridos de menor dificultad para los que deseen pasear en bici por rutas menos complicadas. Creen que es imprescindible recorrer la senda del Linares por el cañón y los despoblados a lo largo del río. Y es que para ellos cobran especial importancia los tres ríos que nacen en la comarca: Linares, Cidacos y Alhama, con sus respectivas cuencas, ya que ofrecen recorridos espectaculares, así como las sierras de la Alcarama y Alba. «Algunas son más transitadas y otras están más perdidas, lo que también tiene su encanto», comentan ambos. 
caminos. Subrayan que se puedan aprovechar para el senderismo y el ciclismo todos estos caminos históricos, por los que transitaban los carros de trigo hacia los molinos, el trujal de Villarijo… «Hace un tiempo fueron caminos de esplendor y de mucho tránsito, ya que por la orografía de la comarca eran el principal nexo de unión entre los pueblos. Yla cañada real fue una de las más importantes, con el traslado de ovejas merinas, la raza de mayor calidad por aquel entonces. Es algo que se siente al recorrerlos y es lo que queremos hacer llegar a la gente que viene y los recorre», apuntan Maite y Enrico. 
Y están convencidos de que la bici y el senderismo pueden ser un importante motor de desarrollo para esta comarca tan desfavorecida y para cada uno de sus pueblos. «Es una comarca grande y con potencial. Mucha gente desconoce el lugar y no sabe que aquí hay huellas de dinosaurios y réplica a gran tamaño, castillos, el Paso del Fuego… mucho más que gastronomía y frío. Debe haber un cambio de percepción», concluyen.