El reto histórico que quiere Ramos

Agencias
-

El defensor tiene la intención de pedir a la Federación que le permita disputar los Juegos para intentar ser campeón del mundo y olímpico

El reto histórico que quiere Ramos - Foto: ROBERT GHEMENT

Mientras España continua su preparación para el duelo de mañana ante Noruega, el capitán de la selección, Sergio Ramos, regresaba al primer plano después de que el periódico El Mundo desvelase que la intención del sevillano es solicitar a la Federación que le permita disputar los Juegos de Tokio 2020 para tener la posibilidad de añadir a su currículum el título que le falta y lograr lo que nadie ha conseguido desde 1938, ser campeón del mundo y olímpico.
Tan solo 20 jugadores en toda la Historia (16 uruguayos y cuatro italianos) lograron coronarse alzarse con el título en esos torneos con su selección. En el caso de los sudamericanos, el título mundial de 1930 no fue sino la continuación del éxito de la escuadra olímpica que se había coronado en los Juegos de París 1924 y cuatro años después en Ámsterdam.
El Negro Andrade o el Gran Capitán Nasazzi son, por tanto, espejos en los que se puede mirar Ramos. Defensas centrales y, asimismo, campeones continentales (de la Copa América) con su selección.
Italia, por su parte, dos años después de proclamarse vencedora del Mundial de Mussolini, presentó un equipo plagado de estudiantes para participar en el torneo olímpico de Berlín 1936, al que solo podían acudir deportistas amateurs. De aquel conjunto que se proclamó campeón en la final ante Austria (2-1), cuatro futbolistas dieron un exitoso salto a la selección mayor que volvió a proclamarse vencedora en el Mundial de Francia 1938, los defensas Pietro Rava y Alfredo Foni, el centrocampista Ugo Locatelli y el delantero Sergio Bertoni.
Entre los que se quedaron cerca de lograr ambos títulos está Leo Messi, ganador de la medalla de oro olímpica en los Juegos de Pekín, tras imponerse a Nigeria en la final con el 15 a la espalda (el 10 era de Riquelme). Seis años después, se quedó a un paso de ser campeón del mundo, pero la Albiceleste fue derrotada en la prórroga por Alemania y a Messi no le consoló, siquiera, ser elegido mejor jugador del torneo.
De igual forma, los brasileños Ronaldo, Roberto Carlos, Rivaldo, Kaká o Juninho Paulista, que triunfaron en el Mundial de 2002, rozaron la gloria olímpica en 1996, pero perdieron una increíble semifinal ante Nigeria, en la que ganaban con claridad 1-3 hasta el minuto 77.


Otra filosofía 

Sin embargo, el deseo de Ramos choca de manera frontal con la planificación deportiva de la Federación, que quiere contar para el torneo de Tokio con el grupo que se ganó la plaza olímpica en el Europeo sub’21. De hecho, Asensio y Rodri, que renunciaron en su día al campeonato continental, están practicamente descartados, pese a haber sido piezas fundamentales del equipo.
Así, las tres fichas jugadores nacidos antes del 1 de enero de 1997 (artículo 13) que se permiten en los Juegos estarían casi adjudicadas por la Faderación a Ceballos, Fabián Ruiz y Fornals.