TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Sin tele

Esa biblia moderna escrita con textos apócrifos en las redes sociales está llena de textos apocalípticos en los que se asegura que en este país, si fuésemos dinosaurios, apoyaríamos al meteorito, y que ese asteroide que anda rozando y rondando la Tierra desde hace un tiempo debería caer de plano en España a tenor de nuestro criterio musical, político, literario, televisivo, etcétera. Puede que el karma, el meteorito o la invasión alinenígena nos deba candela, pero hasta entonces procuremos no llamar mucho la atención y hacer cosas como las de ayer: nuestro partido femenino más universal, con 37 internacionales entre ambos equipos, 23 de ellas presentes en el Campeonato del Mundo de este verano (sí, el de las audiencias millonarias en este bendito país) no se emitió por televisión.

El Barça-Atlético, el mejor partido que tenemos con diferencia sobre el segundo, se quedó en la oscuridad de apenas 6.000 asientos en el Johan Cruyff por ciertos y rocambolescos asuntos legales, denuncias de Mediapro (dueño de los derechos del At.Madrid) al club azulgrana (que tiene derecho a emitir sus partidos como local por Barça TV), y decenas de zancadillas traperas en los despachos que buscan, curiosa forma de hacerlo, promocionar ese fútbol femenino de imparable crecimiento.

Lo resalto porque ayer usted pudo ver sin problema un Ponferradina-Oviedo o un Tenerife-Fuenlabrada, porque también la Segunda está atada y bien atada audiovisualmente, ahí no dejamos flecos sueltos para la improvisación y el litigio. E incluso a la hora del gran duelo se emitía en abierto un Girona-Las Palmas, partido que (con todo el respeto) no tiene un pase más allá de sus propias aficiones, pues no creo que sea un producto precisamente fetén para la 'exportación'. Así que el meteorito…


Las más vistas

Opinión

El club de los políticos muertos

Ahí está la PPSO, para acoger con los brazos abiertos a todos los que un día brillaron bajo el auspicio de las alas de la gaviota y por una razón u otra la gaviotilla se les ha cagado encima

Opinión

Sobrepoblación

Hay zonas donde la saturación poblacional también pone en peligro la prestación de servicios