La ultraderecha amenaza con imponerse en Alemania del Este

EFE
-

El SPD, el partido de Angela Merkel, podría perder el poder después de haber encabezado gobiernos en Brandeburgo y esto representaría un nuevo golpe para el partido, que actualmente busca nueva presidencia

La ultraderecha amenaza con imponerse en Alemania del Este - Foto: OMER MESSINGER

La ultraderecha alemana aspira a convertirse en la primera fuerza política en Brandeburgo y Sajonia tras los comicios que se celebrarán este domingo en estas dos regiones del país. 
Las encuestas, de hecho, apuntan a que la xenófoba Alternativa para Alemania (AfD) consolidará sus recientes logros políticos y aumentará el apoyo en los dos estados del este del país. 
"La AfD ha ganado peso de forma significativa desde las últimas elecciones en Brandeburgo y Sajonia (hace cinco años) así como en el plano nacional", ha explicado el politólogo Arndt Leininger, de la Universidad Libre de Berlín. 
"Los democristianos de la canciller Angela Merkel (CDU) han perdido apoyo desde las elecciones nacionales de 2017, tanto en el ámbito regional como federal", ha agregado 
El éxito de la AfD representaría otro gran revés para los grandes partidos políticos. También amenazaría el futuro de la frágil coalición gobernante de Merkel con el Partido Socialdemócrata (SPD) y suscitaría nuevas dudas sobre la posible sucesora de Merkel, la líder de la CDU y ministra de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer. 
Además, otro revés electoral para el debilitado SPD probablemente fortalecería a la facción socialdemócrata que clama por salir del ejecutivo de Merkel. 
El colapso de la coalición de Berlín podría marcar el final de la era Merkel y desencadenar nuevas elecciones o allanar el camino para un gobierno minoritario débil. 
Pero a pesar de una serie de luchas de poder en su cúpula, encuestas recientes muestran que el SPD ha recuperado liderazgo en la intención de voto en Brandeburgo, y ahora mismo se encuentra en situación de los ultraderechistas. 
En Sajonia, una potencia económica clave del este de Alemania, el partido de extrema derecha pretende derrocar al gobierno dirigido por la CDU. 
La batalla por Brandeburgo y Sajonia probablemente se repetirá en octubre, cuando otro estado del este de Alemania, Turingia, vaya a las urnas y donde la AfD ya está haciendo campaña a favor de "las deportaciones masivas" de aquellos que no tienen ningún derecho legal a permanecer en la región.

 

Alemandes de segunda

El resultado de las elecciones también amenaza ahora con eclipsar las celebraciones de este año que conmemoran el trigésimo aniversario de la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989. 
Muchos alemanes del este se sienten ciudadanos de segunda clase en la nueva Alemania unida, según el analista de la Universidad Técnica de Dresde Hans Vorländer. El experto ha precisado que la AfD está tratando de aprovechar la sensación de muchos en el este de que la unificación alemana ha fracasado a la hora de cumplir sus promesas. 
"La insatisfacción con los partidos políticos y la práctica de la democracia han aumentado drásticamente", ha declarado Vorländer. 
"¿Por qué salieron a la calle en 1989? ¿Por qué provocaron la caída del muro? Solo para ser insultados hoy como nazis sólo porque critican la inmigración masiva y sus desastrosas consecuencias", ha denunciado el líder de la AfD de Brandeburgo, Andreas Kalbitz. 
Fundada en 2013 como partido euroescéptico, la AfD viró más hacia la derecha con la llegada masiva de refugiados en 2015 y promovió un programa contra el islam, contra los extranjeros y a favor de la familia. Ahora está representada en todos los Parlamentos de Alemania, tanto en los 16 regionales como en el Parlamento federal. 
El SPD podría perder el poder después de haber encabezado gobiernos en Brandeburgo. Esto representaría un nuevo golpe para el partido, que actualmente busca nueva presidencia. 

Las encuestas anticipan de una situación similar del SPD en Sajonia, donde el partido no llega a reunir ni el 10 por ciento de los votos. 
Por otra parte, si el domingo la CDU pierde mucho terreno, esto podría dar alas a los miembros de la agrupación que demandan que el partido haga frente a la AfD con un mensaje más duro y más de derechas. 
Una pérdida mayor de la esperada para la CDU significaría que "AKK (Annegret Kramp-Karrenbauer) estará bajo una presión aún mayor", ha avisado Leininger. 
También podrían disminuir las opciones de Kramp-Karrenbauer de suceder a Merkel como canciller después de haber sido criticada por una serie de declaraciones poco atinadas. 
"Annegret Kramp-Karrenbauer casi nunca pierde la oportunidad de dar un paso en falso", ha lamentado el politólogo de la Universidad de Leipzig Hendrik Träger. "Parece muy desafortunada como líder del partido"