scorecardresearch

Lluvia de platas para España

Agencias
-

Iñigo Llopis logra el segundo cajón del podio en los 100 espalda S8; Marta Fernández, en los 50 mariposa S5 y el judoca Sergio Ibáñez, en -66 kilos. España cuenta con siete preseas, seis de ellas plateadas

El nadador guipuzcoano Iñigo Llopis - Foto: MARKO DJURICA

El nadador guipuzcoano Iñigo Llopis ha conseguido este viernes la medalla de plata en los 100 metros espalda de la clase S8 de los Juegos Paralímpicos de Tokio, quinta presea oficial de la delegación española y cuarta lograda en la piscina, todas del mismo color.

El de San Sebastián, de 22 años, ha estrenado su palmarés paralímpico después de una prueba dominada claramente por el estadounidense Robert Griswold, autor de un nuevo récord del mundo (1:02.55), y en la que el vasco supo apretar al final para garantizarse la segunda posición.

Llopis comenzó bien la carrera y pasó los 50 metros en tercera posición, pero una buena remontada en el tramo final le permitió colgarse la plata con un tiempo de 1:06.82, por delante del chino Fenggi Liu, que ganó el bronce.

"Estoy muy contento. La marca no me ha gustado mucho pero lo que contaba era ganar medalla. Lo máximo a lo que podía aspirar era a ser segundo y lo hemos logrado. Sabía que tenía que ir a lo mío, intentar coger mucha fuerza y coger esta medalla es un subidón", dijo Llopis a los medios de comunicación tras salir de la piscina.

La próxima participación de Llopis serán los 400 metros estilo libre el lunes 31 de agosto. En su primera prueba en Tokio, los 100 metros estilo libre, no llegó a alcanzar la final.

Con esta plata de Iñigo Llopis la delegación española ya suma cuatro metales del mismo color en la piscina del Centro Acuático de Tokio tras los obtenidos por Toni Ponce, Miguel Luque y Oscar Salguero.

 

Marta Fernández conquista la plata en los 50 mariposa S5

La nadadora burgalesa Marta Fernández se ha adjudicado este viernes la medalla de plata en los 50 mariposa de la clase S5 de los Juegos Paralímpicos de Tokio, el primer metal paralímpico de su carrera y quinta presea para la natación española.

La deportista castellano-leonesa, de 26 años debutó internacionalmente esta temporada y pasó en Sheffield (Reino Unido) la clasificación internacional que le permitió competir en los Juegos Paralímpicos, recibiendo las clases S4, SB3 (para braza) y SM4 (para estilos).

La deportista burgalesa del CD Fusión refrendó su excelente progresión como nadadora con una medalla en Tokio, en una carrera en la que solo fue superada por la china Dong Lu, de la clase S5, que paró el crono en 39.54. Marta lo hizo en 40.22 y, al pertenecer a la clase S4, estableció un nuevo récord del mundo en su categoría.

En la serie previa de clasificación ya avanzó sus intenciones con el segundo mejor tiempo (41.27), que además también fue nuevo récord del mundo de su clase, la S4, dos segundos mejor que el que tenía desde el pasado Europeo, y que en la final volvió a rebajar.

"Ha salido todo muy bien y he estado cerca del oro. Iba centrada en mi carrera porque, aunque la clasificación salió bien, nunca sabes qué puede pasar, ya que hay gente que a veces se reserva para la final", dijo Marta Fernández tras salir de la piscina.

 

Sergio Ibáñez logra la plata en -66 kilos de judo

El judoca aragonés Sergio Ibáñez conquistó este viernes la medalla de plata en la categoría de -66 kilos de los Juegos Paralímpicos de España, después de caer en la final ante el uzbeco Uchkun Kuranbaev, número cuatro del mundo.

El deportista de Zaragoza, de 22 años y séptimo del ranking mundial, firmó un gran recorrido en el Nippon Budokan donde no acusó los nervios de su primera cita paralímpica y se plantó con mucha seguridad en la final de su peso, tras deshacerse de algunos de los mejores judocas del ranking mundial, a los que consiguió siempre llevar a su terreno.

Ibáñez no pudo imponer su estrategia y el combate con Kuranbaev se fue al 'punto de oro' donde su rival estaba con dos amonestaciones.

El judoca español intentó entonces llevar la iniciativa y en una llave pareció anotar un 'waza ari', celebrado por todo su equipo técnico, pero que, en cambio, terminó siendo para Kuranbaev, que se quedó el oro ante la incredulidad y enfado del zaragozano, que se sumió en las lágrimas antes de subir minutos después al podio.