#AlMismoRitmoquelasObras

A.P.Latorre
-

Alianza de Soria, Burgos y Valladolid por el impulso a la Autovía del Duero. Soria ¡YA!, la Plataforma por las Infraestructuras de Aranda de Duero y A11 Pasos (Peñafiel) vuelven a unir fuerzas para desdoblar la carretera que les une

El objetivo común de Soria ¡YA!, A11 Pasos, de Peñafiel, y la Plataforma de Aranda de Duero por las infraestructuras es que se termine de una vez por todas la Autovía del Duero, que debería haber conectado ya a las provincias de Soria, Burgos y Valladolid. En 1993 esta infraestructura fue declarada de interés estratégico por la Junta de Castilla yLeón, administración que destinó los fondos europeos para su construcción a la Autovía del Camino de Santiago, entre Burgos y León, con menos circulación, sobre todo de vehículos pesados. Es una reivindicación histórica y la Soria ¡YA! lleva reclamando la conclusión de las obras desde sus inicios, hace casi 20 años, mientras que A11 Pasos de Peñafiel se unió en 2018 y acaba de surgir la Plataforma de Aranda de Duero por las Infraestructuras, que se constituirá formalmente tras el verano. 
En una de las movilizaciones en la localidad vallisoletana se reunieron representantes de los tres colectivos, que decidieron convocar una marcha lenta a Aranda de Duero el 25 de agosto de este año para demostrar que la unión hace la fuerza. Yasí ha sido. La caravana lenta de este domingo es la primera medida de presión de este frente común en torno a la Autovía del Duero, la vía que les une y que no acaba de concluirse por falta de voluntad política, según coinciden en señalar, además de que se han impuesto intereses particulares al interés general.
La falta de seguridad es uno de los problemas más graves que detectan las plataformas, por la cantidad de puntos negros que se ubican en el recorrido, como el Temeroso, en la provincia de Soria. Las mismas obras suponen un riesgo para los vehículos que circulan por la A-11 y tienen que pasar a la N-122 o viceversa, explican los representantes de los tres colectivos. Pero también hay que apuntar a la gran cantidad de tráfico pesado que soporta la vía y la peligrosidad de las travesías en numerosos pueblos del recorrido, de los que algunos no tienen ni pasos de peatones. A ello se suma la irrupción de fauna salvaje en varias zonas. 
#AlMismoRitmoquelasObras#AlMismoRitmoquelasObras - Foto: Javier Ródenas PipóOtro problema es el freno al desarrollo socioeconómico de estas tres áreas de las provincias de Soria, Burgos y Valladolid, ya que ahora la industria y el transporte toma otras alternativas por no tener que sufrir una carretera que está en construcción, que está a medias. A territorios desfavorecidos como Soria, la existencia de vías de comunicación modernas, del siglo XXI, supondría un impulso para su desarrollo, indudablemente. Eso es lo que defienden también los colectivos ciudadanos, que están a la espera de la formación de un Gobierno Central cuanto antes, que incluya las actuaciones en el apartado de Fomento de los Presupuestos Generales del Estado.
fracaso. En estos 26 años que han pasado desde que se aprobó la obra, que es competencia del Ministerio de Fomento, aunque la Junta de Castilla y León también tiene mucho que decir al tratarse de un eje decisivo en su territorio, están en servicio de los 208,57 kilómetros que unen Soria y Valladolid tan solo 49,77 (24 de ellos en la provincia de Soria). El primero e inaugurarse en 2002 fue el de Tudela de Duero a Valladolid, curiosamente el más cercano a la capital vallisoletana. La variante de El Burgo entró en servicio en 2004 y la de Aranda de Duero en 2005. Ytras un extenso parón, en 2019 ya se puede circular por dos pequeños tramos de Soria a Aranda, concretamente 6 kilómetros de La Mallona a Venta Nueva y 8,5 de Santiuste a El Burgo. 
Ahora quedan 158,8 kilómetros por hacer, kilómetros que suponen circular por vías sin actualizar y que poco a poco van arrinconando a zonas como Soria. De los ocho tramos sorianos, funcionan tres y otros tres están en obras (Venta Nueva-Santiuste, donde se han hallado restos de la calzada romana; El Burgo-San Esteban; y San Esteban-Langa de Duero), que continuarán, según confirmó recientemente el subdelegado del Gobierno en Soria, Miguel Latorre. Está previsto que se abran en 2021, por lo que todavía serán dos años de espera para 40 kilómetros más. Yquedarían todavía 42 kilómetros por concluir, correspondientes a los tramos de Los Rábanos-La Mallona y Langa de Duero-Aranda de Duero, ya provincia de Burgos.
Hacia Valladolid, el tramo Castrillo de la Vega-Peñafiel-Quintanilla de Arriba, de 42,6 kilómetros, tiene el proyecto terminado pero las obras todavía no se han licitado. En los tramos de Quintanilla de Arriba-Olivares del Duero, de 14,5 kilómetros, y Olivares del Duero-Tudela, de 20,2 kilómetros, las obras ya están licitadas pero todavía no han aparecido las máquinas. En el primero las bodegas han quedado intactas y en el último se ha logrado salvar dos viñedos a través de los que discurre la N-122.
«No vamos a cejar en nuestro empeño de ver finalizada la Autovía del Duero», declaran las plataformas  denunciando «los insignificantes avances que se producen cada año y la retahíla de excusas para no afrontar en serio una infraestructura trascendental para al futuro de los castellanoleoneses». Y es que la vía supondrá un corredor estratégico entre Portugal, la mitad norte de España y Francia. «A nuestros políticos poco les importan las muchas vidas que la N-122 se ha llevado, ni las familias que han quedado rotas», lamentan.
convocatoria. Los vehículos de la marcha lenta partirán hacia Aranda de Duero desde Soria (114 kilómetros de distancia) y desde Peñafiel (una distancia de 40 kilómetros) por la mañana. En el recorrido se irán sumando participantes de distintos pueblos de las provincias de Soria, Valladolid y Burgos. Siempre respetando las instrucciones facilitadas por las tres plataformas y circulando a la velocidad establecida por los convocantes.
A la llegada a Aranda de Duero, donde los participantes deberán aparcar los vehículos en los alrededores del Centro de Salud Aranda Sur, la jornada festivo-reivindicativa continuará con la lectura de un manifiesto en la plaza Mayor. Posteriormente, se degustará una paellada en el parque del Barriles, como símbolo de ese hermanamiento reivindicativo en torno a la infraestructura. Los tickets  de la comida se han puesto a la venta en varias localidades al precio de 7 euros. De Soria partieron el miércoles andando hacia Aranda los sorianos Juan Antonio y Caty, de 85 y 79 años, que tienen previsto llegar la noche antes de la convocatoria. Viven fuera pero están muy comprometidos con la tierra que les vio nacer, por lo que al no tener vehículo han decidido hacer el recorrido a pie.