Diputación Provincial concede 21 ayudas de urgencia social

EDS
-
Foto de archivo de firma de convenio con asociaciones

En el primer trimestre del año destino a 21 ayudas un importe de 18.500 euros. La mitad de las ayudas concedidas en lo que va de año ha ido destinada al pago del alquiler y la hipoteca

La Diputación de Soria ha concedido 21 ayudas de urgencia social durante el primer trimestre del año por importe de 18.511 euros. La vivienda ha sido la causa principal de concesión de estas ayudas, destinándose la mitad del importe global para el pago del alquiler (6.534 euros) y las cuotas hipotecarias (2.756 euros). Además, para gastos básicos de vivienda se han concedido ayudas por importe de 7.536 euros, una línea de actuación que se ha visto complementada a lo largo de esta legislatura por la convocatoria específica para gastos básicos de vivienda con la que se pretende cubrir las rentas más altas que las que pueden acceder a las ayudas de emergencia pero bajas para mantener una buena calidad de vida y que va destinada a ayudar con el pago de la calefacción, la electricidad o la comunidad.

En cuanto al resto de ayudas, para alimentación se han concedido 1.260 euros; 350 para cuidados personales; y 75 euros para gastos farmacéuticos. Respecto a los beneficiarios, estas ayudas han permitido llegar a 10 menores de la provincia. Durante el pasado año la Diputación concedió un total de 129 ayudas de urgencia social por importe de 102.419 euros.

Estas ayudas van destinadas a personas físicas, mayores de edad o menores emancipados, de cualquier nacionalidad y en su caso, aquellos miembros de su unidad familiar o de convivencia que se hallen en situación de urgencia social. En este sentido, es especialmente importante el trabajo que realizan las trabajadoras sociales de los Ceas, ya que son quienes estudian cada caso y conocen la realidad de las familias de primera mano. Son los Ceas quienes se encargan de la concesión de estas ayudas, que se entregan de forma temporal para dar cobertura a necesidades básicas de subsistencia, tanto por razones sobrevenidas como por la falta continuada de recursos de aquellas personas que no pueden hacer frente a gastos específicos considerados para prevenir, evitar o paliar situaciones de exclusión social. De ahí que cada caso sea valorado por los equipos profesionales de los Ceas