8M, huelga en cuidados, consumo, educación y laboral

Ana Pilar Latorre
-

Performance y mesas informativas para caldear el ambiente y ese día protesta estudiantil a las doce y manifestación a las ocho horas, así como comida y actividades artísticas en la plaza de las Mujeres

8M, huelga en cuidados, consumo, educación y laboral - Foto: Eugenio Gutiérrez MartÁ­nez

Se acerca el 8M, originariamente Día de la Mujer Trabajadora y que el año pasado marcó un antes y un después por la igualdad. La Asamblea Feminista de Soria ultima los detalles de las movilizaciones de 2019, ya que la Comisión 8 de Marzo del Movimiento Feminista ha vuelto a convocar este año «una huelga en todos los ámbitos de la vida». Para la Asamblea Feminista de Soria, «es algo más que una huelga, algo más que lo que tradicionalmente se entiende como tal, porque afecta a más ámbitos de la vida». De esta manera, se convoca en el ámbito laboral pero también en otros trabajos y espacios donde la participación de las mujeres es «nuclear», como consumo, cuidados, vida estudiantil y asociativa. La asamblea es consciente de que las posibilidades de las mujeres de participar en esta huelga puede ser de muy diversas maneras y cada una de ellas tiene sus peculiaridades,  ya que «atravesamos diferentes desigualdades y precariedades en cuanto a trabajo asalariado, cuidados, consumo, ejercicio de derechos, acceso a formación y participación ciudadana». 
El objetivo es que «se cubran los cuatro espacios y cada una podamos poner nuestro granito de arena, ya que la huelga es para todas». Los colectivos implicados insisten en que el movimiento creado es «transfronterizo y transcultural, internacional y diverso, y vamos a plantar cara al orden patriarcal, racista, colinizador, capitalista y depredador del medio ambiente». Reiteran el lema del año pasado: Las mujeres unidas podemos parar el mundo; y proponen «otra forma de ver, entender la sociedad y de estar y participar en el mundo».
La Asamblea Feminista de Soria invita a ‘parar’ el 8M a las trabajadoras de cuidados, algo que reconocen que es «bastante difícil» y convocan huelga en consumo, para «reivindicar el acceso a un consumo de proximidad». Destacan la huelga educativa, para concienciar que «mediante la educación se consigue crecer en igualdad». En el aspecto laboral, se pretende «reivindicar la desigualdad en acceso, salarios...». «No es una huelga de derechas ni de izquierdas, es una huelga de todas las mujeres, por nuestros derechos». «Si recordamos el 8M del año pasado es por tanta gente que salió a la calle», insisten desde la asamblea, así como la importancia de la manifestación y secundar la huelga en la manera que se pueda. Creen que es un trabajo continuo, a pesar de que el 8M sea una fecha señalada, con una reivindicación festiva desde lo positivo.
El colectivo explicó los motivos de convocatoria de huelga, como «las violencias de carácter machista y sexual, una cuestión que no solo atañe a las mujeres como potenciales víctimas, sino a toda la sociedad, porque existe la complicidad del silencio y una ley que no se ejecuta de manera efectiva. Por lo que exigimos que se haga justicia». Para la asamblea, en espacios físicos y redes sociales muchas veces hay «impunemente» violencia machista, sexista, xenófobo y homófobo. «Tenemos derecho a estar en un espacio público de una manera segura sin sentirnos acosadas y violentadas», subrayan. Reclaman una formación feminista, emigración, diversidad cultural, diversidad sexual e identidad sexual para el personal de la administración, con el fin de que comprendan «los diferentes tipos de opresiones que se pueden sufrir y poner remedio». 
respeto. Reivindican que las mujeres «quieren ser dueñas de sus cuerpos» y el Estado tiene que «respetar las decisiones que se tomen sobre el mismo», sin que haya intromisiones. La maternidad no debe ser un «obstáculo» para encontrar empleo y se sigue asumiendo que el cuidado de los hijos es algo relegado a la mujer. Defienden a las mujeres trans para que «dejen de sufrir agresiones y múltiples violencias», pidiendo «respeto» a las diferencias sexuales y de identidad de género. Piden mayor protección a las mujeres inmigrantes y que son esclavas sexuales, un problema que no está visibilizado. 
«Queremos que una mujer no esté obligada a migrar por políticas coloniales y racistas», rechazando  igualmente la ley de retorno, la ley de extranjería, las devoluciones en caliente, los vuelos de deportación, los centros de extranjeros... La asamblea destacó la «valía» de las mujeres que se dedican a los cuidados, trabajos relegados a la mujer y que sin su labor se verían «dinamitados». Reclaman que «se rompa la división sexual del trabajo que condena a las mujeres a la precariedad y a la discriminación laboral», refiriéndose a las cuidadoras, algunas sin contrato. En la convocatoria a medios hablaron las portavoces de la asamblea María Smet, Ana Romero, Gema Coronel y Ana Alegre.