Gastronomía micológica libre de sospechas

Ana I. Pérez Marina
-
Gastronomía micológica libre de sospechas

Desde 2013 no se registran en Soria ingresos de pacientes intoxicados por el consumo de setas y no se han dado casos en establecimientos hosteleros

El caso de una treintena de intoxicaciones en el restaurante Riff de Valencia y el fallecimiento de una mujer que comió en este establecimiento con estrella Michelin han disparado las alarmas, ya que los primeros indicios apuntaron al consumo de un plato con colmenillas incluido en un menú degustación, si bien todavía no se ha concretado qué pudo causar la citada intoxicación. Es necesario tener en cuenta, tal y como informaban este jueves las agencias de noticias, que la fallecida, según los primeros resultados de la autopsia, se ahogó tras aspirar parte de su propio vómito, aunque hay que averiguar qué produjo la hiperémesis de la víctima y el resto de indisposiciones de los clientes afectados. 
En cualquier caso, aunque nunca hay que bajar la guardia ante el consumo de productos micológicos cuando existen dudas sobre los mismos, cabe señalar que en la provincia de Soria no se han registrado intoxicaciones por consumo de setas y hongos en establecimientos de hostelería, al menos que hayan trascendido al Servicio Territorial de Sanidad de la Junta o hayan sido objeto de ingreso hospitalario. Desde el año 2010, se han contabilizado una decena de ingresos hospitalarios por intoxicación micológica, todas por consumo domiciliario. 
El caso más llamativo se produjo precisamente hace nueve años, ocho personas de nacionalidad tailandesa y residentes en la localidad soriana de Olmillos tuvieron que ser ingresadas por la ingesta de setas venenosas, algunos en estado grave. 
Asimismo, en 2013 un vecino de Ólvega de 78 años perdió la vida como consecuencia del consumo de setas tóxicas, probablemente de la especie amanita phalloides, única víctima mortal de la que se tiene constancia en la provincia por esta causa.
Cabe recordar que en 2015 se produjeron una serie de intoxicaciones alimentarias durante la celebración de la Semana de la Tapa Micológica, pero en este caso el origen no estuvo en ninguna especie de setas y hongos, sino en una pieza cárnica que no reunía las condiciones óptimas. 
inspección y control. «En Soria nunca se ha dado una intoxicación por ingesta de producto micológico en hostelería y, en los últimos años, tampoco ha habido toxiinfecciones alimentarias en establecimientos públicos», advierte la jefa del Servicio Territorial de Sanidad de la Junta, Elena del Vado.
En este sentido, alude a la normativa que regula la recolección y comercialización, también en restauración, de setas y hongos, que los inspectores comprueban si se cumple cuando realizan los controles habituales a bares y restaurantes. Del Vado recuerda que los recolectores pueden suministrar hasta 20 kilos a los establecimientos hosteleros en temporada micológica, siempre con el correspondiente registro que de fe de la procedencia del producto.
Además, la responsable de Sanidad menciona que, precisamente, las colmenillas es una especie que no se puede comercializar en fresco, únicamente en seco o hervida. «Lo dice la normativa», puntualiza. Tampoco han habido en Soria notificación de una posible alerta alimentaria, una vez que se dio a conocer que el proveedor de estas setas del restaurante valenciano que está siendo analizado es una empresa leonesa que, al parecer, compró la materia prima en China. «Control hay y en campaña micológica se intensifica. Los establecimientos tienen obligación de registrarlo todo», finaliza.