Un templo remozado a los pies del Camino de la Lana

Sandra de Pablo
-
Un templo remozado a los pies del Camino de la Lana

Concluyen las obras de rehabilitación de la ermita de San Roque, un nuevo recurso turístico en una ruta todavía por descubrir

San Esteban de Gormaz ya tiene rehabilitada su ermita de San Roque, un templo ubicado en la entrada del pueblo, al otro lado del río, según se accede desde la nacional 110. Esta iglesia no se usa habitualmente para el culto puesto que tan sólo acoge a los fieles en la fiesta del 16 de agosto, cuando allí se subastan los banzos y se cumple la tradición que gira en torno al santo que libraba de la peste. La iglesia sí que resulta significativa puesto que se trata del primer templo local que se encuentran los peregrinos que realizan en Camino de la Lana.
El arreglo se ha efectuado gracias a la colaboración de la Diputación Provincial de Soria y el Obispado de Osma Soria con un presupuesto de 45.339 euros, de los que el organismo provincial asume un 30%, la diócesis el 45 y la propia parroquia sanestebeña el 25% restante. El Ayuntamiento de la localidad sanestebeña insistió en la puesta a punto de este templo dentro de su plan de recuperación patrimonial del municipio ya que, según reconoce la alcaldesa María Luisa Aguilera, aunque la iglesia sea modesta y pase incluso desapercibida, «tenemos una pequeña joya digna de ser vista y que necesitaba esta reparación».
La alcaldesa destaca que en la misma zona de la ermita está actualmente situado un crucero que pudo servir para la bendición de campos o para el auxilio de los peregrinos que realizaban el Camino de la Lana, los que llegaban desde Madrid o los que hoy rememoran los pasos del Cid. Hoy en día no son aún muy numerosos los peregrinos que completan el Camino de la Lana, se trata de un perfil de viajero que acostumbra a realizar el camino a pie y que tampoco suele realizar un gran dispendio económico, esta ruta es dura y aún no está demasiado comercializada puesto que en varias etapas ni tan siquiera cuentan con la infraestructura necesaria para pasar la noche a cubierto. 
La ermita de San Roque es un edificio de gran sencillez arquitectónica con una nave central y ábside donde se añadió en su parte izquierda la sacristía. La cubierta de todo el edificio está formada por una estructura vista de madera pero hace aproximadamente 40 años sufrió una deformación consistente en el corrimiento de la viga del caballete hacia el arco fajón con una inclinación de unos 50 centímetros. Para intentar frenar esta deformación se colocó un tensor anclado al muro de acceso. En la memoria valorada previa a la intervención advirtieron que, en toda la zona del ábside, la viguería estaba muy deteriorada por el paso del tiempo y la falta de protección contra los insectos xilófagos. 
El convenio para la rehabilitación de templos entre el Obispado y la Diputación intervino en siete iglesias en su edición de 2018. De ellas varias en la zona ribereña como son Carrascosa de Abajo, Ines o Torrevicente. En breves fechas se anunciarán los templos que se benefician del acuerdo del 2019 que ya se han negociado.