El 'Audaz' pone rumbo a Algeciras

EFE
-

El buque de la Armada española avanza hacia San Roque con los 15 migrantes asignados a España por la Comisión Europea de los rescatados del 'Open Arms'

El 'Audaz' pone rumbo a Algeciras - Foto: DEFENSA

El Audaz ha puesto rumbo al puerto español de San Roque (Cádiz) con los 15 migrantes rescatados por el barco humanitario Open Arms y que estuvo parado 19 días en aguas italianas. 
De las 15 personas que el Audaz traslada a España -14 hombres y una mujer y ninguno de ellos menor- cuatro proceden de Eritrea, tres de Sudán, otras tres de Gambia, dos de Ghana, una de Nigeria, una de Liberia y otra de Etiopía, según han informado fuentes de Moncloa.
El buque, que permanecía desde el pasado lunes fondeado frente al puerto de Pozallo (Sicilia), desembarcará dentro de dos o tres días en el muelle de Crinavis, en el municipio de San Roque (Cádiz), al grupo de 15 migrantes, de entre 18 y 30 años.
Las 15 personas "van a llegar a buen puerto" y serán atendidas "con la dignidad que se merecen todos los seres humanos", ha asegurado hoy la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio.
Se pondrá fin así a la crisis migratoria que durante 20 días tuvo como protagonista al barco Open Arms tras rescatar a más de un centenar de personas en alta mar y sobre el que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, no tendrá que dar explicaciones en el Congreso.
Y es que la Diputación Permanente de la Cámara ha decidido hoy no apoyar la petición de PP y Ciudadanos de que Sánchez diera cuentas sobre "los cambios en la posición del Gobierno respecto a la crisis migratoria en el Mediterráneo".
Para el PP, Unidas Podemos se ha comportado como "el escudero" de Sánchez, al salvarlo de comparecer en el pleno de la Cámara.
Quién sí comparecerá en un pleno del Congreso extraordinario para dar cuenta de la gestión del Open Arms será la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, según ha acordado la mayoría de la Cámara, que ha respaldado finalmente la petición de Unidos Podemos, ERC y el Grupo Mixto.
Al margen del rifirrafe político, dentro de dos o tres jornadas, los quince migrantes serán desembarcados en San Roque en lugar de Algeciras, el puerto al que inicialmente estaba previsto que llegasen.
Este martes, el alcalde de Algeciras (Cádiz), José Ignacio Landaluce (PP) había criticado el "empecinamiento" del presidente del Gobierno de llevar a los inmigrantes del Open Arms al puerto de su ciudad.
"Ni era lógico traerlos a seis días de navegación hasta Algeciras ni ha sido lógico mandar una fragata con la cantidad de cientos de miles de euros que cuesta. Hubiera sido más fácil traerlos en avión y más acorde con el dinero público, para no despilfarrarlo", ha aseverado Landaluce.
Y ha añadido que en Algeciras hay "un Open Arms diario, por mucho que oculten las informaciones" de los inmigrantes que llegan a las costas españolas.
Tras llegar a San Roque, según ha explicado la ministra de Trabajo, con los quince inmigrantes se seguirán "los protocolos normales" y se analizará su situación.
Así, se les aplicarán todos los controles sanitarios establecidos y después se les derivará -en colaboración con el Ministerio del Interior- "a los centros que se consideren más oportunos" dentro de la red de atención humanitaria y de asistencia a personas que han solicitado asilo o refugio.
"Previsiblemente" todos "van a pedir asilo en nuestro país", ha augurado.
De momento, en la cubierta del Audaz se ha organizado -según el reportero de Efe que se encontraba a bordo- un dispositivo de acogida, con mesas para la identificación de los migrantes, con el fin de tomar la filiación y procedencia de estas personas que deben ser reconocidas por un equipo médico que ha viajado en el barco de la Armada.
A primera hora de este lunes, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha defendido la actuación del Gobierno de Pedro Sánchez en esta crisis migratoria y ha vuelto a exigir la implicación de la UE para adoptar una solución común.
Y ha asegurado que el Ejecutivo envió al Audaz cuando la situación se convirtió en emergencia humanitaria en el Open Arms que, tras tres rescates y 163 personas auxiliadas, estuvo 19 días esperando un puerto donde atracar ante la negativa del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, de que desembarcasen en Italia.
Tuvo que ser el fiscal de Agrigento (Sicilia) el que ordenase el desembarco del centenar de migrantes que ahora serán repartidos entre España, Francia, Alemania, Portugal y Luxemburgo.