Contra la esclavitud sexual

Ana Pilar Latorre
-

La muestra está organizada por Cepaim y se inauguró con la proyección del documental 'El proxeneta', de Mabel Lozano, quien criticó la impunidad de estos negocios

Contra la esclavitud sexual - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

GALERÍA

Mabel Lozano directora del documental El Proxeneta. Exposición fotografica

La muestra Hombres frente a la prostitución, organizada por la Fundación Cepaim y Mafalda Entertainment con el apoyo del Ayuntamiento y basada en la última cinta de la realizadora y escritora Mabel Lozano, pretende que los hombres se conviertan en agentes de cambio desde un enfoque igualitario  y que se creen nuevas masculinidades que promuevan la lucha contra la esclavitud sexual, a la que están sometidas más del 80 % de las mujeres que se ven obligadas a ejercer la prostitución. A la exposición le acompaña una guía didáctica, titulada A fuego lento y coordinada por el área de Igualdad de Fundación Cepaim, con herramientas ludo-pedagógicas para el trabajar con hombres desde la perspectiva de género.
La exposición puede visitarse en los Cines del Mercado desde este jueves, día en que se proyectó el documental El proxeneta. Paso corto, mala leche y en el que su directora, Mabel Lozano, intervino en una charla posterior. Para la directora, el documental es «único e inédito» porque nunca se escucha a «los malos» y solo al «victimario». Irónicamente, apuntó este jueves que «no se les respeta pero se les teme. Es más fácil hablar de las mujeres en tercera persona: Pobrecitas, cómo las trasladan, cómo las explotan, cómo las coaccionan... Y no se habla de que el proxenetismo consentido no está tipificado por ley en España. Que cuando hay una redada, desarticulan una red pero los puticlubs no se cierran porque no existen herramientas para ellos». 
discurso. «Hay que empezar a disparar contra los malos, contra un negocio en el que todo el dinero es negro y no contribuye al bienestar, solo para que ellos sean ricos». La cineasta aboga por «cambiar el discurso» y poner a los hombres frente a la prostitución. «A los proxenetas llamarlos por su nombres y a los prostituyentes como consumidores y cómplices que son. Los propietarios de club de alterne son delincuentes y hay que llamarles por su nombre», explicó. El documental es «una voz en primera persona de un proxeneta, condenado, sentenciado, que estuvo en la cárcel de Herrera de la Mancha. Es uno de los grandes ideólogos de la trata en nuestro país. Su testimonio es  valiosísimo».