Refuerzo sanitario en Soria de cara a una segunda oleada

A.I.P. / N.Z.
-

La Junta invierte 1,3 millones en obras sanitarias urgentes. El tejido empresarial soriano "está más preparado" que en marzo pero no soportaría otro parón

Refuerzo sanitario en Soria de cara a una segunda oleada

La COVID-19 en Soria está contenida [al menos al cierre de esta edición], pero los temores a los rebrotes como los de otras comunidades autónomas o a que se adelante una segunda oleada del virus están muy presentes. En particular entre los sanitarios, que acusan el cansancio de los últimos meses y, por nada, quieren revivir otro drama. También entre los empresarios, que creen que sería un golpe mortal para la economía si se vuelve a parar la actividad productiva. El goteo de contagios [ver páginas siguientes] es una evidencia, por lo que la Sanidad soriana se está reforzando de cara  a un repunte de la pandemia en otoño y ya lo ha hecho con la contratación de 38 ‘rastreadores’, a los que hay que sumar los dos médicos coordinadores del Sistema de Vigilancia Epidemiológica que se puso en marcha el 11 de marzo, que ha detectado más de 270 casos índices y ha localizado a un millar de contactos estrechos. El ratio de ‘rastreador’ por número de habitantes, uno por 2.332 sorianos, supera ampliamente la recomendación de uno por cada 5.000, mientras que territorios superpoblados como Madrid y Cataluña cuentan con 126 y 100, respectivamente.
Esta semana la delegada territorial de la Junta, Yolanda de Gregorio, el gerente de Asistencia Sanitaria de Soria, Enrique Delgado, y la jefa del Servicio Territorial de Sanidad, Elena del Vado, informaron sobre las inversiones urgentes en infraestructuras sanitarias para combatir al virus SARS-CoV-2, tanto en Atención Primaria como en Hospitalaria. El desembolso será de 1,3 millones de euros. Las obras consistirán, fundamentalmente, en las mejoras y adaptación de centros de salud, así como la ampliación de la UCI y Urgencias del hospital Santa Bárbara.
«Ahora mismo saber cómo va a evolucionar la pandemia es dificilísimo. Lo dice la Organización Mundial de la Salud: están creciendo los casos más que cuando se inició la pandemia en los meses de febrero y marzo, por lo que estamos en una fase expansiva del virus. Estamos muy preocupados y muy alertas», explicó el gerente de Asistencia Sanitaria de Soria. Sin embargo, la experiencia vivida permite encarar una supuesta segunda oleada con más preparación y, en particular, con el control de los nuevos positivos y su red de contactos. «Primero, hay que pararlo fuera, que no llegue al hospital y, si se incrementan los ingresos, es que algo está fallando», apuntó. 
En cuanto a personal, el gerente aseguró que en la actualidad la plantilla está compuesta por 2.100 profesionales, cuando antes de la pandemia estaba integrada por 1.640 sanitarios. «Están incluidos todos los contratos extraordinarios que hemos hecho por el COVID, también los rastreadores y los contratos de sustitución de verano. Tenemos mucha agilidad en la contratación siempre que haya bolsas de empleo, que es el problema, que están agotadas», resumió. También se está empleando a personal no sanitario para la atención telefónica.
Pero también hay que prevenirse en otros ámbitos, como pueden ser la educación, los servicios sociales y las residencias. Así, la delegada territorial recordó los protocolos que se están desarrollando en Educación para determinar el ratio de alumnos por aula, así como el resto de medidas. «La Junta va a seguir apostando por la contratación de profesorado y el sistema se va a dirigir también a la digitalización, hay que estar preparados para ello», advirtió. A finales del mes de agosto se espera que la conexión en los centros educativos del medio rural soriano sea total.
En cuanto al colectivo de personas mayores, De Gregorio hizo hincapié en que se está implementando un «modelo nuevo» de atención a dependientes, con protocolos específicos y con la formación de los directivos de las residencias. Así las cosas, Enrique Delgado aclaró que no hay positivos en los centros geriátricos de Soria. «Vamos a seguir haciendo estudios de seroprevalencia, estamos empezando en todas las residencias, además del que se hará en octubre por parte del Ministerio a la población en general [...] Vamos a intentar que no haya segunda oleada», sentenció. Para ello, el gerente avanzó que no se descarta ampliar la red de rastreadores, «con personas que conozcan el terreno» del ámbito sanitario, aunque no sean médicos ni enfermeras. «Si hace falta tenemos prevista esta contratación», sostuvo.
maría gil (SATSE-SORIA)BOLSA DE ENFERMERÍA «INEXISTENTE»
María Gil, representante de SATSE-Soria, puso el acento en la problemática que envuelve al colectivo ya que las bolsas de empleo de Enfermería son «inexistentes» y lamenta, asimismo, que en Castilla y León, a diferencia de otras comunidades, las nuevas contrataciones no se han realizado por un periodo más prolongado y con mejores condiciones retributivas. Ahora la situación de la COVID-19 en Soria es de «contención», pero este panorama puede cambiar de un momento a otro, con la consiguiente dificultad de formalizar nuevos contratos. «En Servicios Sociales ni han encontrado a gente para cubrir las vacaciones, asumen el trabajo entre los compañeros», añadió.
santiago aparicio (FOES)ACOPIO EMPRESARIAL DE SUMINISTROS 
El presidente de la Federación de Organizaciones Empresariales Sorianas (FOES), Santiago Aparicio, aseguró que tiene constancia de que las empresas sorianas están «ahora más preparadas» que en marzo. «De hecho ante posibles situaciones venideras,  sabemos que las empresas están realizando acopio de suministros y materias primas de cara a  los próximos seis meses, e incluso en algunos casos para el arranque del año». En opinión de Aparicio, empresarios, autónomos y trabajadores están concienciados de que funcionando al 100% las medidas de seguridad e higiene, así como los protocolos de prevención de riesgos, estarán en «mejor posición» que al inicio de la pandemia, por lo que afrontarán los próximos meses con más información y recursos.
«No obstante, hay que tener en cuenta que la repercusión para el tejido empresarial está supeditada a las decisiones que tome el Gobierno de España y  la Junta de Castilla y León, que pueden equilibrar la balanza para bien o desequilibrarla para mal; en este sentido, si las decisiones y las actuaciones no son las acertadas, estimamos que un 35% de empresas y negocios de los sectores más sensibles, los que conocemos como ‘de proximidad’, pueden verse seriamente comprometidos, pudiendo estar abocados a su cierre definitivo», concluyó.
alberto santamaría (cámara)CONTINUIDAD DE LA ACTIVIDAD
El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Soria, Alberto Santamaría, admitió que el tejido empresarial soriano está «más preparado» de cara a la temida segunda oleada de la COVID-19, aunque tiene claro que las medidas que se adopten para acotar la enfermedad tienen que ser «compatibles» con la actividad productiva, que no puede permitirse otro parón. «Habrá que convivir con el brote en caso de que viniera, es inviable otro confinamiento estricto», afirmó.
A su juicio, en Soria «se está haciendo más o menos bien», por eso apeló a un llamamiento al colectivo de los más jóvenes y «también a sus padres» para que cumplan con las medidas sanitarias que evitan el contagio. «Nos jugamos mucho, tenemos que ser solidarios. Quizás el régimen sancionador es lo más efectivo», zanjó.
carlos martínez (ayuntamiento)EL REFUERZO SANITARIO ¿HA LLEGADO?
El alcalde de la ciudad, Carlos Martínez, consideró que la parte que recae en la ciudadanía para evitar un segundo rebrote se está haciendo de manera «ejemplar» en Soria ya que «todo el mundo lleva la mascarilla -incluso antes de que fuera obligatoria-» y «aquí no hay nada noticiable en cuanto a irresponsabilidad de los ciudadanos». «A partir de ahí, ¿tenemos capacidad de respuesta? Es una cuestión de Sanidad y esa información yo no la tengo y no me toca a mí decirlo. Lo tendrán que decir las autoridades sanitarias», sentenció, dejando la responsabilidad en manos de la Comunidad como competente en Sanidad. Eludió así el regidor entrar en ‘guerra’ con la Junta, una postura que contrasta, no obstante, con lo vivido semanas atrás, cuando exigía públicamente un refuerzo sanitario. Preguntado al respecto, no escondió que su «pelea» era y sigue siendo fortalecer Soria en tres niveles: vigilancia epidemiológica, Atención Primaria y hospitalaria, si bien, insistió, «no tengo datos para saber si se ha hecho». Y, en este sentido, lanzó una batería de preguntas:«¿Ha llegado refuerzo de personal?, ¿se han cubierto las vacantes por vacaciones?, ¿se ha hecho la ampliación de la UCI?, ¿cuántos intensivistas tenemos?, ¿qué nivel de reacción tenemos?, ¿cómo están las listas de espera?…». «Yo no tengo esa información. No la tuve en marzo y no la tengo ahora», aseguró. Cuestionado sobre si esa información no se ha facilitado en el Cecopi, el centro de coordinación, denunció:«Lo he dicho en varias ocasiones, el Cecopi solo era para dar cuenta pero no para gestionar. La única vez que hubo acuerdo fue para pedir refuerzo. A partir de ahí, no hubo más», lamentó. 
BENITO SERRANO (diputación)MEJORAR LA CONCIENCIA SOCIAL
El presidente de la Diputación, Benito Serrano, admitió su temor a que se repita una segunda oleada «a la vista de los datos, que no dejan de crecer», si bien confió en que, de llegar, estaremos «mejor preparados» porque, «evidentemente, la primera vez nos ha dado unos conocimientos y experiencia que antes no teníamos». «Entonces nos pilló desprevenidos, en una semana teníamos todos los sistemas bloqueados, no había equipos de protección, no había camas de UCI suficientes, el mercado estaba colapsado... En algo hemos tenido que aprender y creo que en una segunda ola esa situación no se volvería a repetir», apostó Serrano. Eso sí, matizó, «espero y deseo que no tengamos que comprobarlo» porque, consideró, eso supondría también que «hemos aprendido poco a nivel personal». «Aislar al virus no depende de que salga alguien en la tele diciendo las recomendaciones, depende de que yo las cumpla a nivel personal. Sabemos cómo protegernos, pero hay que hacerlo», recalcó. Yprecisamente ahí es donde puso el foco respecto de lo que hay que trabajar: «Hay que mejorar en la conciencia social de cada uno», subrayó. Reconoció que es complicado limitar en estos momentos de vacaciones los encuentros con amigos, las comidas familiares, las reuniones de los jóvenes... pero pidió «responsabilidad» porque, «si nos relajamos, llegan los rebrotes». 
A nivel institucional «evidentemente también hay que mejorar», asumió, aunque tampoco entró a valorar el tema sanitario ya que «corresponde a los técnicos sanitarios». En lo que a él le respecta como responsable de la Diputación, apuntó: «Todo es mejorable pero sin duda ahora la situación no es ni parecida a la de antes, cuando tuvimos que hacer frente a algo desconocido sin medios y con un mercado desabastecido. Ahora estamos más preparados», garantizó. 
sindicatos (cc. OO. y ugt) EMPRESAS Y PLANTILLAS, CONCIENCIADOS
El secretario de Organización de UGT en Castilla y León, Óscar Lobo, señaló que tanto Soria como Segovia fueron «especialmente castigadas entre marzo y junio» pero «ahora son brotes más localizados». «Preocuparía si hay transmisión comunitaria», consideró. Con independencia de cómo se extienden los brotes, sostuvo que «es fundamental mejorar la cobertura sanitaria en el ámbito rural y, también, en la capital», y aludió a la necesidad de dotar de más camas UCI, de personal sanitario «suficiente» y de ampliar la capacidad de realizar pruebas para asegurar «inmediatez». 
A nivel de centros de trabajo, estimó que sí se está preparado en el sentido de que hay unos protocolos que, «en general», se están cumpliendo, una postura que compartió también el general de CC. OO. en  Soria, Javier Moreno. Eso sí, advirtió, hay que ser responsables en su cumplimiento porque «no nos podemos permitir un confinamiento total como pasó hace unos meses». Precisamente por ello, Lobo emplazó a ser especialmente cuidadosos con la transmisión de provincias limítrofes como Zaragoza, donde el problema ya se ha desbordado. «Hay que reforzar las medidas ahí», reparó. 
«Hasta que no haya vacuna no vamos a tener garantía y seguridad», asumió, insistiendo en que, hasta que esta llega, «es necesario implementar las medidas de seguridad e higiene en todos los ámbitos». Eso sí, recalcó, la administración deberá velar para «no perjudicar a sectores fundamentales» como el turismo o la hostelería, que se han visto «especialmente dañados». 
Moreno, por su parte, no se «atrevió» a «diagnosticar» si la provincia estaría preparada en estos momentos para afrontar una segunda oleada del virus pero, apuntó: «Quiero entender que no nos moveríamos en los número de la primera ya que ahora conocemos más el virus, su peligrosidad y cómo se transmite, y creo que a estas alturas tanto el hospital como las residencias de ancianos han tomado medidas para que no se repita la drástica situación que vivimos. Confío en que no volverá a pasar lo de marzo». En cuanto a los medios disponibles, evitó pronunciarse sobre si son «suficientes o no» ya que «todo depende al final del número de contagios». «No sé si tenemos más medios pero sí creo que ahora conocemos mejor al virus», sentenció, apostando sobre todo por «la responsabilidad de cada uno» para «tomar las medidas preventivas» que eviten rebrotes.