Cueva advierte de que precisa agua para el cultivo de patata

Ana I. Pérez Marina
-

El alcalde admite que existe una «guerra del agua desde hace tiempo» en el Moncayo y mantiene que tratará de impedir captaciones

«En el Moncayo existe una guerra del agua desde hace tiempo», admite sin contemplaciones el alcalde de Cueva de Ágreda, Miguel Alonso. Y el municipio requiere de este recurso natural para el impulso del cultivo de patata, una vez que se produzca la «reagrupación de tierras» necesaria para ello. De esta forma, el regidor reitera que tratará de impedir  las captaciones que busca Ólvega para su expansión industrial.
Esta misma semana, las tensiones territoriales de la zona por el agua han sido noticia de carácter nacional a través de un reportaje publicado por el digital eldiario.es, en el que recuerdan que hace cuatro meses el Ministerio de Transición Ecológica rechazó la solicitud del Consistorio olvegueño de elevar de 13 a 36 litros por segundo la captación de aguas del arroyo Hontanares, en el término de Beratón,  y una toma nueva en el Molinal, en este caso en Cueva de Ágreda.
Sin embargo, hace unas semanas el alcalde de Cueva de Ágreda enviaba alegaciones a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), en esta ocasión, motivadas por la solicitud de la empresa Saiona de  la perforación de un pozo de 175 metros en el municipio olvegueño.
Cueva advierte de que precisa agua para el cultivo de patataCueva advierte de que precisa agua para el cultivo de patata«Ólvega quiere agua y más agua para enmascarar a sus empresas contaminantes», asegura el alcalde de Cueva de Ágreda. Así las cosas, se refiere a los antecedentes de los recursos hídricos de la parte alta del Moncayo, Cueva de Ágreda y Beratón, y  pone el acento en que esta zona ha perdido en los últimos setenta años «más del 60%» de sus aguas superficiales y subterráneas, como consecuencia de la reducción de precipitaciones derivada del cambio climático, y el nivel freático en esta parte moncaína también ha descendido en unos 100 metros; en Ólvega, 50 metros. Estos datos los ofrece el alcalde, y así lo expuso en el escrito enviado a la CHE, respaldado por documentos de la Junta de Riego del Ayuntamiento de Cueva de Ágreda.
«El Moncayo tiene agua para sus pueblos, para nada más», asegura Miguel Alonso, y abunda: «El desarrollo industrial de Ólvega es bueno para todos, pero no a costa de meterle al Moncayo el rejón de muerte». 
Alude, en este sentido, a la intención de la empresa Valle de Odieta de perforar en el río Araviana para su «macrogranja» de 23.000 vacas en Noviercas, concesión que ha sido denegada por la Confederación Hidrográfica del Duero. «Es lo mismo, este agua se la quitaríamos a la depresión del Ebro, por lo que es un  cambio de vertiente o de confederación», insiste.
Cueva advierte de que precisa agua para el cultivo de patataCueva advierte de que precisa agua para el cultivo de patata - Foto: Eugenio GutiérrezEl alcalde de Cueva de Ágreda reitera que Ólvega tiene varios pozos «sin declarar», por lo que insta al Consistorio vecino a que negocie con las empresas que cuentan con captaciones privadas. De la misma manera, recomienda al municipio olvegueño que repare la canalización construida hace medio siglo desde Beratón, con «pérdidas superiores al 50%».
el futuro del pueblo. El regidor de Cueva de Ágreda, que este fin de semana celebra las fiestas en honor a Santa María de la Cueva, la Virgen del Monte y el Santo Cristo, hace hincapié en que la localidad necesita su agua para, al menos, mantenerse. «Si tenemos agua y tierra, podremos afrontar el futuro con dignidad», considera. Y entre las posibilidades de desarrollo se halla la siembra de patata, cuyo potencial se vería comprometido si  se reducen los recursos hídricos. «Hay empresarios que estarían interesados en estas tierras», avanza el alcalde, quien apela, asimismo, al «potencial turístico» del entorno vinculado indiscutiblemente a su riqueza medioambiental. «Agua, monte y tierra. No tenemos otra cosa. No podemos arruinar el Moncayo», finaliza.