CRÓNICAS BÁRBARAS

Manuel Molares

Periodista. Analista de la política, la cultura y de la sociedad global


Tirar España por la ventana

Pedro Sánchez está entre volando entre las nubes prometiéndonos riqueza y nuevos derechos sociales, pero con la economía en caída leve y segura va a tirar España por la ventana del avión Falcon como hace una década Rodríguez Zapatero.

 

El actual primer ministro, que llegó al poder haciéndole concesiones simbólicas y reales a los separatistas, algunos herederos de la ETA que asesinó a 854 personas, le ha trasvasado hace unos días once competencias del Estado al gobierno vasco y promete entregarle la de administrar las prisiones, en las que están numerosos etarras.

 

Los nacionalistas podrán excarcelar a cualquiera --terroristas incluidos-- como hizo la Generalidad catalana con Oriol Pujol, condenado a dos años y medio de prisión por el caso de las ITV, que salió el pasado 29 de marzo dos meses después de ingresar.

 

Arnaldo Otegui, líder de Bildu e importante exdirigente de ETA, presume de poseer gran poder sobre Sánchez, que lo llamó insistentemente para que apoyara sus últimos decretos antes de las elecciones, esas medidas populistas e imposibles de afrontar.

 

Va a dejar España como Zapatero, que negaba que miles de personas fueran cada día al desempleo, con una resaca que superó los cinco millones de parados que comenzaron a salir de esa situación tras dos años de reformas y penurias emprendidas por Mariano Rajoy, hundido al explotar Sánchez las inmoralidades de algunos de sus compañeros.

 

Sánchez se lanza a gastar miles de millones que hay que pedir prestados prometiendo multiplicar el empleo público, incrementar de pensiones, nuevos subsidios a desempleados, amplios permisos de paternidad o salarios mínimos que sólo en enero ya crearon 200.000 parados.

 

Mientras, desarrolla nuevos impuestos que harán que muchos inversores huyan del país, y todo será volver a la ruina zapaterista.