La carcoma pone en jaque la iglesia de San Pedro de Beratón

Fernando Orte
-

El insecto está dañando no sólo el suelo de tarima del templo gótico sino también los retablos que atesora, auténticas joyas del renacimiento

La carcoma campa a sus anchas por la iglesia de Beratón. La tarima de este templo gótico iniciado en el siglo XIV está cada vez más deteriorada. De momento, entre los escasos feligreses que acuden al centro sólo se ha tenido que lamentar algún tropiezo, pero los agujeros que empiezan a abrirse en el suelo de madera van a más. "Hay zonas que están peor que otras, pero en general está carcomida toda la tarima", señala Jesús Granado, ayudante del párroco.

"Lo ideal -continua- sería cambiar todo el suelo con tarima de pino nueva". Pero dada la escasa afluencia que registran las contadas ocasiones que el templo acoge misa es difícil que esta solución llegue a buen puerto. La propia parroquia no puede asumir los más de 6.000 euros que costaría sólo el material. "Los días de fiestas en las subastas de roscos no conseguimos ni 800 euros", lamenta.

Se trata de un templo del siglo XV aquejado también de humedades, lo que favorece la propagación de la carcoma que también afecta a las joyas que atesora; retablos renacentistas y otros bienes muebles, como una pila bautismal cubierta por una tapa de madera policromada. Todos están repletos de los agujeritos que ocasionan estos insectos al comerse la madera. 

La carcoma pone en jaque la iglesia de San Pedro de Beratón
La carcoma pone en jaque la iglesia de San Pedro de Beratón - Foto:

Granado espera que las instituciones ayuden a solucionar estos problemas que, de no atajarse a tiempo, podrían poner en jaque el patrimonio histórico-artístico de Beratón, el municipio situado a mayor altitud de la provincia de Soria.

Más fotos:

La carcoma pone en jaque la iglesia de San Pedro de Beratón
La carcoma pone en jaque la iglesia de San Pedro de Beratón - Foto:
La carcoma pone en jaque la iglesia de San Pedro de Beratón
La carcoma pone en jaque la iglesia de San Pedro de Beratón - Foto: