Las peticiones de asilo se disparan en la provincia

Nuria Zaragoza
-
Las peticiones de asilo se disparan en la provincia

En 2015 se registraron cuatro. El año pasado, 154. Los venezolanos, expectantes ante la nueva opción abierta por el Gobierno que permite la residencia por razones humanitarias

En las calles de Venezuela «no se oyen las bombas pero la guerra, de otro tipo, se vive y se sufre día tras día». Y los opositores de Maduro sienten «el miedo, la inseguridad, la persecución, la amenaza constante, la falta de insumos»... según relatan a El Día de Soria algunos venezolanos que huyeron del régimen y que se han asentado en Soria. Son la nacionalidad cuya presencia más ha crecido en los últimos años en España, y también en Soria. Huyen del país «perseguidos» por  sus  opiniones políticas, arrinconados por haberse manifestado contra el régimen, y buscan protección internacional en España. Es lo que se conoce popularmente como asilo, refugio. 
Venezuela, y antes Siria, copan los titulares, pero el problema afecta a muchas más nacionalidades, y circunstancias. Y todo ello está detrás del incremento de las solicitudes de protección internacional registrado en España. Sirva un dato:a principios de la década apenas se registraban 2.744 solicitudes en el país. El año pasado, superamos las 55.000. 
de cuatro, a 154 solicitudes. Soria no se ha quedado al margen de este fenómeno. Si a principios de la década apenas se presentaban solicitudes en la Comisaría y hasta 2015 el máximo fueron cuatro-cinco al año (la mayoría de ucranianos), en 2016 se llegó ya a las 32, de las que más de una tercera parte (13) fueron de venezolanos. En 2017 las dependencias policiales sorianas atendieron 97 solicitudes y el año pasado se dispararon hasta las 154. Esto supone que en apenas cuatro años han crecido un 3.700% las peticiones de asilo en Soria. La tendencia no tiene visos de cambiar. Este año, en los dos primeros meses del ejercicio, la provincia suma ya 28 solicitudes, según los datos facilitados por el Ministerio de Interior. 
Desde la Subdelegación del Gobierno de Soria justifican esta tendencia al alza en el fenómeno global  pero, también, en el denominado «turismo administrativo» que soporta esta provincia. Las oficinas de las grandes ciudades están colapsadas, de modo que dependencias como Soria han comenzado a resultar atractivas para realizar estos trámites. Aquí, los tiempos de espera para presentar su solicitud se recortan, y evitan las largas colas, las noches a la intemperie guardando turno... 
sobre todo, venezolanos. De las 97 solicitudes de protección internacional registradas en Soria en 2017, 38 fueron de venezolanos, la nacionalidad más numerosa. Desde Interior no disponen todavía de los datos detallados de los últimos dos años. No obstante, según la información facilitada por la Subdelegación, «los solicitantes de asilo en Soria que más abundan son, por orden de mayor número de peticiones, Venezuela, Colombia, Ucrania, El Salvador, Honduras y Rusia». No entra en esta clasificación Siria, ya que estos forman parte del estatuto de refugiado, matizan.