El Cidida y la UVa se citan por la Escuela del Deporte

Nuria Zaragoza
-
El Cidida y la UVa se citan por la Escuela del Deporte

El Cidida asegura que no sabe «nada» de la intención de la UVa

¿Q ué futuro le espera a la Escuela Universitaria del Deporte de Soria (EUDS) que presentó oficialmente la Fundación Cidida (Centro Internacional de Documentación e Investigación y Desarrollo del Atletismo) al Ayuntamiento de Soria en 2013 y obtuvo hace cuatro años el respaldo de la Universidad de Valladolid como centro adscrito? ¿Todavía queda alguna opción de que Soria cuente con esa escuela que prometía traer al campus soriano hasta catorce titulaciones y más de un millar de alumnos?
Son las preguntas que quedan sobre la mesa tras las últimas decisiones adoptadas en el seno de la universidad. El pasado viernes, el Consejo de Gobierno de la UVa denunciaba el convenio que firmó en abril de 2015 con Cidida, por el que se planteaba la creación en Soria de la EUDS como centro adscrito. La denuncia del convenio abre un nuevo proceso que supone dejar a un lado a la iniciativa privada (que ha liderado hasta ahora el proyecto) para que la escuela del deporte y el título ya aprobado (Ciencias del Deporte) pasen a plantearse íntegramente como públicos. 
Es el principio de un nuevo camino y, en clave UVa, lo tienen claro: el «deseo» es que el nuevo título se comience a impartir en la universidad en el curso 2020-2021 en uno de sus cuatro campus. No está tan claro desde el otro lado, desde la Fundación Cidida, máxime cuando han conocido este cambio de rumbo para su escuela a través de los medios. 
«No puedo comentar nada porque la UVa no nos ha dicho absolutamente nada. Tan solo me he enterado por algunas informaciones de prensa, a veces contradictorias. Cuando se dirijan a nosotros y nos informen podré opinar», consideró esta semana el presidente de la Fundación Cidida, José Luis López, al ser cuestionado por el asunto. 
Las dudas se despejarán el próximo lunes, día 8, en la reunión que mantendrá el rector de la UVa, Antonio Largo Cabrerizo, con el responsable de Cidida y promotor del proyecto. Será en Valladolid, a las 10.00 horas, según recoge ya la agenda del rector, y ha sido convocada por el rector a petición de López. «Pidieron una reunión con el rector y se les ha concedido lo más rápido posible. Yo acudiré», apunta el vicerrector del campus de Soria, José Luis Ruiz Zapatero, quien aboga por tratar el asunto desde la responsabilidad y no abrir ni falsos debates ni falsas expectativas.  
programa piloto. Reconoce el vicerrector que en ningún momento se ha informado a la Fundación Cidida de la intención de denunciar el convenio que rubricaron en 2015. Tampoco tienen por qué hacerlo. «Si tú tienes un convenio firmado y no lo cumples, la otra parte siempre te podrá decir que no los has cumplido. Nosotros tomamos las decisiones en el órgano donde se tienen que tomar, en el Consejo de Gobierno. No recuerdo ni en este ni en otro caso que se avise a la gente, nosotros lo hacemos. No mandamos el orden del día nunca, pero no lo mandamos a nadie», justifica. Y seguido, insiste, «no es una descortesía», es el «modus operandi» habitual de la universidad. 
Ruiz Zapatero elude la polémica y acude al relato de los hechos para justificar la decisión adoptada por la UVa:«Esto tiene un recorrido muy amplio que empezó en el año 2012 y acabó en 2015 como una tramitación como centro adscrito por la UVa, es decir, el anterior equipo rectoral firmó un convenio donde se apoyaba como centro adscrito de la UVa». El pasado año se aprobó ya el primero de los títulos por la UVa y por la Acsucyl (Agencia Para la Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León), y «la iniciativa privada tenía que haber hecho los pasos siguientes que, básicamente, supone mantener unas reuniones con la UVa para garantizar, por un lado, las instalaciones donde se iba a hacer esta escuela del deporte y, por otro, los temas académicos lógicos de profesorado y demás requisitos necesarios para que nosotros como universidad pública podamos dar cobertura», añade. Esos trámites son de «competencia exclusiva de la iniciativa privada», recalca, si bien «la iniciativa privada no ha movido ficha, no ha llevado a cabo ninguna actuación tendente a que el grado se pueda implantar en Soria como centro adscrito».  El vicerrector asegura que «como universidad» han tenido varias reuniones con los responsables de Cidida en todo este tiempo,  «la última en octubre de 2018», y «les hemos recordado esta cuestión procedimental», si bien «no hemos tenido respuesta directa desde hace unos cuantos meses», por lo que el Consejo decidió denunciar el convenio. «Damos por amortizada esa actuación privada y vamos a denunciar ese convenio porque no se han cumplido las cuestiones recogidas», resume.
Ruiz Zapatero lamenta que pueda dar la sensación de que «la universidad está haciendo algo que no debe hacer». «Nada más lejos de la realidad, lo único que hace es pedir que se cumpla un convenio y, como no  se cumplido y no se ha contestado en tiempo y forma, entiende que la iniciativa privada no quiere llevarlo a cabo por las razones que sea, y que nosotros no entramos a valorar», sentencia. No obstante, admite también sin tapujos, «yo personalmente defiendo a la universidad pública y soy partidario de hacerlo dentro de la oferta pública de la UVa, pero sin entrar en polémica con la iniciativa privada». 
A partir de ahora se abre un nuevo escenario, si bien sigue siendo incierto para Soria ya que, reconoce el vicerrector: «El grado en deporte está concedido a la UVa, que lo puede implantar en cualquier de sus campus, Valladolid, Palencia,Segovia o Soria».  ¿Hay opciones de que sea al campus de Soria? «Es la pregunta del millón», reconoce con un guiño humorístico. «Es una posibilidad, sin duda, pero que quede claro que es un título que la UVa puede implantarlo en cualquiera de los cuatro campos. Mi deseo y el deseo de parte del equipo rectoral es que se haga en Soria, pero con los deseos no se toman las decisiones», asume. Por ello, en la fase de «debate» que ahora se abre el campus soriano trabajará para aportar «estudios serios económicas, académicos, de viabilidad... que permitan soportar una decisión que sea la mejor para la UVa». 
El alcalde de Soria, Carlos Martínez, iniciador también de este proyecto de la mano de Cidida, considera que «ninguno de los escenarios posibles es malo para Soria», y confía en que el grado aprobado, y los ocho restantes comprometidos, puedan llegar al campus soriano. 
«Es una posibilidad que en el propio convenio estaba contemplada, pero añadiría en tono cauto, que vamos a ir paso a paso», consideró el vicerrector al respecto. Apostó por ser «ambiciosos» pero «también realistas» y pidió «respeto» para las decisiones se adoptan en la universidad. Reconoció que no le gustaría que se utilice el tema en «clave electoral».