Vidal Maté

Periodista especializado en información agraria


Cooperativas, motores de empleo rural

Cuando se habla de despoblamiento rural se utilizan los datos oficiales de densidad de habitantes por kilómetro cuadrado. Pero, por debajo de esas cifras, la falta de población se escenifica con otras muchas señas de identidad más concretas. 
A raíz de la gran manifestación celebrada en Madrid y unas elecciones generales a la vuelta de la esquina, los pueblos vaciados de la España rural y, en la misma, los agricultores y ganaderos se han convertido, por el momento, en uno de los focos de la atención de los partidos políticos con planes y propuestas encaminadas a dar a los mismos actividad, empleo, servicios, internet, hasta precios mínimos para los productos agrarios, incentivos o reducciones fiscales.
En ese medio rural, las pequeñas y medianas empresas agrarias y alimentarias han sido tradicionalmente un importante apoyo al empleo y un freno al despoblamiento. Entre los sectores más activos ha estado siempre la industria de la carne con más de 30.000 centros. Sin embargo, con sus defectos, problemas de minifundismo o falta de actuaciones unidas en los mercados, es obligado hoy reconocer el papel de esas actuales 3.740 cooperativas agroalimentarias con gran presencia en el aceite, vino, suministros o piensos, con una facturación de 30.000 millones de euros, 1.150.000 socios, más de 100.000 puestos de trabajo directos. 
Las entidades asociativas han sido, pues, uno de los motores de la actividad en el campo. Todas ellas configuran la existencia de dos mundos en un mismo sector. Uno, el que forman una mayoría de pequeñas y medianas cooperativas donde 1.112 tienen una facturación media de solo 0,6 millones de euros y otras 889 lo hacen con una media de 4,2 millones. Otro, el formado por solo 112 con una facturación cercana a los 100 millones de euros y, sobre todo, una decena de grandes cooperativas.
Adecuar las estructuras del mundo cooperativo a las nuevas exigencias de los mercados para asegurar su futuro ha sido una constante de las Administraciones en la última década en una estrategia encaminada a que el grueso de las pequeñas y medianas entidades se integraran en grupos de mayor calado para lograr una mayor capacidad de negociación. Los resultados para superar el minifundismo han sido escasos si se considera que desde 2006 su número se ha reducido solo en unas 300 hasta las actuales 3.740. En esa misma línea, Agricultura puso también en marcha ayudas para la constitución de entes de mayor dimensión, las Entidades Asociativas Prioritarias supra autonómicas, pero solo se han formado una docena.
Las prioritarias. Todas las cooperativas juegan un papel importante en el mantenimiento del medio rural. Sin embargo, hay una decena que facturan en conjunto más de 6.000 millones al año y dan empleo directo a 7.000 personas. Según el Observatorio Cooperativo, éstas serían las más importantes:
Grupo AN es la cooperativa navarra que opera en todo tipo de suministros y producciones. En sectores, lidera el de los cereales con 1,6 millones de toneladas. Integra 163 cooperativas con más de 43.000 socios y su acción se extiende, además de Navarra a Aragón, País Vasco, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía, con una facturación de 1.156 millones y 1.640 empleo fijos.
En Galicia, el grupo Coren supone el eje del tejido socioeconómico en el medio rural con actividad en todo el sector ganadero, con la excepción de la leche y la integración de una veintena de cooperativas, el empleo directo de 3.542 personas, con 4.300 socios en todas las provincias, especialmente en Orense, con una facturación de 1.033 millones de euros. En la última década, el grupo ha realizado inversiones por 230 millones de euros en investigación y, sobre todo, de reconversión de explotaciones pasando de intensivas a extensivas y ecológicas en avicultura de carne y de puesta y en vacuno. En porcino, una parte de la producción se basa en animales en semi libertad alimentados con castañas.
En Zamora, destaca la Cooperativa Bajo Duero, Cobadu, con actividad en suministros, especialmente de piensos, recogida de cereales y en los sectores ganaderos. Tiene más de 10.000 socios y una facturación de 340 millones. 
En Palencia, Agropal, de servicios en sectores como cereales, forrajes, vacuno, leche, quesos y porcino. Agrupa a unos 8.000 socios en Castilla y León y en Cantabria.
Dcoop , antes Hojiblanca, con base en Málaga, es la referencia en aceite, pero hoy opera también en cereales, ganadería, leche y vino tras la integración de la cooperativa castellano manchega Baco. Factura 1.163 millones, cuenta con unos 80.000 socios de más de un centenar de cooperativas que manejan unas 100.000 hectáreas de olivar que le convierten en la primera productora del mundo. Opera en Andalucía, Castilla La Mancha y Extremadura.  
En el sector de la leche, Central Lechera Asturiana ostenta el liderazgo con una facturación de 660 millones, más de 8.000 socios teóricos y 1.100 ganaderos en activo con una recogida total de 900 millones de litro. En Galicia, tras múltiples intentos frustrados, en 2017 nació el grupo Cooperativas Lácteas Unidas, CLUN, donde se integran Feiraco, Os Irmandiños y Melisanto con 3.500 socios de 30 municipios, una producción de 160.000 toneladas y facturación de 230 millones de euros. Iparlat opera en el País Vasco.
La Cooperativa del Valle de los Pedroches, Covap, con sus 15.000 socios en Andalucía, Extremadura o Castilla la Mancha opera especialmente en suministro de piensos, así como en vacuno, ovino y porcino con una facturación 450 millones y 700 empleos. En Aragón cabe señalar la Cooperativa Pastores en ovino de carne y en Castilla y León el Consorcio para Promoción de la leche de oveja.
ACOR es la única cooperativa azucarera ubicada en Valladolid con casi 5.000 socios en Castilla y León, tiene una facturación total de 250 millones, tiene 450 empleos fijos y ha diversificado en sectores como girasol, cereales, energía solar o los bioplásticos.
Finalmente, en el sector de frutas y hortalizas hay un fuerte desarrollo cooperativo donde destaca, entre otras, Anecoop en Valencia, líder en cítricos.