Mañueco anuncia una inversión de 1.000M€ para empresas

SPC
-

El presidente de laJunta asegura que comienza un año económico «complejo y crucial» tras seis cursos de crecimiento y se compromete a articular un cambio del modelo productivo

El presidente de laJunta,AlfonsoFernándezMañueco, durante su intervención en la apertura del curso económico. - Foto: Ical

La Junta de Castilla y León movilizará cerca de 1.000 millones de euros para impulsar y fortalecer a las empresas y los autónomos de la Comunidad ante el inicio de un curso económico «complejo y crucial» que llega tras seis años en los que elPIB regional ha crecido y ha sido capaz de generar empleo. Así lo avanzó ayer el líder del Ejecutivo autonómico,AlfonsoFernández Mañueco, durante su intervención en la apertura del año económico celebrada de la Feria de Valladolid, donde anunció la puesta en marcha de una serie de medidas para el sector empresarial que, en su conjunto, suman un gasto cercano a los mil millones de euros. Ante numerosos representantes del ámbito económico y político, el presidente de la Junta avanzó que su Gobierno destinará 200 millones al plan de crecimiento y consolidación para pymes con el objetivo de crear 4.000 empleos. A esto se le suman otros 700 millones que tendrán como destino la nueva estrategia de emprendimiento, innovación y autónomos que se pondrá en marcha para impulsar programas de creación de empresas.Por último,Mañueco anunció la extensión de la tarifa plana para nuevos autónomos, e indicó que en breve se convocará la Mesa del Autónomo para concretar las líneas directrices de todas las actuaciones referentes al sector.
El presidente de la Junta expuso estas actuaciones al tiempo que situó al empleo como «la principal palanca» para garantizar la calidad de vida y subrayó desde «la prudencia» que «algo se estará haciendo bien, entre todos, para que Castilla y León tenga tasas de paro y de temporalidad mejores que la media de España, así como para haber sido la Comunidad con mejor evolución en los últimos datos laborales publicados, con 9.176 parados menos y 12.058 nuevos afiliados a la Seguridad Social respecto a agosto del año pasado».
El objetivo de crear más empleo y de más calidad se impulsará «con fuerza» de la mano del Diálogo Social porque, en palabras de Mañueco, «trabajadores y empresarios tienen que ser protagonistas en la definición de las políticas que crean riqueza y empleo». 
Esfuerzo de todos

También se comprometió a impulsar a un nuevo modelo productivo para que Castilla y León se sitúe en la vanguardia de la nueva sociedad del conocimiento, para lo que apeló a la «unidad de todos» para afrontar grandes los retos derivados de un entorno económico mundial marcado por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la desconfianza en la Eurozona o el Brexit.
Unos desafíos que, aseguró, se deben afrontar de la mano del sector industrial, con iniciativas de apoyo a la Industria 4.0 y a las Universidades. Además, FernándezMañueco consideró fundamental potenciar la innovación, con una nueva Estrategia de Especialización Inteligente, en la que se va a empezar a trabajar desde principios del año 2020, y con nuevas medidas de transformación digital, esenciales, además, para los de recuperación demográfica.
No obstante, argumentó que nuevo modelo productivo sólo será una realidad «si se reconoce, apoya y atrae el talento», por lo que destacó la puesta en marcha en Castilla y León de las oficinas de captación y retorno del talento.
Gobierno estable

En el ámbito nacional, volvió a insistir en que «es urgente que España tenga un Gobierno estable», que aporte a las comunidades los recursos precisos para el ejercicio de sus competencias y ponga en marcha la demandada reforma de la financiación autonómica. En este sentido, recordó que ha pedido una reunión urgente del Consejo de Política Fiscal y Financiera porque es necesaria una solución a la deuda de 440 millones de euros por la actualización de las entregas a cuenta de 2019 y la liquidación del IVA.

Automoción

El profesor de innovación de la IE Business School, Enrique Dans, que ofreció la ponencia inaugural del inicio del curso, advirtió de que el sector del automóvil «va a intentar no cambiar» si las administraciones no le «fuerzan» a evolucionar. Dans consideró que el motor eléctrico no será competitivo «hasta que haya una gran cantidad de compañías empujándolo». Según el docente, el automóvil es en la actualidad «uno de los sectores en mayor transformación» y que está viviendo «un momento de crisis muy fuerte», pero incidió en que no solo están cambiando los vehículos «en sí», sino que se está avanzando hacia el fin del motor de combustión interna para dar paso del motor eléctrico. «Es una transición que se tienen que producir mucho más rápido y que no se va a producir si no forzamos a las compañías a hacerlo», recalcó. Por último, y en relación a la situación de las pymes, para Dans suponen «un estamento muy curioso», porque aunque se aluda a ellas como «ágiles y cambiantes a gran velocidad», consideró que no es así. Aunque el estamento pyme sí cambie rápidamente, las que lo integran tienen «poca capacidad de cambio».

Estabilidad

Estabilidad económica en tiempos de incertidumbres. Ese fue el principal reclamo lanzado por las administraciones políticas y económicas de la Comunidad presentes ayer en la Feria de Valladolid. Así, el presidente de la Cámara de Comercio de Valladolid, Víctor Caramanzana, hizo un llamamiento a las administraciones para trabajar conjuntamente y «coger impulso» en un momento de incertidumbre económica con el fin de trabajar de forma conjunta por el futuro de la economía de la región y de la provincia. Caramanzana insistió en que el objetivo último tiene que ser hacer que la comunidad sea «el lugar donde los empresarios quieren seguir creciendo», algo que requiere de colaboración «sin perder de vista el futuro».
Además, apostó por construir bases «estables y firmes» que no pongan en peligro la estabilidad futura de aspectos tan relevantes como la creación de empleo, la educación, la formación o la fiscalidad, para lo que se requieren medidas «justas y estables». Para Caramanzana, el «denominador común» es la digitalización, que es «una palanca transversal» y que, en el caso de cualquier pyme, permitiría aumentar un 60% su productividad, así como los datos de sus exportaciones y también su plantilla. 
Por su parte, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, hizo referencia a las «luces y sombras» que parecen avecinarse con síntomas «preocupantes y de incertidumbre» para la economía, por lo que consideró que la obligación de las administraciones pasa por arrojar «certezas» para actuar «como hormiguitas» e intentar que la economía mejore, según informa Ical.
Por último, el presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, trasladó el compromiso de la institución provincial con los empresarios rurales en un momento en el que es «difícil» ejercer esta actividad.