Ertes, la otra epidemia con rebrotes

Ana Pilar Latorre
-

Los trabajadores afectados en Soria desde el 14 de marzo se cifran en 7.897, aunque podrían alcanzar los 10.000, y se han recepcionado unos 1.300 expedientes de empresas en la Dirección de Trabajo

Ertes, la otra epidemia con rebrotes - Foto: Eugenio Gutierrez M

El ERE (Expediente de Regulación de Empleo) cobró protagonismo con la crisis de 2008, como fórmula de despido, pero en tiempos de pandemia la palabras más pronunciada por los trabajadores y sindicalistas es ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), que implica una reducción de jornada o una suspensión temporal del contrato. Desde el pasado 14 de marzo -cuando se declaró el Estado de Alarma- hasta el 20 de agosto se han recepcionado en la Oficina Territorial de Trabajo de Soria 1.292 expedientes de empresas (4% de los de Castilla y León), que han afectado a 7.897 trabajadores de la provincia (3,8% de los totales de la comunidad). Corresponden tanto a los de fuerza mayor como a los de causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (ETOP). Sin embargo, a esta cifra habría que sumar los expedientes de empresas con sede en otras provincias, algunas con numerosos trabajadores, por lo que la cifra de trabajadores podría incluso superar los 10.000, advierte el secretario general de CC.OO. en Soria, Javier Moreno.
Las primeras semanas de pandemia los ERTEs presentados aumentaban al ritmo de los contagios, vertiginoso.  Recordemos que en tan solo cuatro días, la Consejería de Empleo e Industria de la Junta registró en Soria un total de 212 expedientes de ERTE,  que afectaban a un total de 1.676 trabajadores. Según FOES, un 21,6% de las firmas de Soria optaron por este proceso en los primeros días del Estado de Alarma.La Junta de Castilla y León, dada la demanda, decidió tramitarlos con urgencia. En los peores meses y con la esperanza puesta en nuevas fases de desescalada que no acababan de llegar a Soria por el alto número de contagios, hubo unos mil expedientes más y 6.000 empleados más se vieron en esa situación de suspensión temporal de empleo o reducción de jornada. 
A mitad de junio, con el fin del Estado de Alarma, ya eran 1.281 los ERTEs recepcionados en Trabajo y 7.610 trabajadores afectados. Pero ahora, al final del verano -con repuntes y nuevas limitaciones- y respecto al principio de la temporada estival, nos encontramos con que se suman 11 expedientes y 287 trabajadores. 
El Gobierno puso a disposición de las empresas en marzo el llamado ERTE exprés, modificando las características del causado por fuerza mayor y de derivado de causas económicas, organizativas, técnicas y de producción. Para los de fuerza mayor, no hacía falta negociación con los sindicatos, solo comunicar el expediente para aplicarse con efectos retroactivos y ser aprobado por la autoridad laboral en un máximo de cinco días. En abril se modificó la regulación del ERTE por fuerza mayor para que puedieran acceder a ellos las empresas de sectores esenciales pero cuyos ingresos se estuvieran viendo mermados por la restricción de la movilidad y les permitieron diferenciar a los trabajadores que realizan las labores imprescindibles de los que no para poder solicitarlo. Para los de causas objetivas (económicas, técnicas, organizativas y de producción), la negociación de la empresa con el comité o los delegados se redujo de 15 a 7 días. 
En mayo esta herramienta laboral se desvinculó del Estado de Alarma y se prolongó hasta el 30 de junio y después hasta el 30 de septiembre, mientras que una nueva prórroga se negociará estos días. Ahora se ha abierto la posibilidad de presentar ERTE por rebrote (con mayor exoneración de cuotas de la Seguridad Social), más complejos y rígidos (empresa afectada por nuevas medidas que impidan el desarrollo de su actividad, es decir, que se tenga que parar, como las discotecas), por lo que muchas empresas optan por los que ya tienen en vigor, que permite sacar a trabajadores en función de las necesidades de su actividad y reincorporarlos al ERTE. Por eso, se aconseja desde los sindicatos no cerrar los antiguos expedientes aunque todos los trabajadores se hayan incorporado.
En estos momentos, desde CC.OO. no se estaría negociando ningún ERTE, aunque puede que se estén presentando en la variedad de fuerza mayor en hostelería y turismo, porque no hay obligación de negociarlos con sindicatos.