Texas ejecuta a un supremacista blanco por matar a un negro

Europa Press
-

John William 'Bill' King recibe la inyección letal por asesinar a James Byrd Jr. arrastrándolo con una camioneta en 1998 junto a otros dos hombres durante cinco kilómetros

Texas ejecuta a un supremacista blanco por matar a un negro - Foto: Adrees Latif

El estado norteamericano de Texas ha ejecutado a través de una inyección letal al supremacista blanco John William Bill King, culpable por asesinar a James Byrd Jr., un hombre negro de 49 años, arrastrándolo con una camioneta en 1998. 
La muerte de King, de 44 años, se certificó en el centro penitenciario de Huntsville, según ha informado el Departamento de Justicia Criminal de Texas en un comunicado. 
King, junto con Shawn Berry y Lawrence Brewer, fue acusado de secuestrar a Byrd mientras hacía autostop en Jasper, en Texas, el 7 de junio de 1998. 
Los fiscales afirmaron que los tres hombres lo arrastraron con su camioneta cinco kilómetros, antes de dejar su cuerpo frente a una iglesia afroamericana. Un documento del tribunal muestra que un mechero grabado con KKK estaba entre las pruebas que la Policía halló en el lugar del crimen. 
Brewer, otro supremacista blanco, fue ejecutado en 2011 y Berry fue condenado a cadena perpetua por el caso. King siempre mantuvo que era inocente y que abandonó a los otros dos hombres antes de que mataran a Byrd. 
La hermana de la víctima, Carla Taylor, ha leído una declaración de la familia después de que ella, junto a otra de sus hermanas y su sobrina fueran testigos de la ejecución. 
"La ejecución de King solo ha sido un castigo por sus acciones", ha señalado Taylor, subrayando que Byrd tenía tres hijos y cuatro nietos. "El legado de James sigue siendo de paz y no violencia", ha añadido. 
King fue declarado culpable de asesinato y fue condenado a muerte en 1999. Además fue miembro de una banda de supremacistas blancos y habló de comenzar una guerra racial mientras se encontraba en prisión. 
Se trata del tercer reo en Texas y el cuarto en Estados Unidos en ser ejecutado en lo que llevamos de año, según datos del Centro de Información sobre Penas de Muerte.