Mañueco pide "esperar unos días" para la vuelta al trabajo

ICAL
-

El presidente de la Junta afirma que no se dan las condiciones de seguridad y pide a Sánchez que integre a las autonomías

Mañueco pide "esperar unos días" para la vuelta al trabajo

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, propuso hoy al Gobierno central “esperar unos días” antes de la vuelta al trabajo para los sectores no esenciales porque considera que no se dan las condiciones de seguridad para los 200.000 trabajadores de la Comunidad que se reintegran mañana a sus puestos.

Fernández Mañueco, en una rueda de prensa telemática después de la quinta reunión entre el presidente del Gobierno y los de las comunidades autónomas, manifestó que lo primero es garantizar la seguridad de los trabajadores y urgió la convocatoria del comité de expertos para plantear y planificar la denominada desescalada con las comunidades autónomas.

El presidente de la Junta explicó que han hablado con los gerentes de los hospitales, sindicatos médicos, profesionales e incluso con “prestigiosos empresarios” a nivel internacional y todos ellos les han trasladado que en este momento no se dan las condiciones para romper el confinamiento con la vuelta al trabajo en los sectores no esenciales.

No obstante, manifestó que serán los expertos y profesionales los que tengan que precisar el momento de la reinconporación al mundo laboral en referencia a si la petición de “esperar unos días” debe ser una semana o más. Fernández Mañueco expresó la “enorme preocupación” en su Gobierno porque esta decisión del Gobierno pueda aumentar los contagios de Covid-19.

“La Junta ha dicho por activa y por pasiva que la prolongación del confinamiento es esencial”, aseveró el presidente, que si se detuvo, a preguntas de los periodistas, en la recomendación a los ciudadanos de que vayan a sus trabajos a pie, en bici, en moto o en coches particulares y eviten el transporte público.

Los empleados públicos de la Junta de Castilla y León mantendrán la situación actual, explicó, en relación al teletrabajo para unos 6.000 trabajadores y los puestos en que no es posible y tienen una presencia en sus puestos, tales como quienes se encargan de nóminas, prestaciones, ayudas.

Sin buenos ni malos

Fernández Mañueco afirmó que le “gustaría” que el presidente del Gobierno “tuviera más encuenta” a la posición de las comunidades autónomas, aunque declinó valorar si se puede romper la unidad entre el Ejecutivo y las autonomías y si puede darse una división entre las gobernadas por el PP y el PSOE, aunque si defendió la necesidad de integrar a todos y de que no haya “buenos y malos” porque “todos” deben ir “juntos y unidos para vender al enemigo” que es le virus.

Tras reconocer que el presidente del Gobierno “actúa de buena fe” y agradecer la solidaridad del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid con Castilla y León, detalló una serie de preguntas que formuló a Pedro Sánchez en su interveción en la videoconferencia, entre ellas si se dan las condiciones para el regreso al trabajo mañana, donde Sánchez esgrimió un informe de expertos que pidieron algunas comunidades.

También, pidió aclaraciones en relación a la planificación dado que fue ayer cuando se conoció la guía para la vuelta al trabajo después de dos semanas del permiso retribuido y recuperable y se detuvo en conocer por parte del presidente del Gobierno los criterios de reparto de material a las comunidades. “A Castilla y León no la cuadran las cuentas”, aseveró.

Respecto de la recomendación de utilizar mascarillas en el transporte público y lugares de más aglomeraciones, sostuvo que es el Gobierno quien tiene que proporcionar ese material de protección y decir “a quién, cómo y cuándo”.

La petición de más test, la incorporación por edades o personas con menos riesgo fueron otras de las aclaraciones que planteó, igual que la petición de una rectificación para que no se detraíga a las comunidades fondos de los programas de fomento del empleo.

Aprovechó esta nueva reunión para pedir al Gobierno financiación adicional al gasto en sanidad, suspender las cuotas de los autónomos a la Seguridad Social, aplazar los impuestos a pymes y empresas y negociar la deuda en Europa. Pero sobre todo insistió en el diálogo con las autonomías para “no tener la sensación de comunidades de distintas categorías”.

Por último, aseguró que lo primero es la emergencia sanitaria y la recuperación económica “sin dejar a nadie atrás” para lo que pidió que sea “compartida” entre las distintas administraciones.