La expansión del regadío afectará a más de 64.000 hectáreas

EDS
-

Las actuaciones previstas suponen un 'incremento' del 69,135% de la superficie de riego. El proyecto más ambicioso previsto es el del Campillo de Buitrago

La expansión del regadío afectará a más de 64.000 hectáreas - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

El regadío va tomando posiciones en el campo soriano. Según la Encuesta de superficies y rendimientos de cultivos de 2018 del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, de las 378.518 hectáreas de tierras de cultivo de la provincia de Soria, 369.243 correspondieron a secano y 9.278 a regadío. La diferencia, evidentemente, sigue siendo mayúscula entre ambas opciones, pero poco a poco la apuesta institucional y de los agricultores va sumando. Así las cosas, las actuaciones previstas en materia de modernización y nuevos regadíos sumarán 6.414 hectáreas, lo que representa un ‘incremento’ del 69,13% en comparación con los datos ministeriales del pasado año. 
El proyecto más ambicioso es el del Campillo de Buitrago. El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León dio luz verde el pasado 19 de agosto a la firma de un convenio entre la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, la Sociedad Mercantil Estatal de Infraestructuras Agrarias SA (Seiasa) y la Comunidad de Regantes del Canal  para la realización de las obras de modernización y consolidación de los regadíos de esa zona. La inversión prevista es de 19,6 millones de euros.
Tal y como informan desde el Servicio Territorial de Agricultura de la Junta en Soria, «en próximas fechas» se rubricará el citado convenio. Las mismas fuentes recuerdan que el Canal del Campillo de Buitrago afecta a los términos de Garray, Fuentecantos, Buitrago, Fuentelsaz de Soria, Velilla de la Sierra y Renieblas. Se trata de renovar una superficie de riego de 2.619 hectáreas, pertenecientes a 688 propietarios, servidas por un canal del Estado que arranca en el azud situado en el Duero, aguas arriba de Garray y por una red de acequias de hormigón. 
En estos momentos, se está iniciando la investigación de la propiedad para la redacción de las Bases Provisionales de Concentración Parcelaria en las tres demarcaciones en las que se ha dividido la zona, indican desde Agricultura. Por otro lado, se está tramitando ante la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) la concesión de aguas para la Comunidad de Regantes y la redistribución de la superficie regable. 
canal de ines. Los canales de Olmillos e Ines han sido una referencia  en regadío para la provincia de Soria. Entre los dos suman más de 2.000 hectáreas y fueron pioneros en la modernización del riego hace ya más de una década. En Olmillos, alrededor de medio millar de temporeros trabajan en cada cosecha en la que se recolectan coles de Bruselas, distintas variedades de lechuga, judías verdes, cerezas, guisantes, habas, alcachofas... que se comercializan en el mercado a través de firmas de primer nivel como Florette, Deda Ebro o Casa Ametller. Los agricultores ribereños también están apostando por la fresa. Y la zona sigue en desarrollo. En el Canal de Ines (Atauta, San Esteban de Gormaz, Aldea de San Esteban, Soto de San Esteban y Miño de San Esteban) se prevé modernizar un regadío de unas 1.000 hectáreas en la margen izquierda del Duero, informan desde Agricultura de la Junta, servido por el Canal de Ines, que arranca en el azud de Olmillos, y por una red de acequias de tierra. Ya se están realizando los trabajos de concentración parcelaria, redactando, asimismo, las bases de las tres demarcaciones en las que se divide la zona.
langa de duero. Esta zona afecta a superficies de Burgos y Soria, y tiene una superficie cercana a las 400 hectáreas. Son regadío de la ribera del Duero, servidos por el tramo final de los canales de Ines y de Zuzones, y por acequias de tierra. Es un proyecto que se desarrolla en paralelo a los de Ines y Eza. Está en la fase inicial de concentración parcelaria.
canal de eza. En esta zona del Canal de Eza (Velilla de San Esteban y Alcozar) se modernizarán alrededor de 400 hectáreas de regadío en la margen derecha del Duero, servido por un red de acequias de tierra. Se avanza en la concentración parcelaria y en la bases definitivas.
valverde y dévanos. Las manzanas de Valverde de Ágreda son conocidas y reconocidas en el mercado. Esta zona de riego está servida por el azud de Dévanos en el río Añamaza, recientemente modernizado, que abastece de agua al Canal de San Salvador de Ágreda. Suponen un total de 900 hectáreas y en la zona de Dévanos se está iniciando el trámite ambiental para la concentración parcelaria, mientras que en la de Valverde de Ágreda se están redactando las bases provisionales, tarea ardua por la gran cantidad de propietarios, indican en el Servicio de Agricultura de la Junta, que aún no han presentado  la declaración de propiedad.
monteagudo. La zona regable de Monteagudo de las Vicarías es de interés nacional y surte a unas 600 hectáreas en Soria (Fuentelmonge y Monteagudo de las Vicarías) y Zaragoza (Pozuel de Ariza y Monreal de Ariza). Se sirve de los recursos regulados por el embalse de Monteagudo y conducidos por una red de acequias de hormigón. En este caso, se están dando los primeros pasos para la modernización de la misma mediante un cambio del sistema de riego, proceso que requerirá la concentración parcelaria de la zona de Fuentelmonge y la constitución de una comunidad general de usuarios del pantano, pasos en los que se está trabajando, apuntan desde la Junta.
hinojosa del campo II. Es un nuevo regadío de 495 hectáreas. Pasado el trámite de la concentración parcelaria, ya se han ejecutado un total de seis sondeos para dotar de agua a la zona regable. Según el Servicio Territorial de Agricultura, se está acabando la tramitación concesional ante la CHD para disponer del volumen de agua necesario para el riego de la zona. La redacción de proyecto está a punto de finalizar.