ESCAÑO CERO

Julia Navarro

Periodista y escritora


Tal como somos

12/05/2020

Me gustaría creer que seremos mejores personas una vez que hayamos superado la pandemia del coronavirus. Sí, me gustaría creerlo. Pero me temo que seguiremos siendo tal como éramos. Solo hay que echar un vistazo hacia atrás y analizar los grandes cataclismos que han acaecido a lo largo de la Historia para comprobar que, una vez superados, no mejoró la condición humana.

No, el mundo no fue mejor después de las "siete plagas de Egipto", ni tampoco mejoró después de la Peste Nagra durante la Edad Media, ni de la Guerra de los Cien Años, ni de la I Guerra Mundial, ni de la II Guerra Mundial y del Holocausto, ni de ninguna de las catástrofes naturales que han asolado el mundo desde el principio de los tiempos.

Me uno al deseo de que el mundo sea mejor después del maldito coronavirus, pero es eso, un deseo.

Eso sí podríamos sacar algunas lecciones. Por ejemplo que la globalización tiene también inconvenientes y que quizá los países deben de reservarse el mantenimiento de ciertas industrias y sectores estratégicos para hacer frente a cataclismos como el que ahora estamos padeciendo.

Y deberíamos no perder ni un minuto más a la hora de invertir en ciencia y tecnología, en investigación en vez de contemplar impasibles como nuestros científicos son "fichados" en otros lugares del mundo porque aquí se les ningunea.

No sé si se han dado cuenta pero estos días hemos visto que hay muchos, muchísimos españoles como directores de los principales laboratorios y centros de investigación médica de los países punteros.

Y quizá deberíamos de reflexionar sobre las consecuencias de que el grueso de nuestra economía dependa sobre todo del turismo porque carecemos de tejido industrial. Somos un país de servicios.

De paso debemos de replantearnos de una vez por todas que necesitamos cuidar nuestro planeta, que es compatible progreso y cuidado del medio ambiente. O que a lo mejor deberíamos de recapacitar sobre el coste de los productos. Desdeñamos pagar lo que vale tal o cual cosa porque en el otro extremo del mundo hay personas que hacen esos mismos productos por un ínfimo precio porque también les pagan un ínfimo sueldo.

Estos días también hemos visto que ha habido muchas personas y empresas que han decidido reciclarse y empezar a hacer con sus propios medios aquellos productos de los que carecíamos, desde mascarillas hasta respidadores. Lo que me lleva a recordar aquella frase sobre el Cid..."que buen vasallo si tuviera buen señor"... Sí, que estupenda es la gente y cuanto talento y capacidad de adaptación para afrontar calamidades mientras que a los que les toca gestionar parecían perdidos y, continúan lo mismo, sin saber qué hacer, esquivando decir la verdad, tomando por tontos a los ciudadanos, diciendo y desdiciendo y sobre todo mostrando su incapacidad para estar a la altura de las circunstancias.

No, no creo que el mundo vaya a ser mejor ni que nosotros vayamos a ser mejores, pero sí deberíamos aprender alguna que otra lección de esta catástrofe y empezar a exigir a nuestros gobernantes que cambien las prioridades y empiecen por tanto a replantear las necesidades del futuro. Necesitamos una industria propia, necesitamos médicos e investigadores, necesitamos que quieran regresar todas esas personas talentosas que tuvieron que marcharse porque ser científico o investigador en España es un brindis al sol.

Si, aunque no cambiemos porque la condición humana es la que es, al menos sí podemos empezar a hacer las cosas mejor.



Las más vistas

Opinión

Nassau

Hay personas que se quejan cuando trabajan y se quejan cuando no trabajan y se quejan cuando están en su casa y cuando se van a París porque llueve o porque el ascensor de la Torre Eiffel va lleno

Opinión

'HERSTORY'

Ha tenido que venir una pandemia mundial para que empecemos a valorar tareas históricamente feminizadas