El tren pierde un 2% de viajeros entre enero y julio

EDS
-

En el cómputo de los siete primeros meses del año, el número de usuarios se reduce un 2%. Solamente subieron marzo y junio

El tren vuelve a perder viajeros hasta julio - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

Las apariencias engañan. Y con el tren soriano, el único servicio ferroviario en la provincia que une la capital con Madrid, ocurre algo parecido. En los meses de verano, julio, agosto y septiembre, la movilidad ciudadana es muy superior en todos los medios de transporte. También en el caso de la línea Soria-Madrid, que cuando más usuarios suma es en la temporada estival. Sin embargo, a falta del cierre del mes de agosto, tal y como indican desde Renfe, en el mes de julio se han perdido medio millar de viajeros en comparación con el año anterior. Así las cosas, el pasado julio 5.500 personas utilizaron para desplazarse el tren Soria-Madrid, mientras que en el mismo mes de 2018 lo hicieron 6.000 personas, la cifra más elevada registrada en toda la anualidad. Hay que considerar que en la suma no cuentan solamente aquellos viajeros que se desplazan de Soria a Madrid o viceversa. El tren también es un recurso para los habitantes de los lugares en los que tiene parada como son Quintana Redonda, Tardelcuende, Almazán o Torralba de Moral, en el caso de la provincia de Soria, y también los usuarios que se desplazan desde Sigüenza, Jadraque, Guadalajara y Alcalá de Henares. Las poblaciones de los municipios sorianos en los que para el tren se multiplican en los meses estivales y se convierte en un medio de locomoción de enlace, sobre todo,  con Soria capital y con Almazán.
Un 2% menos. La comparativa entre los siete primeros meses entre este año y el ejercicio anterior arroja una disminución en el número total de viajeros de un 2%, si bien hay que reseñar que no en todos los meses se produjeron caídas. En el cómputo global se contabilizan 600 viajeros menos (29.600 hasta final de julio de este año y 30.200, el año anterior en los mismos siete meses). Sin embargo, en marzo y en junio la línea Soria y Madrid tuvo más uso, ya que este año se registraron 4.000 y 4.600 viajeros, respectivamente, y en 2018 en los mismos meses, fueron  3.700 y 4.300.  
Sin embargo, en el resto mermó  la cifra de viajeros. En enero de este año recurrieron al tren 3.300 personas, 200 menos que el año anterior; en febrero, 3.200, también 200 menos que en 2018; en abril se mantuvo en 4.400 pasajeros; en mayo se anotaron 4.600, lo que implica una caída de 300 billetes vendidos; y, como se indicaba con anterioridad, julio ha perdido medio millar de usuarios en relación al mismo mes del año anterior, y la cifra se ha quedado en 5.500 personas, según las estadísticas facilitadas por Renfe.
150 viajeros al día. En el conjunto de 2018, 54.800 ciudadanos confiaron en la línea Soria-Madrid como medio de transporte, lo que representa una media de 150,13 usuarios diarios. El precio del billete es de 22,90 euros entre Soria y Madrid, así que sin tener en cuenta descuentos y los desplazamientos más cortos, los ingresos máximos sumarían 1.254.920 euros. Julio fue el mes con más viajeros en 2018, con 6.000, seguido de agosto y septiembre, con 5.900 respectivamente. En cuarto lugar, y a una distancia considerable, se situó mayo, con 4.900, y en quinto, diciembre, con 4.400. De esta manera, en julio la media subió a 193 usuarios diarios, mientras que septiembre se llegó a los 196, y en agosto se quedó en 190. Por el contrario en febrero, el mes con menos viajeros, la media diaria de billetes contabilizados se queda en tan solo 113.
reducción de tiempos. La Asociación Soriana de Amigos del Ferrocarril (Asoaf) se congratulaba el pasado 9 de agosto de la adjudicación de la redacción del proyecto constructivo de renovación de vía entre los puntos kilométricos 0/000-13/000 y 58/480-92/704 de la Línea Torralba-Soria, con un presupuesto de 146.672,9 euros. Este se suma al que queda pendiente de adjudica entre los puntos 13/000-58/780, con un presupuesto de licitación de 407.744,9 euros. Estas obras corresponden a los tramos que no se renovaron entre 2008 y 2011 y que todavía cuentan con carril embriado y traviesa de madera, según Asoaf.
Con estas intervenciones, que previsiblemente se desarrollarán en 2020, se persigue reducir el tiempo de viaje a dos horas y cuarto como mínimo, teniendo en cuenta que ahora se prolonga durante nada menos que tres horas el  trayecto entre la estación del Cañuelo y la del Chamartín.
Y es que el proyecto de mejora de la línea de ferrocarril Soria-Torralba permitirá eliminar las limitaciones de velocidad y mejorar los pasos a nivel, aunque no contempla una modificación del trazado original y son intervenciones de menor envergadura en puntos concretos. En futuro lejano queda la posibilidad de electrificación.
En este sentido, Asoaf comentaba su página de Facebook que en los «mejores tiempos» del tren soriano, con los modelos 596, el tiempo de viaje era de dos horas y 45 minutos, con lo cual con las mejoras previstas es viable la rebaja hasta las dos horas y cuarto, aunque depende de «otro factores como material móvil, cruces y paradas».
soria-castejón. Por otra parte, en los Presupuestos Generales del Estado, que no se aprobaron, se recogían 75.000 euros para un estudio de viabilidad ambiental, económica y social de la reapertura de la línea Soria-Castejón.