Peligro latente en Santa María de Huerta

EDS
-

Cumplido el primer aniversario de la tromba que provocó graves daños en Santa María de Huerta, se han ejecutado ya obras de reparación en el pueblo y el monasterio, pero la actuación del barranco sigue pendiente

El próximo lunes se cumple un año de la gran tormenta que anegó el municipio de Santa María de Huerta. Aquel 9 de septiembre de 2018, este pueblo del sur de la provincia quedó completamente inundado, y el agua y barrio arrastrado por la tromba provocaron graves daños, que aún siguen presentes. 
El muro de encauzamiento del río Jalón a su paso por el casco urbano quedó dañado, dejando sin protección el encauzamiento del río en esa zona. El barranco del Tejar o Torrehermosa se colapsó, y el agua invadió el monasterio cisterciense de la localidad, donde el agua llegó a superar un metro de altura en la iglesia, el refectorio, la sala de los monjes, los patios, las huertas, los jardines... hasta provocar la ruptura de su muralla. Con la salida en tromba del agua embalsada se rompió el muro de mampostería y hormigón que encauzaba el río Jalón en el paseo de la Estacada, quedando este arruinado para el paso de vehículos y personas, y con importantes riesgos de caída. Los vecinos de la calle San Bernado de Santa María de Huerta fueron desalojados tras detectarse daños en los cimientos de sus casas, de modo que ocho familias tuvieron que abandonar sus hogares. 
Superado el primer año de aquella pesadilla... su huella perdura y, si bien es cierto que ya se han llevado a cabo importantes obras de reparación tanto en el pueblo como en el monasterio, lo cierto es que queda por desarrollar una de las actuaciones principales, la obra del barranco. Su ejecución está garantizado gracias al compromiso económico del Ayuntamiento de Santa María de Huerta, la Junta de Castilla y León, la Confederación Hidrográfica del Ebro y la Diputación de Soria. La previsión es que el primer tramo, que ejecuta el Consistorio, pueda comenzar a construirse ya este año, avanza el alcalde de la localidad, Juan Pascual. No obstante, lo cierto es que por ahora las obras en el barranco aún no han comenzado y eso impide poder avanzar en el siguiente paso, el afianzamiento de la zona de las viviendas desalojadas. Ante la demora y la ausencia de ayudas, algunos afectados se han visto obligados a volver a sus casas «por su cuenta y riesgo».
Peligro latente en Santa María de HuertaPeligro latente en Santa María de Huertanormalidad «más o menos». «La normalidad en el pueblo se ha recuperado más o menos. En el monasterio se ha intervenido y mejorado ya mucho pero se sigue trabajando porque aún queda; y en el pueblo hay una parte que ha hecho la Junta que está ya terminada», indica el regidor sobre la situación actual, al cumplirse el primer aniversario. Se refiere a las obras de emergencia en las márgenes del río Jalón que ha ejecutado la Consejería de Medio Ambiente y Fomento y que concluyeron el pasado mes de julio tras una inversión que ronda los 187.000 euros. En concreto, se ha actuado en la limpieza y despeje de los escombros y arrastres producidos y depositados en lecho del río Jalón; la reconstrucción del muro que encauza el río; la colocación de la escollera; la reposición de alumbrado y la fuente; y la reconstrucción de aceras y viales colindantes y de mobiliario urbano afectado por la tormenta. 
Restaurar el entorno urbano era una de las intervenciones fundamentales para recuperar la normalidad en el municipio pero, admite Pascual, queda la obra principal, la mejora del barranco. «El barranco está prácticamente igual que entonces, de manera que, si vuelve a ocurrir lo mismo, tenemos el mismo problema. Estamos con los dedos cruzados para que no haya un tormenta en la zona que recoge el barranco», asume el regidor, quien trabaja sin descanso para avanzar al máximo en la tramitación y poder desbloquear esta intervención, que se ejecutará en cuatro partes. 
La primera será la que ejecute el propio Ayuntamiento y, según garantiza Pascual, toda el trámite está ya avanzado y cuenta con el visto bueno de Medio Ambiente y de la CHE, de modo que «esperamos que no haya problemas y en 15-20 días esté el proyecto aprobado y se pueda empezar la obra». Se actuará en un tramo de unos 200 metros y se limpiará el barranco en la zona más próxima al río y hasta el desvió, donde corresponderá ya actuar a la Junta. Esa segunda parte del proyecto que ejecuta el Gobierno regional está ya también en tramitación, según asegura Pascual, y la idea es que se pueda ejecutar de forma continuada, y se enlace después con la tercera y cuarta intervención, que asumirán Confederación (carretera del barranco) y Diputación (zona del puente) respectivamente.  
A partir de ahí, quedaría intervenir en la zona de las viviendas, donde «ya están hechos los estudios, pero no se puede actuar hasta que no se realice la parte del barranco».