Duruelo cumplirá con la suerte de pinos de 2017

EDS
-

El Ayuntamiento anuncia la enajenación de aprovechamientos de madera para cumplir con una tradición que data de la época de Felipe II

Duruelo cumplirá con la suerte de pinos de 2017 - Foto: Eugenio Gutiérrez MartÁ­nez

El Ayuntamiento de Duruelo de la Sierra se quiere poner al día con el tema de la ‘suerte de pinos’ que reciben los vecinos en concepto de aprovechamientos de madera en los montes de propiedad municipal y ha iniciado ya el trámite para solventar el proceso de la corta ordinaria de 2017, todavía pendiente. De momento, el Consistorio pinariego ha anunciado la enajenación por procedimiento abierto de seis lotes de madera con un precio base de licitación de 278.135 euros. 
Se trata de seis lotes de pinus sylvestris, de los que dos son lotes menores (1.980 y 5.150 euros de precio base de licitación respectivamente), mientras que los otros cuatro permiten un aprovechamiento de 1.118 pies métricos de pinos (lote uno, con un precio base de licitación de 28.920 euros), 3.180 pies (lote dos, 92.235 euros), 1.607 pies (lote tres, 91.260 euros)  y 2.189 pies (lote cuatro, 58.590 euros de licitación). 
El proceso de adjudicación tendrá como único criterio el precio más alto de los aprovechamientos de madera y los ingresos que se consigan, una vez deducidos los gastos que lleva anexos este proceso (entre otros, se debe reservar el 15% de los ingresos para mejoras del monte), irán destinados al reparto de la suerte de pinos, una aportación económica a la que tienen derecho los durolenses que cumplen determinados requisitos. 
dos generaciones. Según los estatutos de la Sociedad Vecinal de Aprovechamientos Forestales de Duruelo, tienen derecho a suerte de pinos todos los nacidos y empadronados en Duruelo mayores de 25 años que residen en el municipio. Eso sí, en este municipio de Pinares se respeta el derecho a dos generaciones anteriores, es decir, para poder acceder a esta aportación económica deben ser «nietos de un hijo del pueblo», especifica el alcalde, Alberto Abad. «Tiene que haber un arraigo de sangre», recalca. 
Para poder demostrar que se vive en el pueblo, tiene que darse un año de antigüedad de empadronamiento. Hoy en día, la mayor parte de los vecinos que residen en la población mayores de 25 años (unos 840) gozan de este derecho que, indica Abad, ronda los 100-150 euros anuales, si bien, especifica,«depende de lo que se ingrese». 
ponerse al día. La suerte de pinos, recuerda Abad, es un derecho que tienen los vecinos «que viene desde la época del rey Felipe II y era un privilegio para la zona de Pinares». Determinados problemas ajenos al Consistorio han bloqueado la suerte de pinos en los últimos años, por lo que Abad está trabajando intensamente para «ponerse al día». Una vez resuelta la corta ordinaria de 2017, ahora en marcha, la idea es «intentar acelerar la siguiente para que al próximo año se puedan sacar dos y, así, ponernos ya en orden», avanza Abad.