Casado vuelve a proponer una alianza con Cs para el Senado

Agencias
-
Casado vuelve a proponer una alianza con Cs para el Senado - Foto: Enric Fontcuberta

El líder del PP insiste en tender la mano al partido de Rivera para sumar más escaños en la Cámara Alta, mientras los naranjas rechazan los acuerdos previos a elecciones

Aunque tiene claro que quiere lograr «una mayoría absoluta» en las elecciones generales del 28 de abril, el líder del PP, Pablo Casado, no se pone límites. De hecho, ayer admitió que si no es posible eso, trabajará por «un pacto de investidura, legislatura o de Gobierno» y, en esa línea aspiracional, entre en juego Ciudadanos. Por eso, volvió a tender la mano al partido de Albert Rivera, señalando que «ya tenemos experiencia de gobiernos en cuatro autonomías y ahora una quinta que es Andalucía».
En concreto, el progresista insistió en pedir a la formación naranja «una alianza de senadores por España y la Constitución» para sumar más escaños en la Cámara Alta. Ya lo adelantó el pasado miércoles durante la presentación de la número uno de los populares por Barcelona para las generales, Cayetana Álvarez de Toledo, en la capital catalana.
Una unión con C’s para también, añadió, «hacer cumplir la ley y la Constitución en Cataluña o, al menos, para impedir que cuando gobernemos en España, los socialistas, los comunistas e independentistas no tengan un contrapeso en el Senado».
Con todo, casado aseguró que el PP «no pide nada porque le convenga o lo necesite; sale a ganar con una mayoría suficiente para conseguir cambiar la dinámica destructiva del Gabinete de Sánchez».
El dirigente recalcó, eso sí, que su partido tiene «muchas discrepancias con todos los grupos», motivo por el cuál irán «por separado» a la cita con las urnas del 28 de abril y, aunque se abre a pactar «con todos aquellos que defiendan la Carta Magna, la prosperidad y la concordia en España», llamó a «reflexionar» sobre si no sería mucho mejor para todos «concentrar el voto, aunar los máximos esfuerzos, unir a los electores del dentro derecha para conseguir que el PSOE salga de la Moncloa». 
puerta cerrada. Por su parte, la formación naranja rechazó sin mayor dilación la mano tendida por Casado para llegar a alguna alianza con la que sumar escaños en la Cámara Alta, sumándose al juego de los propios populares de no descartar que pueda haber, no obstante, algún tipo de acuerdo «a posteriori» tras los comicios.
Fue la cabeza de lista del partido de Rivera al Congreso por Barcelona, Inés Arrimadas, quien lo dejó claro, manteniendo que cualquier posible consenso sería tras esta cita con las urnas.
«Tenemos un proyecto propio, vamos a salir a ganar, vamos a ir a por todas y a defender nuestro proyecto. Después, ya se verán los acuerdos a los que se pueda llegar una vez que las elecciones se hayan celebrado», manifestó.
La propia vicesecretaria de Organización del PP, Marta González, también puntualizó que cualquier consenso al que se pueda llegar, con Cs u otro partido, será a posteriori del 28-A.
Ninguno de los dos grupos especificó cómo sería esa hipotética alianza en el Senado, ya que se planteaba para frenar un posible recorte de escaños para el PP y no perder la mayoría absoluta que le permitiría aprobar la aplicación del artículo 155 en Cataluña.