Bajan los robos en viviendas durante el estado de alarma

Ana Pilar Latorre
-

No hay que bajar la guardia a pesar de que la mayor parte del día los ciudadanos hayan seguido estando en sus casas, en la fase 0, ya que estos sucesos han sido con gente dentro

Bajan los robos en viviendas durante el estado de alarma - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

El Estado de Alarma ha supuesto un cambio en los patrones delictivos, con un nuevo escenario social debido confinamiento. La sensación es que la delincuencia se ha reducido mucho en estos más de dos meses, avanzan desde la Subdelegación del Gobierno, algo que deberá comprobarse en el balance trimestral de criminalidad del Ministerio de Interior porque los últimos datos solo incluyen la última quincena de marzo y no desglosan datos por quincenas. En esos delitos en descenso se incluirán los robos en domicilios, lógicamente, porque la mayoría de los ciudadanos han permanecido en los mismos buena parte del día. 
Pero en las últimas semanas, según mejoras los datos de la pandemia y se relaja el confinamiento, aunque se mantiene, El Día de Soria ha conocido por distintas fuentes que en varias viviendas de la capital -en los Royales, la U-25 y la avenida de la Constitución- los inquilinos escucharon a alguien manipulando la puerta estando ellos en su interior en horario de mañana, hechos que no ha podido confirmar la Subdelegación del Gobierno y la Policía Nacional. En el caso de la vivienda de Los Royales, en la avenida de Europa, los vecinos tras escuchar los ruidos miraron por la mirilla y no vieron a nadie. Llamaron de inmediato a la Policía Nacional, que se personó en el lugar de los hechos y comprobó que no había ningún sospechoso y que la cerradura no estaba dañada ni había sido forzada. Sí que hubo una denuncia. 
En el caso del domicilio de la avenida de la Constitución, también la persona que lo habita estaba dentro cuando escuchó ruidos «como si alguien estuviera forzando la cerradura, pero no quiso asomarse». «Cuando fue a salir a las 11 horas, vio que el bombín estaba girado y forzado y no podía meter la llave, por lo que tuvo que cambiarlo», explica un familiar. También llamó a la Policía para avisar sobre los hechos. 
En  la U-25, los vecinos, al notar también la presencia de algún intruso que manipulaba su puerta, «llamaron a la Policía junto a la entrada y, de esta manera, ahuyentaron a la persona que estaba fuera de la vivienda». Eso quiere decir que tras un periodo de inactividad de los cacos que fuerzan puertas de viviendas para robar en su interior, hay que permanecer alerta y estar al tanto de que alguien pueda vigilar las salidas y entradas de los edificios o intentar acceder a los portales haciéndose pasar por carteros u operarios de servicios. La gente mayor, más vulnerable en estas situaciones, debe extremar las precauciones.  
La Policía Nacional ofrece una serie de consejos orientados a mejorar la seguridad en edificios de viviendas y evitar robos en domicilios, también durante estas semanas de desescalada. «Ante cualquier señal sospechosa en el portal, personas que piden que se les abra sin ser vecinos o merodeando por la calle, ruidos en las viviendas desocupadas... hay que llamar inmediatamente al 091», es el principal consejo. Hay que asegurar las ventajas de los sótanos con rejas e iluminar la entrada, el porche y los patios delanteros o traseros. Si se pierden las llaves o se ha mudado a un piso o casa, es aconsejable cambiar los bombines de las puertas. «Mantenerse alerta ante cualquier sonido sospechoso y actividades poco comunes de automóviles o personas extrañas que se encuentren alrededor de la casa o vecindario», añaden.
Si se está dentro de la vivienda, la Policía recomienda no facilitar nunca la entrada de personas extrañas al domicilio, exigir siempre una acreditación a representantes de servicios (agua, luz, teléfono, gas...) y no aceptar servicios  que no se hayan solicitado previamente. Cuando se vaya a salir de casa, en las horas permitidas en cada fase de la desescalada, «no cerrar solo con el resbalón, sino cerrar bien la puerta con llave».
en la red. En cuanto al número de estafas por internet, pese al incremento de las compras a través de la red, ha habido un ligero descenso de denuncias, confirman desde la Subdelegación del Gobierno. El Instituto Nacional de Ciberseguridad de España (Incibe) confirmó que al haber un mayor uso de dispositivos móviles y del teletrabajo, los ciberdelicuentes aprovechan la situación para intentar acceder a datos personales y cuentas bancarias y hay que evitar los fallos de seguridad, sobre todo con las actualizaciones y sin clicar en mensajes poco fiables. 
De enero a abril, el Incibe contabilizó en Soria 3.246 activos informáticos con fallos de seguridad, de los que un 48,79% corresponden a Soria capital, un 9,68% a Ólvega, un 9,66% a El Burgo de Osma, un 8,27% a Fuentencatos, un 5,45% a San Esteban de Gormaz, un 3,33% a Covaleda, un 2,96% a Almazán, un 2,68% a Ágreda, un 1,58% a Vinuesa y un 1,21% a San Leonardo de Yagüe.  
Un 59,54% de las amenazas en Soria corresponden a malware (los vituos, es decir, programas diseñados para infiltrarse en un sistema); seguidas de un 33,64% por botnet (conjunto de ordenadores   infectados controlados por una   misma persona u organización   criminal para llevar a cabo acciones maliciosas). En menor porcentaje se dan intentos de intrusión (intento de acceso con el fin de explotar vulnerabilidades conocidas o un ataque desconocido), un 6,67%.
Por otro lado, ahora que muchos niños hacen uso de dispositivos