Las Cortes despiden a Herrera: «Ha sido un gran honor»

S. González
-
Los procuradores, con la excepción de algunos de Podemos, despidieron en pie y con un fuerte aplauso la última intervención de Herrera. - Foto: Rubén Cacho (Ical)

El presidente de la Junta protagoniza la última sesión parlamentaria de control con la esperanza de que en los próximos años no se abandone el diálogo y la «lealtad» con la España constitucional

En su último pleno tras 24 años como procurador y 18 como presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera recibió un improvisado homenaje por parte de los grupos parlamentarios. Los portavoces reconocieron su trayectoria durante la sesión de control e intercambiaron la frase «ha sido un honor debatir con usted», tras la cual el presidente de las Cortes, Ángel Ibañez, tomó la palabra para agradecer su trabajo y los procuradores de todos los grupos puestos en pie dieron una cerrada ovación a Herrera.
El presidente de la Junta tuvo ayer su última intervención en un pleno de las Cortes, donde expresó su esperanza de que en la próxima legislatura se mantenga el diálogo en todos los ámbitos y la apuesta por el Estado Constitucional y el autonomismo útil para los ciudadanos.
Los portavoces de la oposición coincidieron en reclamar de Herrera un balance de su gestión y una previsión sobre las perspectivas de futuro para la Comunidad. Todos ellos, con la excepción del portavoz de Podemos, Pablo Fernández, ofrecieron un debate de guante blanco desde las diferencias ideológicas pero con el reconocimiento de su trayectoria y su trabajo para mejorar la vida de los castellanos y leoneses.
El socialista Luis Tudanca parafraseó al propio Herrera, a quien dijo que «nos hemos zurrado bien, pero desde el respeto personal e institucional». El jefe de la oposición afirmó que ayer era el día para reconocer el servicio prestado «con luces y sombras, pero siempre buscando lo mejor para la gente». Desde la defensa de dos modelos, aseguró que quería mirar el futuro con «optimismo y esperanza».
«El honor y el privilegio han sido mios, como castellano viejo no quiero funerales pomposos, sino austeros», respondió el presidente, que deseó lo «mejor» para Castilla y León y confió en que se convierta en una «comunidad más moderna, más próspera, más abierta, más equilibrada y en la que los jóvenes encuentren oportunidades de futuro».
Herrera mostró su confianza en el mantenimiento del crecimiento económico y concretó «dos esperanzas» para el futuro: que prevalezca el diálogo político, social y con otros territorios, ante el reto de la financiación autonómica y la despoblación, así como una apuesta clara por la España constitucional y el autonomismo útil.
Luis Fuentes (Ciudadanos) calcó el tono de Tudanca y puso en valor los acuerdos de la formación naranja con el PP y la Junta, destacando especialmente los relativos a la regeneración como la limitación de mandatos, el código ético o la ley de los informantes contra la corrupción en las instituciones.
Herrera agradeció su colaboración en los tres presupuestos aprobados esta legislatura con el apoyo de Cs y compartió los avances en regeneración, excepto en la supresión de los aforamientos.
El portavoz de Podemos, Pablo Fernández, puso la nota discordante y mantuvo un agrio debate con el presidente, al que colocó el epitafio de «el despoblador». El líder morado recordó en su balance los 10.200 autónomos eliminados, la precariedad laboral, los casos de corrupción o el deterioro de la sanidad, y acusó al PP de «horrendos gestores económicos» por el aumento de la deuda en 1.916 millones sin mejorar los servicios.
Herrera sacó a relucir su ironía para recordarle que ha pasado de un lema inicial que recordaba a Ikea a otro para finalizar la legislatura ‘Ha llegado la primavera’ más cercano a El Corte Inglés. «Céntrese en otra gran superficie de 95.000 kilómetros, que es Castilla y León», aseveró el presidente.
«Hechos y no eslóganes, es como se demuestra que las personas son los primero», concluyó el presidente el único debate con tensión.
El procurador José Sarrión (IU-Equo), en representación del Grupo Mixto, tuvo el «honor» de replicar a la «probablemente la última intervención de Juan Vicente Herrera en el Parlamento». Aunque en su pregunta sobre el balance de legislatura hizo alusión a la corrupción, la degeneración laboral y las deslocalizaciones de empresas, el tono fue amable y deseó «lo mejor» al presidente de la Junta.
«Siempre ha sido muy satisfactorio debatir con su señoría aunque nos separa una gran distancia ideológica», replicó Herrera, que reconoció a Sarrión «al nivel de los grandes portavoces que ha tenido siempre su formación en las Cortes». Aunque desempolvó algunos asuntos de los que ha hecho bandera el procurador de IU durante estos años, insistió en que los debates han sido «siempre con el tono y las formas adecuadas».