Soriana de adopción comprometida con Soria

Ana I. Pérez Marina
-

Profesora en el Conservatorio de Música, hace más de dos décadas que Natalia Slashcheva (PACMA) llegó a Soria procedente de Moscú. Ha estado implicada con entidades protectoras y ahora ha dado el paso a la política

Soriana de adopción comprometida con Soria - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

La mitad de su vida la ha pasado en Soria, donde llegó «por amor» en 1998 procedente de Moscú. Natalia Slashcheva es profesora del Conservatorio de Música Oreste Camarca y también forma parte de la empresa que gestiona el Hotel Tera Termal en Valdeavellano de Tera. Después de más de dos décadas en esta tierra, ha dado un paso al frente en el ámbito político. Eso sí, un paso cauto, aunque con ganas de que su inmersión en esta parcela, poco a poco, vaya creciendo en el seno del Partido Animalista-PACMA. Por estas siglas se presenta como número dos por Soria a las Cortes de Castilla y León y admite: «Llegué un poco tarde, me hubiera gustado estar en el primero». Incluso liderar una candidatura al Ayuntamiento de Soria.
Nacida en septiembre de 1976, en la capital rusa conoció al que después fue su marido, si bien reconoce que antes de esto su idea ya era trasladarse a Europa a estudiar música. Con 22 años llegó a Madrid a cursar estudios superiores de piano, así que durante un tiempo estuvo a caballo entre Madrid y Soria.
En la capital soriana nace la hija de Natalia en 2001 y, una vez que termina la carrera de música en Madrid, en 2006 aprueba la oposición para ser profesora del Conservatorio.
«Para implicarse en un partido político hay que estar muy convencido. Es mucha responsabilidad. Siempre me ha atraído la política, pero tenía 22 años cuando salí de Moscú y entonces la política me interesaba desde la tele y todo me parecía una barbaridad, ahora muchas cosas me lo siguen parenciendo», admite.
sensibilidad. ¿Y por qué en PACMA y no en otra formación? Lo tiene muy claro y es que desde niña ha sido «muy sensible» con los animales, al igual que lo ha sido su entorno familiar. De hecho, Natalia Slashcheva ha participado activamente, tanto en Moscú como en Soria, en protectoras de animales. Ahora tiene en casa seis perros y trece gatos.
A través de internet y de las redes sociales tuvo conocimiento de la campaña de PACMA para sumar afiliados y le pareció que fue el momento de hacerlo. «Creo que si PACMA todavía no tiene tantos votantes es porque muchos no han cumplido 18 años, porque hay mucha gente con mucha sensibilidad. La sociedad evoluciona», reflexiona.
En seguida, desde el partido le propusieron que se ocupara de la parte burocrática de las candidaturas y ella misma se ofreció, le hacía «ilusión», para entrar en las listas. Así es como, finalmente, ocupó el segundo puesto de la papeleta de PACMA por Soria a las Comunidad autónoma, que lidera Esther Bonet, «más formada políticamente», pero que no tiene vinculación con Soria.
«Aunque Soria sea muy taurina, ¡no pasa nada! ¡Si todos pensamos diferente! San Juan como fiesta me parece fantástica. Lógicamente, soy antitaurina y punto. Considero que no debemos implicar a los animales para nada en las fiestas», asegura rotunda la candidata de PACMA.
Cuenta que su hija está en la Banda Municipal de Música, «vive las fiestas de corazón y se siente muy soriana», pero en el momento de salir a la plaza de toros a tocar pide no hacerlo y da la vuelta «porque duele». «No es cultural, porque mi exmarido no es taurino ni es cazador y es soriano de pura cepa», apunta.
Por todo ello, Natalia Slashcheva estima que la evolución de la sociedad respecto a la participación de animales en espectáculos y festejos es «evidente», aunque añade que «Castilla está muy arraigada a sus tradiciones y raíces» por lo que se le antoja más complejo que este tipo de tradiciones vayan a menos a corto o medio plazo. «Estamos viendo que hay cantidad de gente que piensa más lo antiguo, sobre todo del mundo rural». Este panorama no es óbice para que algún día se cumpla su «sueño» de que no se haga daño a los animales y que se erradique la «crueldad» con las especies animales. «Es una batalla muy difícil», asume.
Su entorno más próximo no se ha sorprendido de su decisión de trabajar desde las filas de PACMA. «Mi madre, por ejemplo, cree que es normal que lo haya hecho y mis amigos ya me conocen, me gusta reinvidicar, hablar, sensibilizar. Conozco Soria perfectamente, llevo media vida viviendo aquí», indica.
Natalia Slashcheva reconoce que cuando el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) suspendió cautelarmente la actividad cinegética en la Comunidad «hubo un momento de alegría». Así, no acepta el «exterminio por diversión» y apela a ejemplos de autorregulación de las especies como en Chernobyl, donde lobos, osos, ciervos y caballos se han reproducido sin injerencias humanas desde el desastre nuclear de 1986. «Los invasores somos nosotros. La vida se adapta a todo», resume.