scorecardresearch

La teleasistencia avanzada crece un 20 por ciento en un año

SPC
-

La consejera Isabel Blanco presenta un proyecto «innovador y pionero» con un «seguimiento proactivo y nuevos dispositivos modernos» que se desplegará en toda la Comunidad de la mano de Cruz Roja

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, y el presidente autonómico de Cruz Roja, José Varela, junto a los dispositivos tecnológicos. - Foto: Carlos S. Campillo (Ical)

La capital leonesa acogió ayer la ‘puesta de largo’ del nuevo servicio de teleasistencia avanzada, que se desplegará de la mano de Cruz Roja y que contará con «más servicios y nuevas tecnologías para mejorar la calidad de la atención domiciliaria» y beneficiará a 36.000 usuarios.

El servicio de teleasistencia de Castilla y León incrementó durante el último año, desde agosto de 2020 hasta ahora, un 20 por ciento sus usuarios, según aseguró la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco.

La consejera definió el nuevo proyecto como «innovador y pionero» y afirmó que convierte a Castilla y León en la primera comunidad que regula la teleasistencia avanzada, después de que a finales de 2020 se iniciase un proyecto de gratuidad de la teleasistencia para todos los ciudadanos que lo soliciten.

Blanco hizo un llamamiento a personas dependientes y mayores de 80 años para poder seguir incrementando la prestación de un servicio «moderno y que incorpora nuevas prestaciones, así como un seguimiento proactivo de los cuidadores y nuevos dispositivos modernos» en un «salto de la teleasistencia clásica a toda la aparatología moderna».

Además, entre las novedades, la responsable autonómica de los servicios sociales destacó «el seguimiento proactivo de los usuarios, trabajadores y todos los que se tienen que beneficiar» y que en su objetivo inicial son los 36.000 usuarios de teleasistencia, con la esperanza de que «se vaya aumentando paulatinamente para llegar al mayor número de personas posible».

Para prestar este servicio, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades firmó un contrato con Cruz Roja que entró en vigor el pasado 1 de agosto, de manera que en estos momentos «se están incorporando los usuarios de trece de las entidades locales que cuentan con el servicio y que ya tenían los contratos de teleasistencia caducados», lo que supone unos 11.500 usuarios, a los que irán incorporando el resto de las once entidades locales en cuanto finalicen los contratos.

Este contrato, según aseguró Isabel Blanco, se trata del «primero de España que es para toda una comunidad» y que pretende que «todos los castellanos y leoneses reciban el mismo servicio y prestaciones independientemente de donde vivan».

Dentro de este nuevo modelo de teleasistencia avanzada, la consejera presentó la imagen de Cruz Roja con dicho servicio, ente lo que se encuentra los nuevos vehículos, chalecos o mensajes.

Blanco se mostró «muy contenta» de la colaboración con Cruz Roja, a la que definió como «amplia y muy intensa» con una dotación económica de 9,5 millones «en todas las áreas, de inclusión, infancia y mayores», que ahora se ve implementada con el contrato de teleasistencia avanzada, presupuestado inicialmente en cinco millones, aunque «se irá ampliando en función de las necesidades».

Por su parte, el presidente de Cruz Roja en Castilla y León, José Varela, consideró que la mejora en la prestación de la teleasistencia «será muy bueno para el reto demográfico» en una Comunidad con muchas personas mayores, así como para «combatir la soledad».

Varela recordó que «Castilla y León ha sido siempre pionera en todo lo relacionado con los servicios sociales» utilizando para ello «la tecnología más avanzada», para lo que «la teleasistencia es un reto y referente para otras administraciones».

Digitalización.

Por ello, la nueva teleasistencia avanzada se articula mediante comunicaciones automáticas a través de dispositivos tecnológicos, como los diseñados para la detección de fuego y humo, de gas y monóxido de carbono, de fuga de agua, de situaciones de riesgo y emergencia fuera del domicilio o para la dispensación controlada de medicación, según informa Ical.

A ello se añaden las unidades móviles para la atención personal a caídas y otras emergencias sociales, que Cruz Roja desplegará para garantizar la asistencia en domicilio las 24 horas del día los siete días de la semana, compuestas por número de vehículos y personal suficientes para garantizar la presencia en el domicilio en un tiempo no superior a 30 minutos desde la recepción de la llamada en el centro de atención.