Castilla y León es fiel a la remolacha

SPC
-
Un campo sembrado de remolacha en la provincia de León. - Foto: Peio García (Ical)

Azucarera logra contratar suficiente superficie para mantener sus tres fábricas abiertas, aunque hay un trasvase de 3.574 hectáreas a Acor

Los agricultores castellanos y leoneses son fieles a la remolacha. Así se desprende de las cifras de contratación ya cerradas para la próxima campaña y que revelan que la superficie apenas ha caído en más de 500 hectáreas pese a los malos augurios de las organizaciones profesionales que advertían del abandono del cultivo tras el anuncio de AB Azucarera, filial de British Sugar, de reducir el precio.
Lo que es evidente es el trasvase de hectáreas que se ha producido a Acor, que ha contratado para esta campaña 13.967 hectáreas de remolacha, lo que supone un incremento de un 34 por ciento más con respecto al año pasado, cuando se alcanzaron las 10.393 hectáreas, como confirmaron fuentes de la cooperativa.
En el caso de Azucarera, su directora del Área Agrícola, Salomé Santos, explicó que tienen prácticamente cerrada la campaña con unas 3.100 hectáreas en Toro (Zamora), números parecidos en Miranda de Ebro (Burgos), mientras en La Bañeza (León), «la única que falta por cerrar», se mueven en torno a las 3.700 y las 4.000. Con esta cifras, que entran dentro de las previsiones que manejaban, se garantizan la apertura de las tres plantas que tienen en Castilla y León.
Azucarera anunció el pasado 4 de diciembre su decisión de reducir el precio a 26 euros por tonelada, unos seis euros menos de lo que los agricultores recibieron en la última campaña, al que se añadirán las ayudas comunitarias regionales aplicables y un complemento vinculado al precio del azúcar que se negociará con las organizaciones agrarias. «Sabíamos que todos los cambios siempre tienen un periodo de transición, de incertidumbre, de dudas y que eso iba a tener lógicamente un impacto en la superficie de este año, por eso son cifras que para nosotros son razonables», aseguró Santos.
También se refirió a la situación en otros países europeos donde ya se ha anunciado el cierre de fábricas y «eso da una magnitud clara de la crisis que hemos pasado estos años y de lo justificada que estaba la medida que nosotros hemos tenido que adoptar».
Por su parte, para el nuevo director general de Acor, José Luis Domínguez, las cifras demuestran el respaldo de los agricultores remolacheros al trabajo de la cooperativa y «suponen un estímulo para seguir trabajando por un cultivo imprescindible en Castilla y León». «Creemos en la rentabilidad de un cultivo que es fundamental en la rotación de nuestros agricultores que, como vemos, siguen apostando por la remolacha», recalcó.
Con los datos actuales, las provincias de Valladolid, Ávila, Palencia y Burgos, por este orden, son las que concentran mayor número de hectáreas, no obstante la cooperativa recibe remolacha de toda Castilla y León. Desde el servicio agronómico de Acor apuntaron que el cien por cien de la superficie de remolacha ya se encuentra sembrada, aunque en diferentes estados de desarrollo debido a las diferentes condiciones meteorológicas. Las siembras tempranas se encuentran, en general, en un estado vegetativo adecuado, si bien en determinadas zonas del sur de Valladolid y Segovia se han producido fuertes heladas por lo que ha habido que realizar resiembras.