Año Nuevo de fiesta, pero no para todos

Blanca Lafuente
-

Policía, Bomberos, barrenderos, camareros, cocineros... no son pocos los colectivos profesionales que tienen que hacer frente a una jornada de trabajo en Nochevieja y Año Nuevo, días que además resultan especialmente intensos

Año Nuevo de fiesta, pero no para todos

No todo el mundo tiene la fortuna de descansar y celebrar el Año Nuevo con la familia, y es que muchos colectivos profesionales no descansan ni siquiera en este 1 de enero, de hecho, muchos de ellos se encuentran con una jornada especialmente movida, como es el caso de la Policía Nacional o de los Bomberos.

Desde la Policía Nacional, el responsable del turno de Año Nuevo muestra resignación ante el hecho de tener que trabajar en un día como este. Asegura que al principio es difícil, se echa de menos a la familia, pero con el tiempo se asume que es un servicio que hay que ofrecer al ciudadano las 24 horas los 365 días del año. Similar visión comparten los bomberos, que asumen que su trabajo conlleva estos sacrificios. Además, no solo resulta especialmente complicado afrontar una jornada de trabajo cuando todo el mundo se encuentra de fiesta, también resulta que se trata de una época en la que no falta actividad. Desde Policía Nacional el turno de Año Nuevo ha recogido el testigo del turno de Nochevieja, que vivió una noche intensa especialmente a raíz de una pelea en la que el subinspector de Policía se enfrentó a una agresión. Por la mañana, personas visiblemente afectadas por el alcohol se acercaban a interponer denuncias en la comisaría.

Por su parte, también los Bomberos comenzaban con fuerza el turno, apagando dos conatos de incendio en dos contenedores en la avenida Duques de Soria.

Año Nuevo de fiesta, pero no para todosAño Nuevo de fiesta, pero no para todos

Otros colectivos que trabajan con intensidad en estos días son los del ámbito de la hostelería, camareros y cocineros se hacen cargo de que el resto de población disfrute de una jornada festiva familiar cuando sale a tomar algo o a comer fuera. Desde el bar Capote, la cocinera lamenta no poder vivir ella también el día con su familia y siente que muchas veces la clientela no empatiza con la situación de aquellos que se encuentran detrás de la barra, aunque asegura que ama su trabajo y lo disfruta y días como hoy se hacen más llevaderos gracias a la compañía y apoyo mutuo de sus compañeros de trabajo.

Periodistas, taxistas, personal de gasolineras, de hospitales o de limpieza de calles, son numerosos los colectivos que en días como hoy deben renunciar al descanso y afrontar el día como un laborable más, al servicio de aquellos que hoy sí pueden disfrutarlo. 

Más fotos:

Año Nuevo de fiesta, pero no para todos
Año Nuevo de fiesta, pero no para todos
Año Nuevo de fiesta, pero no para todos
Año Nuevo de fiesta, pero no para todos