Atardeceres de jazz

Javier Villahizán (SPC)
-

España se convertirá en las próximas semanas en un hervidero de melodías envolventes, de voces llenas de matices y de sugerentes ritmos afroamericanos de la mano de autores tan reconocidos como Diana Krall, Chick Corea y Martirio

Atardeceres de jazz

No hace falta ser negro y del profundo sur estadounidense para sentir, pensar y amar el jazz. Este género originario de una mezcla de ragtime, blues y espirituales es mucho más que límites geográficos y texturas musicales. Se trata de emoción y de placer por la música, por el saxofón, por el contrabajo, por la trompeta, por el clarinete y por el piano, y sobre todo por la voz, por una voz potente, fuerte y clara que llegue al estómago y también al corazón.
San Sebastián, Vitoria o San Javier no son Nueva Orleans, Savannah o Charlotte, pero aportan su granito de arena a un estilo que cala cada vez más entre un público heterogeneo y deseoso de buena música.
Además, España se convierte cada verano en un hervidero de melodías jazzísticas que hace las delicias de los expertos en este género y de aquellos que se acercan por primera vez a un estilo que no deja indiferente a nadie. 
Junto a los festivales nacionales ya citados, destacan también el de Getxo, que tuvo lugar esta semana; el de Ezcaray, en La Rioja; el Terral, en Málaga; y el Jazz&Mas de Canarias. Pero hay muchos más en numerosos puntos geográficos de toda España: el Mar de Músicas de Cartagena, el de Valencia, el San Miguel MasiMas de Barcelona, o el Festival de Palencia, que a pesar de su juventud planta cara a los grandes en el mes de noviembre.
El jazz ha evolucionado mucho desde aquellos primeros compases de finales del siglo XIX realizados por los esclavos de las plantaciones de índigo de Nueva Orleans y procedentes de África y del Caribe.
Con casi siglo y medio de vida, el género ha experimentado numerosas variaciones, ha incorporado nuevos elementos y ha añadido otros ritmos. Ahora se habla de estilo Bebop -Charlie Parker, Dizzy Gillespie, Gene Krupa, Thelonius Monk-, con una interpretación rápida de las notas; Cool -Miles Davis, Lester Young-, de ritmo lento y vibrante; Hard bop -Art Blakey, Horace Silver-, estilo que otorga una gran importancia a la batería; Free jazz -Don Cherry, John Coltrane, Ornette Coleman-, basado en la improvisación libre, sin patrones armónicos ni rítmicos; y Jazz-rock  -Chick Corea, John MacLaughlin-, con elementos electrónicos.   
Una de las épocas más gloriosas del jazz fue la década de 1920, cuando la trompeta de Louis Armstrong y el saxofón de Sydney Bechet renovaron el estilo de las piezas e impulsaron el énfasis de la improvisación solista. Ya a finales de este período el centro jazzístico por excelencia se situó en Nueva York, específicamente en el barrio negro de Harlem. Fue entonces cuando comenzaron a desarrollarse las primeras jam sessions. 
Hoy en día, el jazz y sus numerosos festivales rinden homenaje a una música rica en matices y sentimientos que honra aquella historia y cultura negra que nació a orillas del Misisipi.  

 

San Javier

Esta localidad murciana ofrece en su XXII edición un mes completo de jazz hasta el próximo 27 de julio. Este verano despliegan su sugestivo estilo y guiño hacia nuestro país el pianista Chick Corea y su Spanish Heart Band (25 de julio). También estará el próximo 21 el legendario contrabajista Ron Carter con su Foursight Quarter. 

 

San Sebastián

El festival donostiarra alcanza su 54 edición, una cifra que le convierte en uno de los decanos europeos y el más antiguo de España. En los últimos años son tres los principios que vertebran este encuentro, como son la atención a las jóvenes promesas, respeto a las leyendas del jazz y oportunidades para los músicos locales, a los que se ha añadido la presencia cada vez más activa de las mujeres.
Este año, el desembarco es potente, con cabezas de cartel como Diana Krall (27 de julio), Joan Baez (24 de julio), Silvia Pérez Cruz (28), Neneh Cherry (26) y Martirio (también el 26 de julio).
El festival, igualmente, se adentra en nuevas apuestas musicales con el bajista Moppa Elliott, que tocará franqueado por la Unespeakeable Garbage, en el Teatro Victoria Eugenia el próximo 25.

 

Vitoria

El encuentro vitoriano, que celebra su edición número 43, reunirá del 15 al 20 de julio a la nueva ola jazzística, es decir, aquellos nombres que están llamados a renovar el género en los próximos años. Sobresalen Kamasi Washington, que cierra el ciclo de conciertos el último día del festival.
También destacan el bateria y compositor Makaya McCraven (20 de julio), la saxofonista Nubya García (17) y el trompetista Ambrose Akinmusire (20 de julio).

 

Ezcaray

A pesar de su bajo presupuesto, cuenta con apenas 12.000 euros, los organizadores de este festival preparan un cartel bastante atractivo para sus tres días de fiesta, del 12 al 14 de julio.
Sobresale en esta edición, que hace la número 23, el guitarrista francés Roman Pilon (12 de julio), con cinco discos en solitario, quien estará acompañado del pianista Pierre de Bethmann. También destaca Seamus Blake Trío (día 13), en cuya banda está el contranajista Jesper Bodilsen.

 

Valencia

Por primera vez, el festival valenciano se prolongará todo el verano y contará con cuatro escenarios más que el año anterior, sumando un total de 15.
La organización ha buscado ofrecer una programación marcada por la variedad y la calidad, con una amplia representación de géneros, como el jazz ortodoxo de Kenny Barron (7 de julio); la presencia de grandes voces como Bobby McFerrin (10 de julio); y el jazz contemporáneo de Abe Rábade y la Orquesta de Valencia (día 12).