30 años de un siglo pasado: 1919-1930

Redacción
-

El Numantino abre la exposición con el objetivo de mostrar el contexto social, económico, urbano de Soria en el momento dilatado de la creación del Museo Numantino, su construcción, su inauguración y su inicial consolidación como institución cultural

30 años de un siglo pasado: 1919-1930 - Foto: Javier Ródenas Pipó

El Museo Numantino abrió la exposición el 16 de julio con el objetivo de mostrar el contexto social, económico, urbano de la provincia y la ciudad de Soria, en el momento dilatado de la creación del Museo Numantino, su construcción, su inauguración y su inicial consolidación como Institución Cultural.
Las imágenes confirman que la construcción del Museo Numantino fue un proyecto social pero posible gracias a un mecenazgo absolutamente generoso, el de R. Benito Aceña, el acierto de un arquitecto, M. Aníbal Álvarez, la alta cualificación de su primer director B. Taracena Aguirre, y la idea, el proyecto, de un grupo de intelectuales sorianos que canalizó una demanda social y una necesidad real de dar un marco adecuado a la memoria histórica soriana.
El 18 de septiembre de 1919 se inauguró el Museo Numantino con la presencia del rey Alfonso XIII. Era la culminación de un largo proceso colectivo, social y cultural que había nacido con la recuperación activa de la memoria de Numancia en el momento en que Saavedra practicó las primeras excavaciones que podemos considerar arqueológicas, en el cerro de La Muela en Garray. Vinieron después el equipo alemán dirigido por A. Schulten que incorporó al escenario numantino el descubrimiento y conocimiento de los importantes campamentos romanos y muy poco después la Comisión de excavaciones arqueológicas de Numancia. Pero la expectativa social superaba el importante objetivo científico. Enraizada a lo largo del tiempo, Numancia era un patrimonio colectivo del país que afloraba en momentos decisivos de su historia con significados cambiantes, evolucionados, polisémicos, sobre la base de una esencia inalterable del mito. Con fuerza lo hizo a finales del siglo XIX y principios de siglo  XX por razones, una vez más, políticas y sociales.
El momento histórico en que nace la idea del Museo Numantino, se construye y abre al público es sorprendente: Soria, incluida la ciudad, era eminentemente rural, una pequeña industria incipiente apuntaba a otro tiempo nuevo que tímido no se desarrollaría con fuerza. Se comienzan a construir escuelas rurales, con el objetivo explícito de mejorar la educación del país.
Reina Alfonso XIII en un tiempo que prolonga las incertidumbres del pasado. Los poderosos de la provincia son aquellos que poseen mayor riqueza. En el campo, los agricultores y ganaderos, pequeños propietarios o arrendatarios, viven sin apenas variaciones, como desde hacía siglos. La burguesía es poco numerosa y no tiene el ímpetu que tendrá en otras provincias.  
La exposición muestra a través de un número elevado de fotografías Soria y su provincia. La selección de imágenes atendió a espacios públicos, arquitecturas, y habitantes de la provincia para mostrar el contexto en que nació el Museo. 
espacios reconocibles. Algunos espacios y arquitecturas se perdieron, otros se han transformado gravemente, algunos aún pueden ser reconocidos. Los pueblos de la provincia entonces estaban habitados: se nacía y moría en ellos; el trabajo era fundamentalmente agrícola y ganadero, con algunas variantes dependiendo de las áreas geográficas. Se celebraban bodas, romerías… siguiendo el ciclo de la vida. Los espacios públicos reunían y en ellos la vida era social, la casa albergaba, protegía, cobijaba.  El atuendo era el tradicional según el trabajo o la fiesta. En la ciudad podía apreciarse más claramente diferencia social en base a la riqueza y por tanto también al acceso a la educación.
Pese al convulso periodo político, nacional y europeo, de esos treinta años, se produjeron en Soria mejoras significativas: el ferrocarril, gracias también a R. Benito Aceña, el inicio de las obras del pantano, la construcción de escuelas y la mejora en los índices de alfabetización.
Culturalmente Soria vive un periodo de gran interés: Se practican excavaciones arqueológicas en Torralba y Ambrona, después Numancia, y aun después importantes yacimientos celtibéricos y otros romanos como Uxama, Tiermes… Machado es profesor y más tarde que el llegara Gerardo Diego. Mariano Granados, Gervasio Manrique, Blas Taracena, José Tudela… crean y participan de un clima cultural de enorme vitalidad.
Las fotografías proceden del Archivo Histórico Provincial de Soria, en su mayoría, el Museo Sorolla y otras han sido cedidas por  T. Pérez Frías de su colección particular. Algunas proceden del Archivo del Museo Numantino. 
Soria carecía de un Museo que hubiera nacido al amparo de la desamortización, origen que se halla en muchos Museos provinciales de país. Y Numancia necesitaba un Museo que albergara los objetos recuperados en las excavaciones. Estos comenzaron a depositarse en la casa de Numancia construida para apoyo de las excavaciones, después en la casa del alcalde de Garray y, cuando allí no cupieron, en salas prestadas en la Diputación Provincial para tal fin. Pero resultó insuficiente por espacio y, sobre todo, se sentía que Numancia requería de la monumentalidad de un Museo.
La exposición sugiere un recorrido lento en que apreciar las imágenes y reconocer en ellas el pasado tan próximo, e incluso, la visita de repetición en que buscar en cada ocasión lo escondido o recordado.