SIN RED

Loli Escribano

Periodista


La preguntita

Uno de los portavoces de la Soria ¡Ya!, Fernando Arévalo, seguramente sin pretenderlo, dejó en evidencia a Pedro Sánchez. Le preguntó si sabía cuántos habitantes tiene Soria y no, no sabía. No tendría mayor importancia si no fuera porque el presidente del Gobierno, como Fernando Arévalo, estaban en una reunión con diversos colectivos de la España vaciada para abordar el problema de la despoblación. Es básico. Si vas a hablar de despoblación, qué menos que saber cuántos viven en los territorios vaciados. ¿Cómo sabe Sánchez que es un problema si no tiene ni idea de cuántos hemos podido quedarnos a vivir en Soria o en Teruel o en Zamora? Confío en que para el resto de problemas de este país esté más documentado y asesorado. Seguro que sí. Pero más llamativo que la no respuesta sanchista, me resulta la preguntita de Arévalo. Estoy casi segura de que no iba a pillar. Le conozco un poco. Pero fue fantástica. Así tan cortita, tan aparentemente simple: ¿sabe usted cuántos habitantes tiene Soria? La preguntita de Fernando resume muchas cosas. Lo primero que es un gran portavoz de la Plataforma y de los sorianos en general. No le hizo falta soltar un speech para mostrar la problemática que nos acecha y que empeora cada día que pasa. No necesitó repetir que solo tenemos una autovía completa hasta Madrid. Que tenemos desde hace nada algunos trocicos hasta El Burgo de Osma. Ni un kilómetro a Zaragoza ni a Logroño ni a Burgos. No le hizo falta insistir en que solo podemos ir en tren a Madrid y de qué manera. Que nuestros jóvenes apenas tienen opciones de estudiar una carrera universitaria con el consecuente gasto de los padres. Es una de las cosas prioritarias que exigiría al Gobierno: nada de becas, subvenciones en mayúsculas para los padres cuyos hijos se ven obligados a estudiar fuera de Soria carreras tan habituales como medicina, veterinaria, derecho, arquitectura. ¿Sabe Pedro Sánchez que a los padres sorianos un hijo universitario le sale a más de mil euros al mes? 

La preguntita también demostró que el portavoz soriano es reivindicativo. Yo imagino que muchos ciudadanos cuando se ven frente a un mandatario de la talla de un Presidente de Gobierno se pueden sentir chiquitos, puede que encojan por momentos y que el discurso que llevaran preparado, más o menos crítico o reivindicativo, se quedara en un sobeteo de espaldas. Somos así. La preguntita evidenció que de complejos, nada y que la Plataforma Soria Ya no se amilana. Que su portavoz, Fernando Arévalo, supo estar a la altura. Ojalá no haga falta volver a chequear el grado de conocimiento de nuestro Presidente, porque significará que el problema de la despoblación está resolviéndose. 


Las más vistas

Opinión

Negro, varón y joven

Aunque los inmigrantes hace más de veinte años que conviven con la población soriana, el racismo y la desconfianza hacia los que no son autóctonos están a la orden del día