CRÓNICA POLÍTICA

Charo Zarzalejos

Periodista


El ultimátum de Sánchez

Todo tiene una primera vez y es ahora cuando estamos asistiendo por primera vez a unas extrañas negociaciones para lograr la investidura que se dirimen en entrevistas a los protagonistas principales de lo que no deja de ser un espectáculo más que lamentable. 
Ayer el Presidente en funciones, en entrevista en La Sexta, se quedó solo. No dejó margen a la interpretación: el escollo para salir airoso de la investidura es Pablo Iglesias al que ni por asomo quiere ver sentado en el Consejo de Ministros. Habló el presidente de la oferta de un Gobierno de coalición personas de Unidas Podemos, extremo este que Pablo Iglesias prácticamente negó en la correspondiente entrevista en la citada cadena. 
También ayer, el desaliento cundía en los sectores de izquierda. Copromís va a votar afirmativamente, ERC, junto con Bildu, con toda probabilidad se abstendrá pero si ven algo riesgo, votaran a favor de la investidura porque para ellos lo esencial, lo principal, es que no gobierne la derecha. Esta circunstancia es argumento bastante para que ERC y Bildu no dejen colgado a Sánchez. El PNV, por supuesto que no va a poner palos en la rueda y Revilla fue el primero en anunciar su apoyo al Presidente ahora en funciones. 
Por este lado, que resulta también imprescindible, no hay problema. El problema es Unidas Podemos con la paradoja de que es el socio preferente desde el minuto pero resulta que su líder no puede estar en el Gobierno porque, entre otras cosas, habla de presos políticos, exactamente igual que Ada Colau que cogobierna Barcelona con el socialista Collboni. No es lo mismo un Ayuntamiento que el Gobierno de la nación, es verdad, pero no es menos cierto que todo suma. Y esto lo saben bien los socialistas que allí donde han podido han pactado no solo con Podemos, sino con los independentistas. Cataluña es buena prueba de ello. 
Con 123 escaños sobre 350 no se puede despreciar ni un solo voto y es responsabilidad del candidato propuesto por el Rey procurarse esos apoyos. ¿Es creíble que el problema de fondo sea la presencia de Iglesias en el Gobierno?. ¿Alguien cree que si se llega a formar ese gobierno de coalición, sin Iglesias, los miembros de Podemos van a dejar de pensar que en España hay presos políticos?. ¿Es imaginable que si hay una sentencia dura, los socios de los socialistas en ayuntamientos catalanes van a estar quietos callados?. ¿Cómo se puede desconfiar del líder del partido al que al mismo tiempo ofreces entrar en el Ejecutivo?. 
Realmente, hay situaciones que tienen difícil explicación pero Sánchez ha estado avispado y ha dado un ultimátum: coalición ahora o nunca, de manera que ha metido a Iglesias en un callejón de difícil salida. 
En cualquier caso, todo lo dicho ayer por el Presidente en funciones sirve también, de manera perfecta, como argumentario electoral. Todos serán responsables de la inestabilidad si unos no apoyan y otros -PP y Ciudadanos- no se abstienen. ¿Puede el PP abstenerse cuando el candidato reitera que Unidas Podemos es su socio preferente?. ¿Ha ofrecido Sánchez algo concreto a Pablo Casado con lo que este pudiera justificar una abstención ante su electorado y la propia opinión pública?. 
El proceso de negociación que podría culminar un minuto antes de la votación de investidura ha sido, está siendo realmente llamativo y sorprendente y lo mas curioso de todo es que el discurso de investidura podría ser el primer discurso oficioso de unas elecciones anticipadas. Ayer, en el PSOE, algunos olían urnas. Veremos. 


Las más vistas

Opinión

A las seis en el árbol de la música

Los pupilos que han correteado la Dehesa bajo su atenta mirada tienen en Ramón  a un gran entrenador, pero también a un referente en valores, en principios y en conceptos vitales

Opinión

Nos quieren 'tumVAR'

¿Por qué una entrada que lesiona a Nacho hace unas cuantas jornadas se resuelve con amarilla sin revisión y una entrada de Escassi o Curro se revisa y los expulsan?