Lucio, un 'free tour' en la iglesia de Caltojar

Henar Macho
-

Lucio Ayuso, de 82 años, abre desde hace más de dosdécadas la iglesia de San Miguel Arcángel a todos los visitantes y colabora con el párroco, Guillermo Capilla

Lucio, un 'free tour' en la iglesia de Caltojar - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

GALERÍA

Un guía ilustre para el templo

Cualquier día y a cualquier hora. Lucio Ayuso siempre está pendiente de los turistas que se acercan hasta Caltojar, a los que abre gustoso las puertas de su apreciada iglesia románica de San Miguel Arcángel (S. XIII). El papel de vecinos como él en pequeñas poblaciones de la comarca es, sin duda, reconocido y valorado por el pueblo y la diócesis de Osma-Soria. A sus 82 años y como si de un guía profesional se tratase, este vecino muestra la riqueza patrimonial del pueblo que le acogió con apenas 18 años.
En un día de verano podemos encontrarle leyendo el periódico junto a la puerta de su casa, privilegiadamente ubicada cerca de la iglesia, o cuidando de sus gallinas. Si un grupo de personas repara en la iglesia, Lucio acude a atenderles sin demora: «Pues si quieren ahora mismo bajo a abrir la iglesia, esperadme cinco minutos». El Día de Soria acompaña a Lucio en la visita. La llave parece no querer abrir la puerta. «Ya se ha enterado el señor cura de que vamos a entrar», comenta bromeando y despertando las sonrisas de los invitados, como hace durante todo el recorrido entre chascarrillos y anécdotas. «Me gusta enseñar, lo primero, el púlpito», remarca. Mientras habla, marca los pasos con su inseparable bastón sobre la tarima «de madera de sabina y enebro, la mejor madera que hay», comenta orgulloso. Muestra a los niños cómo el pie del altar mayor es el de San Isidro y está decorado con los aperos de los labradores del campo que él conoce bien, al contrario que los pequeños. Y así, continúa con los altares, las marcas de cantero, las bóvedas... Hace hincapié Lucio en la festividad de la Virgen del Pilar, cuando «se va en procesión a una ermita [de la Soledad] que tenemos a 500 metros, y viene un grupo de dulzaineros de Aranda a tocar un jota y se baila hacia atrás para la Virgen». Lucio ha bailado a la Virgen durante 54 años y enseñó a los niños del pueblo, que por entonces «eran muchos, cien más los de párvulos», menciona nostálgico. «¡Vaya!» exclama una de las mujeres del grupo de viajeros que regresas a Castellón desde Cantabria y que han hecho parada en el pueblo. «¿A que os gusta?», les interpela satisfecho Lucio porque está seguro de que la respuesta será afirmativa. «Hemos tenido mucha suerte de verla, no lo esperábamos», comenta otra de las turistas. La pequeña Paula le entrega una donación voluntaria a Lucio. «Esto para el señor cura», agradece Lucio, quien habla maravillas del párroco Guillermo Capilla: «Lleva diez pueblos pero para él su pueblo es este, aquí cantó su primera misa». 
LABORComplementaria. El aludido sacerdote guarda también para Lucio sinceras palabras de cariño porque, codo con codo, y también junto a la mujer de Lucio, Cruz, han puesto en valor la iglesia de San Miguel. Recuerda especialmente la infraestructura turística que pusieron en marcha para las Edades del Hombre hace once años. «Tenía la iglesia explicada en inglés y castellano y cuando yo no estaba, les decía cómo poner la megafonía y la gente quedaba encantada». Ahora, cuando Capilla no está en el pueblo -acude jueves y domingos-, Lucio abre la iglesia «de manera altruista» a los turistas, sobre todo españoles, que llegan en caravanas, bicicletas, excursiones... muchas veces de paso en ruta por Berlanga de Duero, las atalayas islámicas de Bordecorex y la ermita de San Baudelio. «Hace una gran labor enseñando lo que hay, en otros pueblos cercanos si está el sacerdote se puede ver, si no, no», ensalza el alcalde de Caltojar, Juan Carlos Egido. El regidor de Berlanga, Jesús Barcones, también valora la figura de personas como Lucio: «A fin de cuentas son los que quedan de diario y van preservando el patrimonio y son personas de las que más se acuerdan de las cosas del pueblo». Desde la diócesis Osma-Soria, el Delegado de Patrimonio, Rubén Tejedor, alaba la labor «encomiable» de personas como Lucio Ayuso: «Un poco una tarea complementaria a la que poco a poco estamos intentando ofrecer de una manera más profesional, pero hay algunos pueblecitos que son realmente pequeños, que no pueden tener durante tres meses a alguien fijo para que abra la iglesia. El programa de verano del Obispado mantiene abiertas hasta septiembre, en horario de mañana y tarde, 25 iglesias y ermitas por toda la provincia, 15 del románico sur de la provincia, como es el caso de la de la Asunción de Nuestra Señora de Morón de Almazán o de San Miguel de Almazán.


Más fotos:

Lucio, un 'free tour' en la iglesia de Caltojar
Lucio, un 'free tour' en la iglesia de Caltojar - Foto: Eugenio Gutierrez M
Lucio, un 'free tour' en la iglesia de Caltojar
Lucio, un 'free tour' en la iglesia de Caltojar