"La respiración es la herramienta más potente del mundo"

María Albilla (SPC)
-

Para Verónica Blume, en la práctica de yoga todo son ventajas, ya que «endulza la vida y nos devuelve al centro personal que está en nuestro interior y tantas veces buscamos en el exterior», explica

"La respiración es la herramienta más potente del mundo"

De la moda al yoga solo hay un paso y ya hace muchos años que Verónica Blume lo dio. A través de esta disciplina consiguió cambiar su relación con el mundo y tras años dando clases ahora participa en un proyecto pionero, Diana, una skill de meditación y mindfulness de voz en castellano guiada por expertos. El Grupo Planeta, con el apoyo de Amazon Alexa, ha lanzado este proyecto que se puede disfrutar a través de los dispositivos de Alexa, o en la aplicación para iOS y Android de Amazon Alexa.

 

Aunque hace un tiempo ya, pasó del mundo trepidante de la moda a la introspección que supone el yoga. ¿Qué le llevó al cambio y, sobre todo, que efecto tuvo?
La profesión de modelo, para mí no es una profesión para una vida entera. A los 25 años, después de 10 años viajando sin parar y llevando un estilo de vida muy inestable, me convertí en madre y empecé a cambiar la percepción que tenía del mundo y de mí. 
El yoga me acompañó en un camino hacia la estabilidad que nace de adentro, me permitió conectar con un lugar interno desde el cual la gestión emocional y la práctica me resultaba más fácil.

 

Participa en el proyecto Diana. ¿Qué beneficios tienen herramientas tecnológicas como esta?
A lo largo de este atípico 2020 hemos visto que la tecnología tiene también un aspecto que une y conecta haciendo posible que podamos tener acceso a diferentes aprendizajes que se adapten a nuestras inquietudes y necesidades. La propuesta que hace Diana es una manera maravillosa de hacer llegar la meditación a muchísima gente, y eso, para mí, es un avance absoluto hacia una mayor conciencia colectiva. En estos momentos es esencial cultivar la calma, la confianza y el equilibrio personal, y me siento muy afortunada de poder formar parte de este estudio de meditación al alcance de todos. 

 

¿Qué o cuánto poder tiene desde su punto de vista la voz para calmar?
Seguir una meditación guiada es una manera de mantener la mente enfocada. Una voz bonita, magnética y suave puede llevarnos a estados internos que seguramente serían menos accesibles que sentarnos a meditar en silencio. Para las personas que están empezando, por ejemplo, es una opción maravillosa cerrar los ojos y dejarse llevar por la voz de un experto durante la meditación. 

 

Hace años que se dedica a impartir clases y talleres de yoga. ¿Por qué lo recomienda?
La lista de beneficios es infinita. He visto transformaciones increíbles que han venido con la práctica regular de yoga en mí misma y en mis alumnos. El yoga trabaja sobre el cuerpo y sobre la mente, uniendo los dos con el aspecto más espiritual de quien somos. Resumiendo, mejora la calidad de la vida, aumenta la conciencia, el respeto y la relación con uno mismo y con los demás. El cuerpo se oxigena, se relaja, se tonifica y se flexibiliza. La mente aprende a enfocarse y a mantenerse presente. 
El yoga endulza la vida y nos devuelve al centro personal que está en nuestro interior y tantas veces buscamos en el exterior.

 

Yo creo que es importante enfatizar que el yoga es mucho más que postureo para Instagram, ¿no cree?
¡Sí, por favor! Se ha puesto muy de moda la estética del yoga. Es verdad que las posturas son preciosas, pero esa es la última de las finalidades de quien lo practica con continuidad. Cuando practicamos con dedicación, aprendemos a reconocer si estamos practicando desde el ego que quiere alcanzar la perfección estética. Normalmente es la propia práctica la que se encarga de empezar a desmontar ese ego, práctica a práctica, poco a poco, para desvelar otra realidad. 

 

A veces respirar se convierte en algo tan complicado…
Siempre me ha llamado la atención que la respiración suele ser la parte que más cuesta a los que se inician en yoga. Es curioso porque respiramos desde el momento que nacemos hasta el momento que morimos, es una acción involuntaria e inconsciente del cuerpo. En el momento que observamos la respiración a través del yoga nos solemos sorprender mucho.
Cuando estamos alterados, nuestra respiración es más superficial. La mente influye sobre la respiración y al revés. Aprendiendo a escuchar y modificar la respiración podemos modificar nuestro estado mental en cualquier momento. 
Para mí la respiración es la herramienta más potente del mundo del yoga. Si tuviera que quedarme con una, sin duda sería la más sencilla, la que ya aprendí al nacer … y sigue intrigándome y regalándome grandes aprendizajes a día de hoy.

 

¿Y qué opina del mindfulness? ¿Practica también? ¿Por qué deberíamos profundizar más en ello?
No lo he practicado pero creo que va muy de la mano con uno de los regalos que nos hace el yoga como disciplina: la presencia. Es una meditación en movimiento en la que podemos tomar la vida en todo momento con plenitud, sin estar pensando en lo que ya fue o lo que vendrá después . Todo lo que tenemos es el momento presente. El aquí y ahora . Y el mindfulness es una herramienta hacia esa presencia. 

 

Vivimos en una sociedad cada vez más histérica. Por el trabajo, por la carencia de este, por los hijos, por la pandemia y sus rigores… ¿Qué aconseja para poder calmar la mente?
Medita. Sé que para muchos resulta muy complicado, en primer lugar, desmontar todos los prejuicios y excusas que suele fabricar la mente cuando le proponemos iniciarnos en la práctica de yoga. 
Empieza. No te pongas el listón muy alto. Empieza por unos pocos momentos. El momento es ahora, más que nunca. Aunque sean tres respiraciones conscientes, pero empieza a definir la relación que mantienes contigo mismo y con tu entorno desde una participación mayor. 

 

¿Se puede encontrar la paz y la calma entre tanto ruido?
Se puede. Esta adentro, donde también encontraremos ruido, pero aprendemos a reconocerlo y soltarlo para conectar con ese lugar de paz y calma desde el cual la experiencia de la vida mejora. 
Cultivar esa paz y calma a la que siempre podemos volver es uno de los mejores hábitos que podemos tener en la vida. 

 

¿Cuáles son sus imprescindibles para cuidar de su salud y la de su familia?
Yoga, meditación , alimentación saludable, naturaleza, alegría, comunicación y amor. Mucho amor en todo lo que hacemos y compartimos.