ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista. Editor de informativos de RTVCyL


La pesadilla

Una vez que terminemos el sudoku de los gobiernos municipales y autonómicos habrá que ponerse en serio con el puzzle de cien mil piezas de la gobernabilidad de España. A medida que se acerca la fecha del debate de investidura se complican las fórmulas que permitan a Pedro Sánchez seguir en su trono de la Moncloa. Incluso ya hay algún osado que se atreve a publicar encuestas por si se repiten las elecciones a finales de año. Por el momento prefiero no ponerme en ese escenario, sobre todo porque esta legislatura, a diferencia de la nonata de diciembre de 2015, sí hay sumas razonables que garantizarían un gobierno más o menos estable, con presuntos socios a ambos lados de tablero político.
La amenaza de una nueva campaña tras el verano empieza a ser utilizada desde el PSOE como medida de presión ante sus rivales. En la sala de máquinas de Ferraz son conscientes de que Sánchez saldría mejor parado en una nueva cita con las urnas y que el bipartidismo volvería a florecer. El hartazgo de los electores terminaría por laminar el crédito de esos partidos de la mal llamada nueva política, que también llegaron para acabar con la dictadura de las minorías nacionalistas pero que se han convertido en un escollo para formar mayorías estables.
Ignoro si una vez superada la batalla municipal y autonómica y cuando cese el estruendo provocado por los que tanto se indignan por acuerdos ajenos recuperaremos la cordura, pero de no hacerlo nos arriesgamos a que la política pierda el poco crédito que le queda entre la ciudadanía y que cualquier domingo electoral se convierta en el día perfecto para hacer una pira con toda la propaganda y las papeletas que los partidos nos envíen a nuestros domicilios.


Las más vistas

Opinión

Las gafas de Benito

Todos los políticos se esconden su as bajo la manga. No hay duda de que ya no se hace política. Solo se vive de la política

Opinión

Estoy 'in love'

El verano está terminando y Soria sigue igual que la dejamos en junio, olvidada. Pero hay una cosa que sigue creciendo en nuestra amada tierra, el deporte