Un millón de tapas vendidas en diez años

EDS
-

La cita más popular es la dedicada a la micología y ha convertido el otoño soriano en temporada alta. Del 15 al 28 de julio, las próximas Jornadas Gastronómicas del Torrezno

Un millón de tapas vendidas en diez años - Foto: Eugenio Gutiérrez MartÁ­nez

El próximo 20 de junio se celebra el Día Mundial de la Tapa. Un total de 18 destinos turísticos se ha sumado a la quinta edición de este evento que promueve la Asociación Saborea España. La cercanía de las fiestas de San Juan imposibilita que la hostelería soriana se adhiera a esta cita, tal y como explica el vicepresidente de la Agrupación Soriana de Hostelería y Turismo (Asohtur), Pablo Cabezón. No obstante, para los empresarios del sector las distintas jornadas y semanas en torno a las tapas han supuesto un revulsivo para muchos negocios. En la última década, tal y como informan desde la patronal soriana, se han vendido más de un millón de unidades en las diferentes convocatorias, con una especial relevancia en el caso de la Semana de la Tapa Micológica, que este otoño cumple la duodécima edición, y que suma desde 2009 más de 730.000 tapas vendidas.
«Antes desde octubre a diciembre, cuando empezaban las comidas y cenas de Navidad, para la hostelería soriana era temporada baja. Con las tapas micológicas se ha convertido en temporada alta. Es mejor que el verano», advierte el vicepresidente de Asohtur.
Asimismo, Cabezón pone de relieve que el turismo micológico es de «más calidad» que quienes optan por visitar Soria en otras temporadas. Es más, el otoño se ha equiparado prácticamente con la Semana Santa y el verano sorianos en cuanto a volumen de visitantes. «En algunos momentos hay más ocupación coincidiendo con la Semana de la Tapa Micológica», apunta.
Pablo Cabezón admite que son «modas» y la micología sobresale en  el turismo gastronómico, también porque ha encontrado en las instituciones aliados con la celebración de congresos, como el internacional Soria Gastronómica, o actividades como puede ser Mercasetas.
El objetivo ahora está enfocado al impulso definitivo a la trufa soriana y, concretamente, en conseguir su marca de garantía en la que estén implicados tanto productores como hosteleros e instituciones. «Hace cinco y seis años la gente casi no sabía ni lo que era la trufa y ahora se valora tanto por los restaurantes como por los consumidores», señala.
Además de la tapa micológica, el Concurso Provincial de la Croqueta, celebrado en cuatro ocasiones, ha conseguido vender 135.283 unidades, mientras que las cuatro ediciones que se celebraron de las Jornadas de la Cuchara y el Tenedor desde 2012 a 2015 dieron salida a 79.800 unidades. Durante los dos años que se apostó por las Jornadas de las Tapas de la Trufa se vendieron 85.000. «Se vio que, en este caso, funcionan mejor los menús», puntualiza Pablo Cabezón.
No tuvieron mucha aceptación entre el público las jornadas de la tapa de la caza en 2009, con 38.000 vendidas, y es que en este caso, a juicio del vicepresidente de Asohtur, subyace un matiz social en torno a la práctica cinegética, más que una cuestión culinaria. «A parte del sabor, que también es verdad que es fuerte, en un grupo de diez o doce personas siempre hay alguien al que le tira para atrás la caza», considera.
este verano. La siguiente convocatoria en el calendario de las tapas sorianas tendrá lugar entre el 15 y el 28 de julio con las II Jornadas Gastronómicas del Torrezno. En la primera edición se consumieron 23.500 propuestas en torno al producto soriano más popular, que tiene su sello de calidad, y participaron 25 establecimientos. «Tenemos que ser escaparate de los productos sorianos dentro de nuestras posibilidades. Si surge con la mantequilla o con otros haremos lo mismo. Tenemos que remar todos juntos y buscar actividades de forma conjunta», argumenta el vicepresidente de Asohtur.