El público soriano quiere arte y escena

EDS
-

Tras unos años de bajada de espectadores en La Audiencia, la última programación de invierno-primavera anota un repunte

El público soriano quiere arte y escena

Lola Herrera triunfó en Soria. Y lo hizo como saben hacerlo las grandes de la escena, en esta ocasión con la infalible obra de Miguel Delibes Cinco horas con Mario, como también lo hizo hace más de un año acompañada de Juanjo Artero con La velocidad del otoño. Volvieron a colocarse las dos filas de sillas al final del patio de butacas del Palacio de la Audiencia, lo que hacía tiempo que no se veía en el teatro, y se vendieron 511 localidades. Fue la única obra que llenó en la campaña otoño-invierno del Ayuntamiento de Soria. No lo consiguieron, sin embargo, títulos como Mundo obrero, en cuyo reparto figuraba Alberto San Juan, a la que solo acudieron 162 espectadores, ni El Mago, con María Galiana, que vendió 228 entradas. 
En cualquier caso, el público soriano parece que ha recuperado el hábito de ir al teatro. O a la ópera, a la danza, a los conciertos... que ofrece el centro cultural Palacio de la Audiencia. Las cifras así lo dicen, aunque tomándolas con ciertas reservas, ya que en unos balances se incluyen espectáculos que salen fuera del auditorio de la plaza Mayor y en otros no se contabilizan. Así las cosas, la última campaña cultural del Ayuntamiento de Soria ha sumado 9.103 espectadores (sin contar con la actuación de Rozalén el 17 de mayo en el San Andrés, que prácticamente colgó el cartel de completo). Esto significa que, poco a poco, las artes escénicas que ofrece el centro cultural municipal van recuperándose de la caída de la crisis, teniendo en cuenta que en la misma campaña de 2016 el número de entradas vendidas sumó 8.809; bajó a 6.185 en 2017; y ya subió hasta las 7.789 el pasado año. Pero lo dicho, estos datos hay que considerarlos con cautela dependiendo de lo que se ha tomado en cuenta en cada caso.
En cuanto a los espectáculos con más afluencia de público en la temporada que terminó el pasado 28 de mayo con Cinco horas con Mario, la más taquillera como se ha señalado al inicio, Rojo, con Juan Echanove y Ricardo Gómez, concitó a 474 personas, obra a la que siguió la propuesta para público familiar El Flautista de Hamelin, con 404 entradas vendidas; Todas las mujeres, representada el 8 de marzo y protagonizada por Fele Martínez, Lola Casamayor, Lucía Barrado, Nuria González, Mónica Regueiro y Ana Álvarez, con 348 localidades ocupadas; Albert Pla y su montaje Miedo, con 334 espectadores; y Todas las noches de un día, con Carmelo Gómez y Ana Torrent, que interesó a 302 personas. El resto de convocatorias incluidas en la programación otoño-invierno no alcanzó las 300 entradas, ni siquiera la ópera, Madama Butterfly, que se quedó en 293.
Aunque los resultados globales han mejorado (una media de 240 espectadores por espectáculo), llama la atención que obras como las mencionadas El Mago o Mundo Obrero no llegarán ni a la mitad del aforo (La Audiencia tiene 482 butacas) o el concierto de Chicuelo y Mezquida fue seguido por 198 personas, la ópera Marina por 139 espectadores o La Strada, dirigida por Mario Gas, y con Verónica Echegui, Alfonso Lara y Alberto Iglesias en el reparto, llenó 104 butacas.
benéfico. Lo que sí funcionan son las representaciones de carácter benéfico y las actuaciones de la Banda Municipal de Música. Si Cinco horas con Mario llegó a los 511 espectadores, la propuesta local de danza De hoy en un año, a beneficio de Alzheimer Soria, la superó con 516 localidades, y también el concierto de la Banda Municipal de Música para la Asociación Española contra el Cáncer llegó a las 495 entradas. La Banda dirigida por José Manuel Aceña también atrajo a 503 sorianos con su espectáculo Eurovisión Sinfónico. 
También cabe hacer una mención al certamen de teatro universitario, que contó con 369 en cuatro representaciones, al igual que las coproducciones en las que ha participado el Ayuntamiento de Soria El abismo de los pájaros y Atta, mañana no habrá más Numancia vendieron 224 y 268 entradas, respectivamente.