ESCAÑO CERO

Julia Navarro

Periodista y escritora


De farol

Últimamente los líderes políticos parece que están sentado en torno a un tapete verde jugándose el futuro (lo malo es que lo que se juegan es "nuestro" futuro) a las cartas. 
Una vez conocida la última encuesta del CIS desde filas socialistas se reafirman en que a Pedro Sánchez no  le iría nada mal que se tengan que repetir las elecciones porque las urnas le serían propicias. Es una manera de presionar a los partidos que podrían facilitarle la investidura. 
Pablo Iglesias, el principal receptor de este recado presidencial  ni se inmuta. Y con las cartas en las manos aguanta el envite. O miembros de Podemos, él incluido, se sientan en el Consejo de Ministros, o no facilitará la investidura de Sánchez. 
Por su parte Pablo Casado, como líder de la oposición cogido con alfileres, afirma que quedaría mal que su partido se abstuviera pero que no le parece de recibo que se repitan las elecciones. 
Y Albert Rivera, que ha debido de tener un "subidón" por los augurios del CIS colocándole como segundo partido en intención de voto, continúa haciendo oídos sordos a todo aquél que no piensa como él y por tanto tampoco está dispuesto a dar un giro a la partida y abstenerse. 
Así que, salvo que al final Sánchez decida que pacta con Podemos y con los partidos independentistas, no es descartable la posibilidad de que las elecciones puedan repetirse. 
Los sondeos de opinión auguran que si las elecciones se repitieran Vox y Podemos sufrirían una pérdida de votos mientras que PSOE y PP aumentarían su número de votantes. A Ciudadanos la encuesta del CIS de Tezanos le da la posibilidad de desbancar al PP. Algo que pocos sociólogos creen que pueda suceder. 
El PSOE continuaría recogiendo votos de los que se le fueron a Podemos y algunos que también se fugaron a Ciudadanos, y el PP recuperaría votantes que se le escaparon a VOX e igualmente a Ciudadanos. 
La realidad es que empieza a haber en nuestra sociedad una cierta nostalgia del bipartidismo. La aparición de Ciudadanos y Podemos y ahora de VOX no han servido para hacer mejor la política sino para hacer ingobernable este país. 
Yo no sé si Sánchez está jugando de farol o de verdad no le importa convocar nuevas elecciones. Hay países cuyo sistema electoral. Francia por ejemplo, contemplan la segunda vuelta. 
O sea que tampoco sería un drama aunque sí una contrariedad. 
Veremos si los jugadores solo van de farol.