«Soria lo tiene todo. No existe otro Valonsadero"

Iván Juárez
-

Antón representa la esencia del atletismo, la de una carrera forjada zancada a zancada en los montes de Soria. Reivindica una trayectoria jalonada de éxitos eclipsada por el brillo de los oros mundialistas

«Soria lo tiene todo. No existe otro Valonsadero"

GALERÍA

Abel Antón Rodrigo Medalla de oro Maratón Sevilla 1999

Hace lo que le gusta y eso se nota. Superada su fugaz época en la política, vive dedicado ala promoción del atletismo. Su nombre aporta brillo a carreras populares en diferentes puntos de la geografía nacional donde recibe el calor de los amantes del running. Consciente de que la fama es efímera, pero los triunfos permanecen, no se deja deslumbrar por los aplausos ni la luz de los focos pero agradece homenajes como el que le brindaron en Sevilla, «mi segunda casa», con motivo del veinte aniversario de su incontestable victoria en el Mundial de Maratón en la capital hispalense
Se cumplen 20 años de su oro en Sevilla, ¿cómo está viviendo este mes de agosto?
La verdad es que el recordatorio llega año a año, porque todos los años me lo recuerdan; en especial los medios de comunicación. Pero sí, este 20 aniversario del campeonato del Mundo de Maratón en Sevilla es especial porque ese campeonato fue muy especial, para los españoles y para mí. Se celebraba en España, hubo éxito deportivo español y, por supuesto, no es lo mismo ganar un mundial en Sevilla que en Japón. Estás con tu público, tu gente, con los sevillanos que son muy airosos y expresivos, que salen a la calle y la maratón fue un día especial para mí. Cada año regreso a Sevilla y me lo recuerdan
«Soria lo tiene todo. No existe otro Valonsadero«Soria lo tiene todo. No existe otro Valonsadero" - Foto: Este año con más ingredientes, con la compañía de los sorianos que corrieron, con Fermín Cacho…
Una celebración redonda. Que participen 75 sorianos, que entre acompañantes vayan 150 personas. Fue un homenaje al campeonato del Mundo y también un homenaje a los que fueron a arroparme. Fermín fue un valiente al querer participar y sumarse al aniversario y querer terminar la maratón, aunque no pudo ser. Pero este año lo vamos a conseguir porque estamos entrenando y se ha comprometido para acabar la maratón.
Sevilla, Soria, tierras tan distintas y tan cercanas en torno a su figura. El deporte como nexo de unión. 
Cuando voy a Sevilla les digo que es mi segunda ciudad porque la primera es Soria. Bromeo, con las diferencias y sin comparar, pero mi vida es como la de Machado que nació en Sevilla pero hizo su vida en Soria. Yo, al revés, la historia la he hecho en Sevilla pero he nacido en Soria. Estoy muy orgulloso de haber nacido aquí y de haber conseguido ese gran éxito en España, en Sevilla. Dos años antes gané el Mundial de Maratón en Atenas pero repetirlo dos años después es muy difícil, y haberlo conseguido en tu país es lo más agradable que puede pasar.
No le será fácil elegir entre uno de los dos mundiales.
Cuesta pero siempre se tiene más aprecio por una cosa u otra. Las dos las valoro y digo que, si he tenido que ganar dos maratones importantes, he ganado las dos más importantes. Ganar en Atenas donde hace más de 2.500 años Filípides dio origen a la maratón actual es un orgullo. Imagínate entrar en ese estadio Panathinaikos, un estadio donde se hicieron los primeros Juegos Olímpicos lo desea cualquier atleta y cualquier maratoniano y eso me paso a mí en Atenas y, como digo, luego en Sevilla. Aparte de ser Sevilla, España, era la primera vez que un maratoniano conseguía dos mundiales seguidos. Es muy difícil porque en el maratón el favorito no sabe cómo va a quedar, o el primero o el veinte porque la carretera te pone en tu sitio y en Sevilla había 40 grados y no se sabía que podía ocurrir en esa maratón tan difícil e importante. Y lo conseguí ante la afición española con un estadio de La Cartuja repleto ante 65.000 espectadores, 200.000 personas en la calle e, incluso, es la prueba que más audiencia televisiva ha tenido es España con más de seis millones y medio de telespectadores. Un domingo de agosto viendo la tele no es fácil y la gente lo vivió con expectación y fue muy bonito.
Hay triunfos que eclipsan toda una carrera deportiva, ¿es su caso?
Lo que está claro es que cada éxito eclipsa los demás. Sevilla eclipsó Atenas aunque son mundiales los dos, pero un éxito está por encima. O eclipsa el Europeo de 10.000 metros o los bronces, o la plata en pista cubierta del Europeo o haber ganado maratones de Londres o Berlín que son muy difíciles hoy en día para un atleta blanco. Gané en Berlín en el 96 y luego solo han ganado atletas africanos con récords del mundo. Yo he tenido la oportunidad de ganar esas maratones, sobre todo Londres que es la más importante del mundo por participación, organización, por la gente que corre allí, muy por encima de Nueva york y Berlín, aunque aquí se baten récords. Ganar Londres para mí es como ganar el Mundial, por el nivel, pero sí parece que todo queda fuera por un campeonato del Mundo como el de Sevilla.
¿Qué le mueve a uno a hacer algo tan elemental como lanzarse a correr?
En el colegio corríamos, pero no sabía que tenía esas facultades naturales las tenía escondidas. Jugaba al fútbol, balonmano, vóley, de todo… pero llegó el momento en que el profesor Celestino Vallejo me dijo «vamos a dar una vuelta al patio y los cuatro primeros a la Dehesa al Provincial». Y quedé entre los cuatro primeros y fui. Después, sin entrenar destacaba y ganaba, así que vi que era mi deporte y comencé a entrenar. Pero mira cómo se veía en esa época que mi madre me decía que era muy cansado que llegaba rojo a casa, que no podía ser bueno, que dejara de correr. Imagínate lo que te dicen y después lo que haces, porque cuando te empeñas llegas hasta donde llegas.
En el deporte es clave la faceta física pero también acertar con las decisiones.
Yo he pasado la época de fondista, 5.000, larga distancia… según iba pasando edad fui bajando a 1.500, 3.000. Tenía éxito, pero las circunstancias de carreras o donde uno veía que podías tener mayores éxitos iban cambiando. Así que, del 5.000, que es la que he destacado y he sido número uno durante más de 10 años decidí pasar a 10.000. Aquí no estuve mucho, un par de años en los que conseguí ser campeón de Europa y seguidamente decidí pasar a maratón porque vi que tenía más posibilidades que en 5.000 o 10.000 donde mandaban los africanos y eran intratables. Di el salto al maratón y estuve los cinco últimos años de mi carrera, pero año tras año conseguí los éxitos más sonados de mi carrera, justo cuando me acercaba a la recta final.
wwww PASAAPÁGINASIGUIENTE 
¿Cómo se vive el momento del adiós?
Es difícil, siempre te vienes abajo, mi vida han sido 27 años en competición y, de ellos, 18 en alta competición, en los que solo hacia atletismo, no otra cosa. Mi vida era entrenar, objetivos, cada año tenía mis retos europeos, olimpiadas, algo… y cuando te retiras no tienes objetivos y te preguntas qué es lo que haces con tu vida, sin entrenar, sin objetivos. En ese impás de dos años no sabía cómo enfocar mi vida. En aquella época empecé en la política, de concejal en el Ayuntamiento, luego lo dejé y me dediqué a la promoción del atletismo y carreras populares que es lo que sigo haciendo ahora, fui senador. Y ahora, los negocios, las tiendas de deportes, soy embajador del Banco Santander y hago 25 o 30 carreras anuales en las que voy dando charlas corriendo dando trofeos y consejo a los que corren por todo el país.
La moda running les ha permitido prolongar su carrera vinculada al deporte.
Hace 20 años no me esperaba seguir vinculado al atletismo, pero cada vez mucho más. Nuestros éxitos deportivos nos han permitido que la gente se acuerde de nosotros y tengamos tirón, la gente se hace fotos, se acerca con cariño y admiración. Incluso los más jóvenes buscan y se interesan por tus logros, por los referentes del atletismo, y ahí estamos Fermín y yo.
Ustedes se han motivado mutuamente, con esa rivalidad sana.
Hemos sido parte importantes en la vida del uno y del otro. Cuando Fermín llegó yo estaba ya en la elite. Él llegó con Enrique Pascual de júnior, con facultades, pero no sabía qué podía ocurrir. El juntarse conmigo y salir todos los días, la motivación. Enseguida llegó su éxito deportivo, campeón olímpico con 23 años. Los dos nos ayudamos mutuamente para poder entrenar y seguir consiguiendo éxitos. Hacernos compañía, entrenar juntos y, cómo no, ese ‘pique’ sano del entrenamiento nos ha venido bien para superarnos.
Hay que saber gestionar el éxito.
Realmente siempre desde jóvenes hemos sido grandes atletas, ya estábamos en grandes campeonatos, pero el éxito no me llegó tan pronto como a Fermín. Estaba ahí, pero hasta la treintena no me llego la consagración con el Europeo de 10.0000. Luego Fermín empezó pronto y fue consiguiendo éxitos menores, fue de arriba a mantener, y yo más de abajo hasta la eclosión en la última parte de mi vida deportiva.
Ha cambiado mucho el atletismo.
Hoy en día si quieres ganar has de hacer las cosas bien, antes era más anárquico, la gente iba más a su bola. Ahora hay más rivalidad, más exigencias, se quieren batir récords y ahora tienes que estar al cien por cien. Si no llevas una vida ordenada lo tienes muy difícil porque todo está controlado y como no estés bien otros te pasan por encima. Antes no había esa profesionalidad, a los 30 o 32 años se era viejo y ahora hasta los 36 o 38 años se puede aguantar en la élite. Y eso es porque te cuidas más durante toda la vida deportiva.
En el atletismo no se ve esa exhibición de otros deportes. Hay más humildad.
Todo va ligado a la capacidad de esfuerzo de cada deporte. El atletismo es muy sacrificado, tienes que entrenar y luchar mucho para conseguir esa forma. Para preparar un campeonato necesitas mínimo cuatro meses, no dos semanas. Ese sacrifico y esfuerzo, lo que cuesta conseguir las cosas creo que hace a las personas más humildes, normales. El fútbol es otro mundo, hay mucho dinero de por medio… aquí si quieres dinero tienes que ser estrella mundial o no tienes nada que hacer. No movemos tantas masas como el fútbol, el nuestro es un deporte de gente corriente que tiene que trabajar más que el resto y es muy sacrificado. De ahí el carácter humilde. Incluso los que salen a hacer running se sacrifican porque no es fácil salir a correr. Pero también tiene sus beneficios, sentirse bien, verte bien, en forma, ágil. Eso compensa mucho.

Estela Navascúes y Dani Mateo siguen su estela.
Estoy entrenando a Estela que trabaja para conseguir la mínima olímpica. Con Dani que se acaba de sumar al maratón hablo a menudo. Tiene mucho pundonor, es muy profesional, saca su rendimiento al máximo en maratón y en todo lo que hace. Va a hacer un buen campeonato del Mundo por lo profesional que es y por la manera de hacer las cosas. Tendrá que estar entre los 20 primeros o, si no, conseguir la plaza al año que viene. Creo que lo puede conseguir porque lo tiene en la cabeza. En Qatar lo puede hacer bien porque hace mucho calor, la gente va muy anárquica y él va muy serio, y creo que hay gente que va a pinchar. Tiene una oportunidad de ser olímpico.
Soria sigue dando atletas.
Es privilegiada, tenemos tradición de deporte, de atletismo, es fantástica para el atletismo. Cuantas veces nos han dicho de ir a Madrid y hemos dicho que no. Aquí tenemos el campo, el clima, la altitud y nuestra casa, que es donde mejor estamos, con nuestra familia, donde mejor te miman y descansa. No lo cambiaría por nada. Fermín y yo no nos quisimos ir. Valonsadero no existe en ningún sitio, nos fortalece para ganar. Las facultades nos las han dado nuestros padres y abuelos que han trabajado mucho toda la vida, que han ido al pueblo de al lado andando. Nos han pasado las facultades y las hemos transmitido en la pista.
¿Cómo recuerda su paso por la política?, ¿con más codazos que en la pista?
Nada que ver, uno esta más orgulloso haciendo lo que realmente te gusta. Lo otro te gusta, pero no tanto porque ves que hay gente que quiere pasar por encima de uno y de otro, que se preocupan por su bienestar más que por los demás. Ves cosas que no te gustan. Yo estoy orgulloso de mi época, contento con lo que hice en el Ayuntamiento y también como senador. Fue corto y no lo voy a repetir porque prefiero ganarme la vida de otra forma, en el ámbito deportivo que es lo que más me gusta.
¿Qué consejo le dio a Navascúes en su salto a la política?
Le digo a la gente que no se apunte a estas cosas, pero a la gente le gusta. Si fuera concejala le daría más consejos, pero antes solo le dije que no se apuntara. Pero respeto a todo el mundo, lo importante es que hagan lo que quieran.
Parece que está mal visto que la gente del deporte de el salto a la política.
Hay una cosa muy clara: hay gente, deportista de gran nivel, que sabe lo que la sociedad necesita. ¿Por qué no pueden administrar el tema del deporte en su ciudad? Yo creo que es necesario porque muchas veces hay políticos que son concejales de Deportes que no saben qué es un balón de fútbol o qué es el deporte en sí. Si no hay una persona vinculada al deporte va a haber otra. Mejor que sea alguien del deporte porque ha estado en ello y puede aportar. Aunque sí es verdad que muchas veces se piensa en la imagen de ese deportista para sacar más votos y a veces ocurre. Pero la sociedad debería valorar a esos deportistas que no piensan tan políticamente porque no son políticos y piensan más en lo que es bueno del y para el deporte. Es bueno que si hay interés sincero haya deportistas.
¿Cómo valora la Soria Ciudad Europea del Deporte?
Se han hecho muchas cosas. En Soria, con tanto deporte, ya se hacen muchas cosas, pero han llegado más, triatlones, competiciones nacionales e internacionales, se ha hecho lo que se ha podido. Es importante el reconocimiento, que viene dado por algo positivo y es porque se hace mucho deporte. Si no, no te conceden el galardón. Ha merecido el galardón por lo bien que se ha trabajado en las últimas décadas.

Volviendo al maratón, ¿se puede bajar de dos horas?
Es posible. Creo que el recordman mundial Kipchoge lo va a intentar muy pronto con liebres y demás, para batir el récord del mundo. O en dos o tres años podría llegar alguien que baje de las dos horas. Si en la media maratón se hacen 58 pelados, en una maratón, por qué no van a hacer algo más de 59 y bajar de las dos horas. Puede ser Kipchoge o alguien que venga detrás.
¿Disfruta uno en la maratón?, ¿es una metáfora de la propia vida?
Hay mucha soledad, pero te lo pasas bien desde el primer minuto hasta el último pensando cómo ganar la carrera. Vas viendo la estrategia, en qué kilómetro tienes que tirar, cómo van los rivales, cuándo tienes que beber, si el ritmo es bueno o malo, vas pensando en la táctica. Me lo pasaba bien, disfrutaba, entrenando era otra cosa porque es aburrido meterte 35 o 40 kilómetros uno solo. Es como la vida misma a pequeña escala, una prueba de fondo.
¿Qué balance hace de su carrera?
Quizás faltan premios por conseguir. No he conseguido una medalla olímpica pero sí otras cosas. Hay mucha gente que ha hecho deporte y no ha conseguido nada, aunque nunca sabes donde está el límite. En España, excepto Fermín Cacho que es considerado oficialmente el mejor atleta español de todos los tiempos, soy el que más éxitos ha conseguido. Ya me hubiera gustado haber superado a Fermín [risas], pero no pudo ser.