El campo, en alerta tras aparecer dos casos de tularemía

SPC
-
Imagen de archivo de miles de topillos muertos capturados por los agricultores en 2007 - Foto: Ical

Sanidad investiga si una tercera persona está contagiada con la enfermedad en Palencia.Las opas atribuyen su aparición a la plaga de topillos que afecta principalmente a Tierra de Campos

Preocupación en el campo ante la aparición de los primeros casos de tularemia en la provincia de Palencia, dos de ellos ya confirmados por Sanidad y otro en investigación. El primer caso de un agricultor de la localidad de Fuentes de Nava se conoció el pasado martes y desde la organización agraria Asaja achacaron esta enfermedad a la multitud de topillos muertos que se agolpan en las acequias y sistemas de riego.
Durante la jornada de ayer, la Junta confirmó un segundo caso de tularemia en la provincia de Palencia, de acuerdo con los criterios epidemiológicos, clínicos y analíticos recogidos en el Protocolo de Red de Vigilancia Epidemiológica de Castilla y León, ya que es una enfermedad de declaración obligatoria. Además, se está investigando un tercer caso sospechoso, como informó Ical.
La Delegación Territorial está buscando otros casos que hayan podido pasar desapercibidos en las últimas semanas. Sobre los antecedentes de riesgo, la exposición medioambiental podría ser el principal factor. No obstante, las encuestas epidemiológicas realizadas por la Sección de Epidemiología arrojarán mayor información.
La tularemia es una enfermedad que puede provocar síntomas semejantes a los de un proceso infeccioso y, en ocasiones, con lesiones en los dedos y ganglios axilares, alguna vez ulcerados, en forma úlcero-ganglionar.
La tularemia es endémica en Castilla y León, con brotes cíclicos. No es contagiosa entre personas, y tiene un adecuado tratamiento mediante antibióticos siempre prescritos por facultativos. La prevención es, sin duda, la mejor fórmula para evitar su contagio.
La Junta aconseja que se evite el contacto con animales muertos, enfermos o con comportamientos no naturales, y el consumo de aguas no controladas sanitariamente. Además, es necesario protegerse de las nubes de polvo en aquellos lugares donde proliferen animales susceptibles de la transmisión de la tularemia; utilizar tropas protectoras y productos repelentes para evitar picaduras de insectos o garrapatas; guantes y mascarillas cuando se capturen animales, se manipulen o éstos se retiren; y utilizar guantes protectores en la pesca y manipulación de cangrejos.
Desde las organizaciones agrarias reclamaron a las administraciones más medidas preventivas contra la plaga de topillos que afecta principalmente a Tierra de Campos. Desde Asaja Valladolid consideraron que la situación, «que ahora es controlable», puede ir en aumento en los próximos días cuanto termine la cosecha de cereal.